Esperando tu muesca en mi corazón

IMG_0119“Puede que tu estés en Nueva Zelanda y yo en Sudáfrica, pero siempre estaremos unidas por la mente, por el corazón y por la wifi de los hoteles.”

Cuando esta mañana he oído esta declaración de amistad, esta declaración de amor entre dos jóvenes adolescentes, se me han saltado las lágrimas, qué bonita manera de decir que pase lo que pase, esté donde esté, siempre sentirás que estoy a tu lado y siempre encontraremos la manera, la forma, el momento, de encontrarnos.

Y es curioso, casual o más bien causal, el tema de esta semana han sido las relaciones, relaciones de amistad, relaciones de pareja, relaciones de familia, profesionales… no es tan raro cuando resulta que al final y, también al principio, somos eso, relaciones, conexiones, es nuestra manera real de ser humanos. En palabras de Octavio Paz: “Para que pueda ser he de ser otro, salir de mi, buscarme entre los otros, los otros que no son si yo no existo, los otros que me dan plena existencia”

Para mi, encontrar a mis personas es un verdadero milagro, cómo llegamos a encontrarnos con los nuestros? Como entre tantos millones de personas logramos encontrarnos los complementarios?

Me explico, pienso que en épocas anteriores, “los nuestros” eran los más cercanos, nuestras familias, nuestros vecinos, nuestros compañeros de clase, nuestros compañeros de trabajo, era la red cercana. Me da la impresión de que ni tan siquiera se cuestionaba, ni tan siquiera se tanteaba. Las amistades eran las de siempre, habíamos crecido juntos, éramos hermanos. De hecho se desconfiaba de los nuevos, las nuevas amistades normalmente a los ojos de los otros no eran buenas influencias, no eran del clan. Yo he llegado a oír que las nuevas amigas son las más malas! Una mujer casada no puede tener nuevas amistades, quienes son? Donde vas? Ni pensar en tener amigos del otro sexo, un hombre y una mujer no pueden ser amigos y así se decía y se demostró además en la famosa película “Cuando Harry encontró a Sally”. Y , por si fuera poco, además, venimos de aquello de “No hables nunca con extraños”, orden que os confieso transmití a mis hijos no una o dos veces, todas las necesarias, pero… a qué edad los otros dejan de ser extraños?, a qué edad los otros empiezan a ser yo? Si no hablo con los extraños, cómo encuentro a mis complementarios?

Hace ya muchos años cayó en mis manos el libro de Albert Espinosa, “El mundo amarillo” (si crees en los sueños, ellos se crearán) libro sin desperdicio, ya sabéis que en él se basa la serie de pulseras rojas, pero es mucho más, ya lo advierte al principio “Cuidado, este libro es Albert, si entras en él no querrás salir”. En este libro encontré el concepto del amarillo, del complementario “Dícese de aquella persona que es especial en tu vida…se encuentran (en algún lugar) entre los amigos y los amores. No es necesario verlos a menudo o mantener contacto con ellos. La forma de relacionarse entre los amarillos es el cariño, la caricia, el abrazo. Consiguen privilegios que antes estaban en posesión sólo de la pareja…..marcan nuestra vida y no necesitan tiempo ni mantenimiento…las conversaciones con ellos hacen que mejoremos como personas y descubramos nuestras carencias…” Me salvó la vida! Se acabaron los prejuicios, los juicios en relación a los extraños, no hay extraños, sólo personas por conocer, complementarios por encontrar.

Y…un complementario puede ser cualquiera, esa persona con la que recién te encuentras y de repente te descubres abriéndole tu intimidad, declarándole tus creencias, compartiendo tu visión del mundo, tu vulnerabilidad…te desnudas, sin pudor, con confianza, le conoces de siempre, pero es la primera vez que le ves o le has visto muy pocas, ya le has leído en la distancia, sabes que es uno de ellos y sabes que no importa si se quedará, si marchará, aunque desees que se quede, porque siempre estará y no importa cuantas veces le veas o puedas hablar porque siempre es como si no hubiera marchado, porque siempre está ahí, porque dejó en ti lo que tenia que dejar y dejaste en él lo que tenias para él y como le quieres y te quieres, le respetas y te respetas, sabes que le tienes que soltar, que te tienes que soltar… esa es su felicidad, esa es la tuya. Y tras esos encuentros, sabes que eres mejor persona, sabes que es mejor persona en el camino de trascendencia. Y te maravilla el milagro del encuentro y te maravilla esa comunión que sólo puede darse desde la más pura de las esencias, desde la confianza. Así lo vivo yo, sólo desde ese lugar se puede conectar.

Pero somos posesivos y además así nos lo han enseñado, nos hacemos trampas al solitario! y cuando nos encontramos con ese complementario, lo queremos para siempre  y bien pegadito, bajo control! y cuando se aleja entramos en pánico, confundimos la complementariedad con la propiedad con la dependencia, confundimos el poder ser con el ser condicionado al otro. Es cierto que hay complementarios que entran con tal fuerza que se tornan en nosotros, ya somos una misma cosa y entramos en comunión y entramos en confusión, no sabemos que parte soy yo y que parte es el otro y se torna amor, se torna pareja.

Antonia si se va me muero, no quiero perderlo, es mi persona y se aleja. Pánico absoluto, caos, vértigo, desesperación y empezamos a actuar dominados por ese pánico a perderle y sólo conseguimos alejarle más y entonces más pánico, más asfixia, más enajenación, más actuar, más le llamo, le escribo, le acorralo y más se va porque para tener hay que poder soltar. Ya te lo he dicho y te lo repito una vez más, las relaciones sólidas jamás se pierden, las conexiones auténticas siempre estarán, no importa lo que hagamos, no importa lo que digamos, a veces podemos hacer mucho daño, a veces pueden herirnos en lo más profundo, a veces nos perdemos en este caos de velocidad, las ondas se pierden y nos sentimos caer en el vacío…y… repito, confía! si es un amarillo siempre estará quizás no como tu quisieras, pero estar está y si logramos verlo, si logramos volver a sintonizar desde nuestro corazón, nos alejamos del pánico…podemos volver a apreciar qué parte suya está y si no la hubiera es que fue un amarillo fugaz, dejó lo que tenia para dejar, cogió lo que tenia para tomar y siguió su camino, dejó muesca en el corazón, un puntito de tristeza, mucho de amor, brillo en los ojos y me hizo mejor.

Y así con los amigos, con la familia, con las parejas, con los amarillos…en momentos, de caos, de tensión, de desencuentro, de confusión… alegar a la confianza, a la solidez, a la autenticidad de la conexión. Si fue real, si no fue un espejismo, ahí seguirá y será de la manera que pueda ser y de esa manera lo deberemos aceptar y de esa manera lo deberemos amar.

Y al contrario…si fue un espejismo, Despierta ya!! Porque no importa lo que digas, no importa lo que hagas, no importa como te pongas… si no fue… no está, no es… nunca fue, nunca estuvo…despídete, sigue tu camino… los verdaderamente tuyos, están, no los dejes atrás.

Desde aquí un abrazo cósmico a mis amarillos, a los que ya encontré y a los que me falta por encontrar, deseando verte pronto, deseando verte de nuevo. Esperando tu muesca en mi corazón.

Tu en Nueva Zelanda…yo en Sudáfrica…

 

 

14 comentarios en “Esperando tu muesca en mi corazón”

  1. El amarillo es el color del Sol que nos ilumina cada día con energía, como la energía que desprende el mismo post, de la misma forma que veo más amarillos dentro de la comunidad, podemos ser negros, blancos, amarillos, tostados, todos los colores del pantone y del arco iris tienen cabida dentro de este mar lleno de “amarillos”

    Le gusta a 2 personas

  2. Qué bonito…
    Lo que yo no sabía era que algunas “amarillas” , al parecer, desteñimos en “cuestión de horas”…(¡ups!), (me lo descubriste tú), y que vemos, tal vez, espejismos de amarillas….(Será que utilice “lejía”;)) …¡cachis!….
    Mi humor infinito como siempre!…;) y mi “arte” como ladrona de tiempos e instantes. Sonrisas del alma…;)
    La vida son instantes…instantes que no cosas…

    Para mi la gente amar-illa es AMAR-(k)ílla, en todo momento!. Duende y conexión de manera incondicional!. Estemos en Japón o en la luna, sin marcar tiempos, de manera incondicional, bailando nuestras almas juntas al compás de los meneos alocados de esta vida entre mil músicas. Esas olas de vida que nos menean todo nuestro universo y más allá. Amarilla sin exigencias, sin marcajes de tiempo ni de espacios, con infinita comprensión!.

    Espero que a tu hija le inculques a creer en almas, no en etiquetas. A creer y confiar en los demás. Descubrir que trás “avatares”, y demás, hay personas con alma infinita, y que todo necesita su tiempo!.
    Espero que aprenda a no ser impaciente. Que aprenda a beberse la vida a sorbos, sonría, y entre sorbo y sorboS piense y sienta extenuada “peaaazo regalo es esta vida!”.
    Felicidades Carmen. Tu nombre lleva un verbo importante : c-A(r)MEN. No lo olvides. AMA de manera incondicional. Déjate llevar sin pre-juicios, sin pre-juzgar, sin pre-na-da. Na-da en las “aguas” de la vida sin flotadores…
    AMA en mayúsculas a PERSONAS, a ALMAS, porque el mundo está lleno de personas amarillas…en un mundo de colores….

    Gracias por enseñarme. Todas las personas que pasan por nuestra vida SIEMPRE nos enseñan algo…¡Qué verdad !

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s