Hilo de luna, hilo de vida

Luna-crecienteQué me está pasando contigo luna? Qué es lo que me quieres decir? Ese ínfimo perfil que se vislumbra tras la luna nueva, después de una ausencia, después de la oscuridad…ese hilo de luna, apenas perceptible, casi sin presencia, casi fruto de mi imaginación y sin embargo ahora…cuanta fuerza, cada noche, cada noche un encuentro, un imán, una necesidad salirte a mirar y un sentimiento “hilo de luna, hilo de vida”, es una llamada que no puedo evitar, nunca había percibido tu presencia en esta fase lunar y sin embargo…estos días… es como un fuerte palpitar “hilo de luna, hilo de vida, hilo de luna, hilo de vida…”

Siempre me ha fascinado cuando estás llena, esa presencia, esa potencia de luz, tu magia, tu misterio, esa cara que desde aquí a lo lejos se te dibuja, sonriente, orgullosa, presumida, asertiva, coqueta…sabia, traviesa… atrevida! Pero en menguante? En creciente? Jamás, no recuerdo haber tenido la necesidad de inmortalizarte en cuartos, menos en hilos…y ahora… hilo de luna, hilo de vida.

Hoy has aparecido de nuevo ante mi ventana y aunque sigues siendo un hilo, ya te dejas adivinar, ese latir me ha llevado a meditar durante unos instantes ante tu presencia y he comprendido tu mensaje luna.

Me estás hablando de la vida, de la generosidad, de la abundancia, de cuando hay y de cuando no hay. De cuando la vida está llena de luz y de cuando la vida se vuelve oscuridad. De generosidad, generosidad en la abundancia y generosidad en la escasez, de que tan fácil o difícil es ser generoso cuando estás henchido de luz como cuando careces de ella porque no se trata del tener, sino del ser y quien es generoso siempre lo es y así tu haces brillar con tu todo tu brillo ese pequeño hilo de luz, sabiendo que esa luz no se puede apagar. Y así me dices que siempre queda un hilo mientras quede un palpitar incluso un poquito más allá.

Me estás hablando del devenir, del fluir, de que nada es permanente, de que a la luz le sigue la oscuridad, a la oscuridad la luz, de que no siempre es plena, de que no siempre es nueva, casi siempre mudando… mengua, pierde, se consume, desaparece, aparece, aumenta, engrandece, crece y siempre luna, todo es luna, todo es la misma cosa, mil caras, mil estados, mil emociones, millones de matices te definen, todos tu, todos yo.

Me dices que nada permanece y nada desaparece, que las pérdidas no existen aunque a veces duelan al corazón porque nada permanece y nada desaparece. Me dices que “como es arriba, es abajo, como es abajo, es arriba”. Que todo fluye y refluye como en tu ciclo lunar, que el deseo no me hará avanzar que no hay atajos para la transformación, que sólo vale la liviandad que a un ciclo, le sigue otro, otro, otro…hasta que se llegan a encontrar.

Me dices que todas las fases son necesarias, que tan fácil o difícil es vivirlas cuando la luz acompaña como cuando quien acompaña es la oscuridad porque no se trata de la luz que envuelve sino de la presencia que vive.

Me has llamado luna con ese hilo que ahora siento como tu cómplice sonrisa… hilo de luna, hilo de vida.

9 comentarios en “Hilo de luna, hilo de vida”

  1. Desde que me recuerdo mirando la luna me enamoró justo esta que tú llamas “hilo de luna”. Y es la primera vez que me veo coincidir con alguien en esto.
    Si la miras a menudo, en algún anochecer llegarás a verla acompañada de un lucero muy brillante; los dos a solas. No te lo pierdas, “compañera de luna”.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s