Qué bonito es entender

Presentación1Hoy por la mañana, temprano, recorriendo la playa de Morro Jable, un lujo de la vida. Fuerteventura es uno de esos sitios en el que si un día me pierdo, podéis buscarme. Paseando, el sol todavía tímido, las nubes amenazantes (como todas las mañanas), las olas fuertes, las gaviotas perezosas, mi paso firme, el macizo de Jandia al fondo, poderoso. Y en todo eso una canción llama mi atención, una canción que dice algo así como:
Qué bonito es entender, que no consiga imaginarme sin tu amor, que cada paso que tú des, también yo lo daré, sin preguntarte. El destino tiene miedo de saber dónde irá a parar el tren, dónde irá a caer. No lo puedes ver, que no hay más gritos que esta voz, y va tan fuerte que también se asusta el aire. Y por el aire te daré lo más difícil de tener, la confianza que tú a mí me regalaste. Qué difícil es saber lo más sencillo y conservarlo bien, ya ves, también me lo enseñaste. El principio siempre quiere ser el que diga cómo debe ser, porque tiene tanta fe. No hay ni un día en que no quiera ser, ni un segundo en el que no aprender, ni un minuto más de ayer, no toca perder. Qué bonito es entender. Qué bonito es saber de ti Amor (Ya tu sabes de Orozco)
Qué bonito es entender, que bonito es entender. Y ahí he seguido mi paseo, pensando en eso, en lo bonito que es entender, que difícil y que necesario, entender, confiar, apostar, conservar, aprender, ser y no perder. Es una canción de amor preciosa, una canción que en primer lugar he decidido dedicarme a mi. Qué bonito es entenderme, que bonito cuando veo la luz, cuando confío en mis pasos, cuando confío en la vida, cuando me impulso con la ilusión del inicio, confiando en las paradas de la vida, confiando en mis recursos, siguiendo mis pasos sin preguntarme. Qué bonito cuando me doy permiso cada día para aprender, sin un segundo que perder, aceptando el pasado como base necesaria para mi presente, qué bonito cuando siento que no toca perder. Y me visualizo mientras me dedico esta canción y, por primera vez, me declaro mi amor y prometo no juzgarme nunca más, confiarme y quererme, mis decisiones respetar, no hacerme trampas, ser curiosa, entender, indagar, profundizar adentrándome en mi esencia, explorándola, descubriéndola, entendiendo…esos momentos de claridad, catarsis, iluminación…en los que una vez visto, ya no lo puedes negar y da paso al actuar. Y me hago una petición, no perder mi permeabilidad, conservar mi porosidad, impregnarme de mi, impregnarme de ti, impregnarme de los demás, dejar a la vida entrar, con su luz y con su oscuridad. Qué bonito saber de mi.
Y qué bonito saber de ti, entenderte, acompañar tus pasos sin preguntar, confiar porque sé, con la ilusión de quien inicia, que lo conseguirás, disfrutando el camino, sin juicio, con libertad, con seguridad, de igual a igual, respetando tu libertad, aceptando tus decisiones, aún cuando eso suponga alejarme, aún cuando no pueda imaginarme sin tu amor, respirando el aire por el que me llega tu voz, confiando en que sólo tu sabes qué es lo mejor. Y qué bonito sentir tu confianza, qué bonito sentir la apertura de tu esencia, el calor de tu corazón, tus alegrías, tus tristezas, tus ganas de salir, tu determinación por vivir, qué bonito cuando avanzas, cuando caminas, cuando corres y cuando danzas, cuando lloras, cuando desesperas, cuando parece que vas a abandonar y es sólo un momento para respirar, pensar, sentir, reflexionar y allí que te vuelvo a encontrar, nuestras miradas se cruzan en complicidad. Qué bonito saber de ti.
Y ya en la playa del Matorral, me encuentro con su faro, ese que por las noches, entrando desde lo lejos en mi habitación, me ha estado decidiendo, “no te pierdas, sigue la señal, ahora descansa que estoy yo” Desde mi balcón no parecía tan alto, 60 metros de altura…y me doy cuenta, de que solo manteniéndome alerta, presente, podré saber de mi, podré saber de ti y siento algo de tristeza cuando me descubro ciega en el pasado, ofuscada, en automático y me doy la bienvenida y me abrazo y prometo no apagar mi luz. Y este es mi grito que va tan fuerte que también se asusta el aire: Confío en la vida, honro mis valores y soy feliz.

Un abrazo y mil gracias

 

3 pensamientos en “Qué bonito es entender”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s