No te dejes robar!

imageNo sé bien cómo empezar a escribir este post y me perdonaréis si parece algo desordenado, alterado, confuso incluso triste. Seguramente es como me encuentro en estos momentos, sintiendo un mazagote entre el estómago y el esternón a la altura de la garganta.

Necesito compartir con vosotros, necesito hacer una llamada de atención a favor de todos aquellos que con determinación, profesionalidad, humanismo, respeto y compromiso tratan de sacar adelante su profesión.  Con la seriedad y dedicacion que ello requiere. Personas entregadas que tienen la mala suerte de que se cruce en su camino alguien menos comprometido con lo que podriamos llamar principios de convivencia, alguien que construye su “seguridad” a base de robar la autoestima de otros.

Nada puedo decir en contra de éstos porque al final al igual que nos ha pasado a muchos y, en no pocas ocasiones, les pasa que están perdidos, pero tanto que probablemente ni se han dado cuenta.

Cuando se necesita robar el valor de los demás para brillar, se es muy pobre. Cuando se necesita robar la dignidad de otro para sentirse mejor, se es muy mísero. Cuando se necesita robar el espacio al otro para encontrar un lugar, se es muy menesteroso. Hay que estar verdaderamente perdido y necesitado para provocar tanto dolor en otro. Estas personas realmente me conmueven, me conmueven porque sé que les falta un alimento básico que es el amor y el respeto por los demás y por ellos mismos.

En estas últimas semanas, casualidades de la vida, se han cruzado conmigo varias personas que han sufrido este tipo de atracos, que necesitan repetir y repetir sus méritos en un intento de recuperar su autoestima, su dignidad. Personas que realmente y, de manera constatada, han tenido éxitos importantes a base de mucho esfuerzo y que ,a pesar de ello, me  encuentro hechos trizas.

Cómo han llegado a esta situación?  Cómo empezó todo? Dónde queda lo que fueron?

Pasó que en un momento dado se dejaron robar, se dejaron robar lo que es su esencia, sus valores , su dignidad, por otros con gran hambruna y pocos recursos…

Pero la esencia es sabia y a poco que la vuelvas a llamar hace acto de presencia, a poco que creas en ella vuelve, pero tienes que creer en ella, si no se esconde.

Por favor nunca, nunca, os dejeis robar vuestro valor, vuestra dignidad, vuestro espacio.  Simplememente defendedlo con vuestras mejores armas: Vuestra experiencia, vuestra profesionalidad, vuestros valores y sobre todo el amor y el respeto que sentis por los demás y por vosotros mismos….esta es la mejor manera de preservar el mas valioso de los patrimonios de la humanidad: Nosotros.

Gracias por estar ahi, leyendo estas lineas, acompañándome en esto del vivir….ya me siento mejor.

 

 

15 pensamientos en “No te dejes robar!”

  1. Gracias de nuevo, la reflexión que haces es muy necesaria en todos los aspectos de la vida, social, laboral, amistad, familia,personal y otros que habrá. No es sencillo, a veces nos roban y no sabemos poner límites o no nos damos cuenta del robo pero ante ello hay que coger el ultimo párrafo y ponerlo en práctica.
    Saludos Jesús Mari

    Me gusta

  2. Sin dignidad no somos merecedores de respeto, nuestro ni de los demas.
    Sentirnos dignos nos hace sentirnos orgullosos de nosotros mismos.
    Y lo mas importante, nos hace libres.
    Bonita reflexion. Gracias por compartirla.
    Un abrazo,

    Me gusta

  3. Hay como una epidemia de robos al honor, atracos legitimados bajo la improbable etiqueta de ‘supervivencia laboral’, o ‘sálvese quien pueda’ (aunque ello implique violaciones sistemáticas de los valores de los demás) pero, afortunadamente, podemos seguir recurriendo al vasto interior, esa fuente inagotable de recursos que nos permiten emerger, casi como un milagro, con la misma nobleza, pasión y amor por hacer las cosas bien, de forma genuina y con el corazón por bandera. ¡Ánimos a todos aquellos despojados de su dignidad, que todo es un ciclo interminable de aprendizaje!
    Y gracias Antonia, tus posts remueven conciencias… 😉

    Me gusta

  4. Gracias por el post. Me ha llegado. La idea de no dejarnos robar nuestro valor y dignidad con las mejores armas de las que dispongamos, me parece de gran envergadura. No se trata de un tema de justicia, que también, si no de responsabilidad personal e intransferible. Tenemos, y debemos, una responsabilidad con nuestro entorno, pero la primera es con nosotros mismos. Si no somos capaces de “defender” nuestra dignidad, difícil será leer el resto de la jugada… Mil gracias y un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s