Yo etiqueto, tú etiquetas…

etiquetasEtiquetamos, necesitamos eticar todo, nuestro entorno sólo tiene sentido si logramos clasificar cada cosa , cada persona , cada elemento en una casilla. Cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa.

Etiquetamos porque nos da seguridad sobre el terreno. Si lo tenemos en una casilla, no es desconocido, si no es desconocido no me da miedo o al menos no tanto. Etiquetamos para identificar, definir, comparar, calificar, dominar, controlar. Y normalmente lo hacemos en un pis pas, es tan rápido que, si no nos observamos, no nos damos cuenta de que hemos etiquetado, somos verdaderos especialistas etiquetadores.

Yo me pregunto… y de dónde hemos sacado el conocimiento, sabiduría y osadía para hacerlo? Porque, además, nada nos frena a etiquetar,  junto al respirar es de las pocas cosas que nos atrevemos a hacer sin dudar. Todos nos sentimos con el conocimiento mas que suficiente para hacerlo…bien, mal, correcto, incorrecto, válido, inválido, Qué vértigo me da!!

Hay cosas que son de orden básico, una silla es una silla porque así hemos decidido llamarla (en castellano, claro) y todos estaremos de acuerdo en que entra en la categoría de mueble y que sirve para sentarse. Ya no estaremos tan de acuerdo en si es cómoda, bonita, útil, resistente, segura… Y llegará alguien a mi casa y le diré no te sientes ahí que es muy bonita pero muy incomoda y le privaré a mi silla de hacer su función…y no dejaré que mi invitado decida si para él es cómoda o no, la silla es incómoda, punto.

Allá cada uno lo que haga con los muebles de su casa,  pero …y con las personas? Somos conscientes de que hacemos exactamente lo mismo? Ponemos etiquetas como el que hace pompas de jabón, sin darnos cuenta de que muy probablemente le estemos privando de su función esencial como ser humano: desarrollar sus infintas posibilidades. Nosotros ya hemos decidido que la silla no es cómoda y será dificil hacernos cambiar de opinión. Fulanito es tonto, perengano es un gamberrete, menganito es serio, menganita es una snob. No esperes que zufanito acabe a tiempo, nunca lo hace. Zufana es fuerte, puede con todo no te preocupes. Los catalanes son…, los gallegos.., los vegetarianos…, los …. Todos toditos con su etiqueta.

Una vez colocamos una etiqueta ahí se queda y no nos damos cuenta del daño que hacemos, no nos damos cuenta del sufrimiento que generamos y no nos damos cuenta de que la mayoría de veces es infundado. La mayoría de veces adoptamos las etiquetas que han puesto otros en base a sus experiencias, expectativas, juicios y creencias, que lamento deciros…no son universales, son sólo las nuestras por muy extendidas que sean. Nos damos cuenta de que no nos permiten avanzar? No nos permiten avanzar a nosotros porque no nos permiten descubrir y disfrutar de otras facetas de esas personas. No permiten a esas personas evolucionar, no al menos a nuestros ojos, seguro que ellas avanzan, cambian, crecen, pero nos tienen que abandonar, tienen que alejarse de nosotros, desaparecer porque simplemente nuestros ojos no los ven, ven un algo de lo que quizas estuvieran siendo una vez, ven una etiqueta, pero no ven lo que hoy están siendo, no lo quieren ver, no está en su mirada. Yo tambien me alejo de quien no me deja crecer, de quien no me deja cambiar, de quien no me deja ir siendo, de quien no me ve…me llamaron mataperros.

Especial sensibilidad me genera cuando las etiquetas son tamaño infantil, tamaño adolescente, no sé vosotros, yo con eso no puedo. Quién es nadie para permitirse el lujo de ponerles etiquetas? Nos damos cuenta del “regalito” que les estamos haciendo? Niño eres tonto, niño eres torpe, niño no te enteras, niño eres lento, es que a ti te cuesta, tu eres de excelentes y no llegas, es la niña buena… Cuantos adultos me he encontrado que todavía arrastran “sus etiquetas” soy lento, soy torpe, a mi me cuesta, no necesito ayuda, no decepciono… Nos las hemos creido, algunas son inofensivas o menos dañinas, otras son mortales. Casos de fracaso escolar, de exclusión social, de adicciones graves, tienen su raiz en aquellas “inofensivas” etiquetas.

Y vamos a seguir etiquetando? Y vamos a seguir quedándonos con esas etiquetas? Y vamos a quedarnos tan anchos? Seguiremos jugando con nuestras pompas de jabon? Seguritos en nuestro sistema de casillas? Tu aquí, tu allí y yo tiro porque me toca. Yo aquí, yo aquí y no tiro porque me lleva la corriente…

Me llamo Antonia y etiqueto, me llamo Antonia y me dejo etiquetar y estoy aquí para superar esta tremenda adicción. Y quiero conservar mi etiqueta y quiero que escribas en mi etiqueta porque mi etiqueta es especial. En mi etiqueta está escrito lo que una vez estuve siendo y que me ha permitido hoy estar siendo, está escrito lo que hoy estoy siendo y que me permitirá seguir siendo otra cosa y hay espacio para seguir escribiendo y quiero que tú me ayudes a escribirlo, pero desde la posibilidad, la oportunidad y el respeto.

De oca a oca y tiro porque ya me toca. y tú?

 

5 comentarios en “Yo etiqueto, tú etiquetas…”

  1. Buenas noches Antonia, para mí cada etiqueta supone un juicio y cada juicio…….. un dislate en si mismo!….. abogo por la persona en conciencia plena y sin juzgar ni ser juzgada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s