En ocasiones, veo muertos

V0025006-4C

Lo reconozco, soy algo miedosilla, según que temas me dan el suficiente respeto como para simplemente respetarlos. A la vez curiosa, no os descubro nada,  me encantan las películas de miedo, aunque me pase la mitad viéndolas por detrás de mis manos, de un cojín o de quien sea que me esté acompañando, porque eso sí, jamás las veo sola…

El Sexto sentido es una película que ya en su momento me impactó, cómo alguien puede andar muerto sin darse cuenta, lo cierto es que me encantó, incluso más en las posteriores ocasiones en las que la he visto, cuando la relajación te permite fijarte en los detalles.

En fin todo esto viene a colación de una frase que ha captado toda mi atención viendo de nuevo la película, cuando Cole le explica al doctor Malcom que en ocasiones ve muertos y le dice: ”…. Sólo ven lo que quieren ver, no saben que están muertos…”  he pegado un bote del sofá y de inmediato no sé por qué me ha venido otra frase a la mente: “Temes a la muerte y sin embargo mueres por no vivir” y aquella otra que dice “Empezamos a morir desde el momento de nacer” y mil mas relativas al morir y al vivir que ya me perdonareis si no indico a quienes pertenecen, son aprendizajes sin memoria.

Seguir leyendo En ocasiones, veo muertos

Deseo de Federico Garcia Lorca

garcia-lorca

Dicen que este poema lo escribió Lorca con motivo de un amor imposible en su época. Sea como fuere, a mi me ha llevado a la sencillez del Amor, a lo poco que necesita y a su gran valor, por cuanto de valentía requiere desprenderse de adornos y artificios y ser sólo tu para poder ser, de esa manera, de otro.

DESEO

Sólo tu corazón caliente,
Y nada más.

Mi paraíso, un campo
Sin ruiseñor
Ni liras,
Con un río discreto
Y una fuentecilla.

Sin la espuela del viento
Sobre la fronda,
Ni la estrella que quiere
Ser hoja.

Una enorme luz
Que fuera
Luciérnaga
De otra,
En un campo de
Miradas rotas.

Un reposo claro
Y allí nuestros besos,
Lunares sonoros
Del eco,
Se abrirían muy lejos.

Y tu corazón caliente,
Nada más.

Photo credit: Corazones pixabay

Mi querido Director

imageMi querido Director, Me alegró mucho verte y compartir un rato de reflexión contigo, hacía ya demasiado tiempo desde la última vez y, como bien decías, los espacios de reflexión compartidos, son espacios de sanación, de revisión, de ponerse las gafas que proporciona el conversar sereno y constructivo. Me alegró verte tan entusiasmado con tus nuevos proyectos, realmente me alegra que sean proyectos de crecimiento, que quedaran atrás los tiempos de contracción. Lástima que tu vuelo fuera tan temprano y no pudiéramos dedicarnos el tiempo suficiente.

Tal y como quedamos, aquí comparto mis reflexiones sobre lo hablado. Se me antoja que tienes delante una oportunidad de oro para aplicar todo lo aprendido durante estos últimos años, las crisis no son gratuitas, ni estériles si se viven desde la óptica del aprendizaje. Fueron tiempos complicados, en los que aprendimos que ya no vale más de lo mismo y… sin embargo cuando te escuchaba relatar sobre tus nuevos proyectos, siéndote sincera y en mi voluntad de serte útil, sentí un volver a los tiempos de, un usar el mismo lenguaje, los mismos métodos, exactos procedimientos, aunque se trate de un negocio diferente, diferente producto, diferentes mercados y sobre todo…diferente marco. Me he quedado con un sabor un tanto amargo, con las ganas de seguir indagando, de seguir siendo curiosa, seguir escarbando, en mi necesidad de descubrir nuevos matices en lo que me estabas contando.

Permanecí durante un rato en la cafetería, reflexionando si será que por nuestra propia naturaleza a la mínima que podemos, retrocedemos a lo conocido, a veces incluso algún escalón por debajo, donde nos sintamos más seguros, donde nos sintamos capaces de impedir lo no querido.

Mi querido Director, tienes una oportunidad de oro para hacer algo distinto.

Me has hablado de un reto de crecimiento, de expansión, de recursos, de planes, de presupuestos, de objetivos, de beneficios económicos, de tus beneficios económicos, de mercados, de productos, de rentabilidades, del big data! De la digitalización…has utilizado conceptos novedosos muy interesantes como app date, mobility world, customer centric, crab innovation, crossborder y no sé qué más… Y sabes? Se me antojaban expresiones salidas del último artículo de management de la revista de moda en gestión. Se me antojaba un discurso vacio, un encantamiento de serpientes. En ningún momento mi querido amigo, me has hablado de quienes van a hacer posible esos planes, de las personas que van a acompañarte en ese camino, en este reto, de tu equipo. En ningún momento me has hablado de qué has pensado para ellos, cómo vas a desarrollar sus competencias y capacidades, cómo vas a ayudarles en su Trans-Formación, cómo vas a hacer para que su entorno de trabajo sea mucho más humano y puedan así mostrar su mejor versión, sus mejores capacidades para esta gestión. Sigues poniendo el foco en el resultado, en los beneficios, ni tan siquiera en la venta o en el cliente porque si así lo hicieras, inmediatamente surgiría la pregunta de Quien, Quien lo va a hacer posible y Qué, Qué necesita ese Quien. Inmediatamente el foco serían las personas. Y esto que te comparto ya no puede ser tachado de neura de los de RRHH, esto es ya una realidad que debería estar integrada.

Hace pocos días leía en una entrevista a Jaume Gurt (Director de Organización y Desarrollo de Personas de Schibsted Spain) en la que decía: “Los resultados son las consecuencias de lo que hacemos y la felicidad es cómo lo hacemos. No conozco a nadie que estando triste o deprimido obtenga buenos resultados. Cuando estás relajado, crees en tu compañía, tienes pasión por lo que haces, sientes que te cuidan y que te hacen crecer, lo das todo…. Al final, la transformación viene de la mano de la persona. En las empresas del futuro, las personas tienen que tener un liderazgo propio, desarrollarse, tomar decisiones, autogestionarse. Esto es válido para empleados, mandos intermedios, directivos, directores generales o empresarios”

Mi querido Director, tú mismo has sufrido en tus propias carnes las consecuencias de una gestión obsoleta basada en una visión tradicional de la Organización, en donde la rivalidad interna, la competitividad, la falta de comunicación, la descoordinación, los egos…eran los verdaderos protagonistas…donde no hubo recursos que sostuvieran los bandazos de un sistema agotado simple y llanamente porque no se habían desarrollado.

Mi querido Director tienes una oportunidad de oro, dime que ya lo habías pensado, que sólo fue la falta de tiempo lo que te impidió compartirlo conmigo, dime que fallé en mi lectura.

Mi querido Director dame una gota de esperanza en este océano de incertidumbre porque si no lo haces tu…Quien?

“Siempre es una cuestión de relaciones.
Así ha sido siempre
Y así será siempre”
Tom Peters en “Las pequeñas grandes cosas”

Mi querido Director, se te quiere.

Photo credit:Writting pixabay

Cruda realidad


Una última fotografía en mi retina, con el sol cayendo en la playa de las mujeres. Una última sensación de mis pies en tu arena húmeda abandonada por la bajamar, al desnudo los secretos que cubren su inmensidad. El sol es tenue y no la llega a secar, expuesta, sabe que sus caricias volverán. Protegida del Levante por las escolleras, nos seduces, la noche cae y allí siguen tus gentes, unas palmas, unas risas, unas guitarras, unos cantes, alegrías.
Un último saborear este lugar, un hasta muy pronto.
Abrazos, besos, despedidas.
Vuelta a la realidad, a la cruda realidad, como muchos injustamente la califican.
Antes de dejarnos llevar por la marea de esa crudeza, quizás todavía estemos a tiempo de reflexionar sobre qué es lo que nos hace sentirlo así. No fue realidad lo vivido durante estos días? Qué es realidad y qué es fantasía? No será que fuera que todo son matices de nuestra vida? Diferentes momentos, diferentes vivencias, diferentes aspectos, diferentes perspectivas de nuestro estar siendo, por qué rechazar parte de ello, por qué no honrarlo, por qué no integrarlo con el respeto y la dignidad que nos merecemos?
Me encanta ir paseando hasta esta playa en las diferentes horas del día, cuando amanece, en el bullicio de la mañana, en el sueño del medio día, en su atardecer, en el tirititran de la noche. Cubierta su timidez por la pleamar, descubierta su altivez en la bajamar. En los días soleados, en los días de lluvia, en los días calmos, en los ventosos, en temporal. En su serenidad y cuando despliega toda su ira arrojando espumas con sabor a sal. Cuando el sol arde en su arena y cuando la luna se le refleja. Cuando en noche cerrada se hace imposible divisar su final. Cuando rodeada de mar bravío se mantiene cual espejo pulido. En las diversas tonalidades de sus aguas, azules, verdes, a veces pardas.
Ese es el encanto de Santa Maria, que siendo una es tantas.
Y ese es nuestro encanto que siendo uno somos tantos, tantos cuantos matices nos componen, tantos cuantas experiencias sumamos, tantos cuantos altibajos, cuantas realidades y aspectos diferentes nos van conformando. Unos buscados, deseados, otros sobrevenidos, sobresaltos, encontrados, perdidos, soñados, esperados, borrados, alterados…
Lo apasionante de la vida es como nos modela, como provoca que nos mostremos en esos múltiples matices que nos conforman a través de todas nuestras realidades. Cada una de ellas una oportunidad para que asome uno de nuestros matices, para vivir desde la plenitud de la emocionalidad, con todos sus registros.
No existe la realidad cruda, solo realidad, realidades que nos aportan las experiencias necesarias para nuestro desarrollo pleno, para nuestro mayor esplendor. Realidades que cambian según cambie nuestra vivencia de ello.
Por supuesto que prefiero estar paseando por su arena, pero como dice un amigo no existiría el calor sin el frío porque así es la naturaleza humana, para valorar el bienestar se debe haber experimentado la incomodidad. El sentido de nuestra existencia se da en su completa vivencia.
O sea que recojamos las lágrimas, sacudamos la pereza y abracemos esta realidad como la nuestra que es.
Personalmente me alegro de veros de nuevo.
Se os quiere.

Os dejo con un extracto del poema Celebración de Pablo Neruda:

“……
Hoy es hoy. Ha llegado este mañana
preparado por mucha oscuridad:
no sabemos si es claro todavía
este mundo recién inaugurado:
lo aclararemos, lo oscureceremos
hasta que sea dorado y quemado
……”

Todo llega

img_1493Dicen por ahí que todo llega…yo creo que llega lo que tiene que llegar, básicamente llega lo que estemos preparados para ver, quizás no llegue, quizás siempre esté y es nuestro sentir torpe o adormecido quien no lo puede ver.
Dicen por ahí que las cosas son cuando pueden ser… Quizás las cosas siempre son y están ahí para cuando las podamos ver, para cuando estemos preparados para recibirlas, siéndonos invisibles, incoloras, insonoras, sinsaboras … en nuestro caótico recorrer.
Quizás a veces vamos tan obsesionados buscando… que no encontramos. Tan obsesionados con la búsqueda… que se nos olvida lo que estábamos buscando.
Quizás ya las tenemos y nuestra mirada elevada al horizonte de lo que queda por llegar, no nos las deja apreciar.
Quizás sin perder la curiosidad, lo que hay que hacer es dejar de buscar, para empezar a saborear.
Quizás las cosas son mucho más simples, seguro que las enredamos.
Con estas reflexiones inicio mis vacaciones que, como todo lo que esta por llegar, ha llegado.
El año pasado ya renuncié a viajar con una maleta llena de por si acasos y preparé una maleta muy especial, ligera de equipaje para “andar liviana, andar descalza, andar sin peso, empaparme de lo que haya, llevarme casi nada y traer de todo puesto” Este año, una mochila me basta, voy a casa, voy al ahora, a impregnarme, a enamorarme del lugar donde estoy, a estar con lo que me importa, con eso que no necesita espacio, porque no ocupa lugar, a percibir lo que hay, su color, su sonido, su sabor, su olor. A pisar tu arena, a respirar tu sal, a que tus caricias me acaben de sanar, a escuchar como el sol rompe en la madrugada, como el aire susurra en tu noche, como las cocinas inundan de aromas caseros tus callejones, como el duende tomas esos mismos callejones en la noche, a despertar despacito…a no dormirme más, para no necesitar buscar lo que no se ve pero está.
Nos leemos a la vuelta.
Se os quiere!

Antonia Arévalo, Life&Executive coach