Elegimos o renunciamos?

dos-caminos cabala-ieic-bnei-baruch-mexico-kabbalahMe encanta estar atenta a la gente a mi alrededor, me gusta escuchar pedacitos de conversaciones, captar trocitos de vida que aunque me sean ajenas, me resuenan y a veces tanto.

Ayer por la mañana escuché la siguiente conversación: “ … He decidido que elijo estudiar de noche, quiero terminar las asignaturas que me faltan, aunque ello suponga no salir los fines de semana y sea duro compaginarlo con mi empleo en…, he decidido que quiero ese titulo…”

De entrada no entendí que me enganchó de esa conversación, por qué me ha llamado tanto la atención? hay multitud de personas que renuncian y se sacrifican por… ESO!!! Eso es! no salió esta palabra, sacrificio, ni tampoco tenía especial protagonismo la renuncia… eso es lo que cautivó mi atención..

Normalmente escuchamos cosas como: He sacrificado toda mi vida por este negocio, renuncio por estar contigo, hemos hecho un gran esfuerzo y sacrificio por tener este piso, renuncié a esa promoción por atender a mis hijos, la plantilla renunció a los incrementos salariales por la estabilidad en el empleo, sacrificó su vida en aras a la investigación, etc, etc

Para qué ponemos el foco en el “sacrificio”?  Para qué no se pone en aquello que realmente es el motivo de nuestra decisión? En aquello que hemos priorizado? Para qué no decimos he elegido apostar por este negocio, he elegido estar junto a ti, he elegido tener este piso, he elegido atender a mis hijos, la plantilla eligió la estabilidad en el empleo, eligió dedicar su vida a la investigación. No os parece que son expresiones mucho más oxigenantes?

Me pasa que personalmente no creo en los sacrificios, ni en las renuncias, yo creo en las elecciones.

Es cierto, toda elección lleva implícita una renuncia. Cada vez que hacemos una elección, nos encontramos ante un dilema porque supone renunciar a algo que también querríamos. Pero no es esa renuncia lo que nos motiva a la acción, lo que nos lleva al movimiento, lo que nos lleva a actuar, sino lo que elegimos, lo que queremos conseguir o conservar, lo que amamos; motivo por el que estamos dispuestos a desprendernos de algo.

Es cierto, toda renuncia lleva implícita una despedida. El despedirse de aspectos que nos han acompañado en ocasiones durante largo tiempo. Ese desprenderse de algo, por pequeño que sea, nos hace sentir tristeza, pena, el dolor de la despedida, del desprenderse y despegarse. A veces es despedirse de algo que sólo fue una posibilidad de, un pensamiento, una idea.  A veces son despedidas muy dolorosas…

Y conseguimos desprendernos porque hemos elegido algo, lo que sea! Y que es tan importante para nosotros que estamos decididos a apostar por ello, “pagar su precio” Entonces por qué le damos más peso al aspecto de renuncia y sacrificio? Queda mejor ser sacrificado? Por qué nos quedamos enganchados a la emoción de pérdida? Por qué no damos luz y evidencia a lo que realmente nos está motivando? Nos incomoda proclamar que somos protagonistas, que tomamos responsabilidad sobre nuestra vida, que elegimos?  Nos hemos creido que elegir es de egoistas? o Es que en realidad no hemos elegido libremente? Sólo hemos decidido lo que tocaba decidir según lo esperado?

La posición de sacrificados, además y desde mi sentir, nos perjudica enormemente en la consecución de lo que queremos, nos resta fuerzas, energía, pasión. Como os sentís mejor, cuando actuáis sintiendo  que la decisión que habéis tomado es para conseguir aquello que os habéis propuesto o cuando actuáis desde el peso de lo que estáis dejando o de la oportunidad que os estáis perdiendo?

Esa mañana de sábado iba hacia mis clases pensando en lo bien que estaría en la cama, era muy temprano, en el día de sol tan maravilloso que me iba a perder, en el tiempo que no iba a estar con los míos… el viaje me pesaba… hasta que esa conversación regalada me despertó de mi queja, yo he elegido que quiero seguir este camino que me apasiona! Me sonreí y me dí las gracias por haberme permitido elegir.

“El verdadero amor supone siempre la renuncia a la propia comodidad personal” (Tolstoi)

5 pensamientos en “Elegimos o renunciamos?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s