no hay sies sin noes, ni noes sin sies

IMG_0602Qué mal empezamos tu y yo…y sin embargo cuánto te quiero, te admiro, te respiro, te agradezco…

Me dijiste que no y con tu no “viví”. Me dijiste que no una y otra vez, me lo dijiste tantas veces… que sólo veía tu no y tu no era tan poderoso… que sólo veía tu dureza…siempre en vigilia esperando tu siguiente no.  Asustada, encogida, aislada, contenida…tuve que poner protecciones, tuve que cerrar mi corazón, dejar de latir para vivir. Sin dejarme mostrar, sin dejarme salir. Aprendí a amar sin amor, a vibrar sin pasión, a llorar sin lágrimas, a abrazar sólo con los brazos, a sonreír para no caer y a caer bien. Hasta que ya con ironía te miraba y te decía, eres dura, Vida eres dura. Cuando parecía que reinaba la calma, mi alma desconfiada vigilaba porque sólo podía ver tus noes, habían sido tan dolorosos que no podía ver tus sies y si aparecían, los tomaba sólo como de paso, prestados, un engaño… el anzuelo de tu próximo no. Ahora te doy, ahora te quito, mejor no lo cojo, sin dolor si lo quita. Y así te viví Vida, así te “vivía”,  bonita por fuera, apagada por dentro.

Y entre tanto el corazón me ardía, la pasión aporreaba las cerraduras, mi pecho parecía reventar, ya no me cabía nada más ahí adentro, nada más. No me cabía la alegría, no me cabía el amor, no me cabía la tristeza, la desazón. La curiosidad quería salir, explorar! se me escapaban los besos. La mirada cómplice era su espía mayor, testigo del universo de posibilidades que ahí afuera me esperaban, que desde afuera me llamaban…mis poros se empezaron a abrir, mi esencia emanaba por ellos sin consentimiento, sin mi voluntad, al libre albedrío encontró por donde salir! Al igual que las aguas bravas que no se pueden contener, que siempre encuentran el lugar por donde bajar, siempre fluyen en su camino, erosionando la roca, arrastrando lo que se interponga…refrescando el camino, sembrando la vida a su paso… mi esencia encontró la manera de ver, la manera de dejarse ver.

Y una vez hecha la primera brecha nada la pudo contener y empecé a amar con amor, a vibrar con pasión, a llorar con lágrimas, a abrazar con alma, a sonreír con autenticidad, a caer y a no caer bien.

Y vi todos los sies que ya tenía y te sonreí como solía hacer antes de tu primer no porque sentí que eres grande y siendo grande, grande me haces, con tus noes, con tus sies y tus quizás mientras no son ni si, ni no.

Me di cuenta de que no hay sies sin noes, ni noes sin sies, incluso que a veces los noes son sies que no pueden ser y los sies son noes que no saben ser.

Supe que todo forma parte de lo mismo que es mi historia, que soy yo, aprendí que no hay muro suficiente para mi pasión, que tengo mucho por lo que amar, mucho por lo que dar, que los muros sólo añaden dificultad, que tras un no viene un si y que necesito el no para alcanzar el si y el si para superar al no y que todo en si es el baile de la vida y que me encanta bailar! Y que es difícil hacerlo si te falta un compás.

Hoy Vida, hoy puedo agradecerte quien soy,  hoy puedo aceptar tus noes y disfrutar de tus sies y si algún no me cuesta más… confiar, confiar y seguir amando, seguir devolviendo cada día un poco de todo lo que me has dado, haciendo un poquito de espacio para que lo puedas volver a llenar. Sintiendo tu caricia en mi alma, sintiendo como me enseñas cada día un pedacito de Universo más.

Qué mal empezamos tu y yo Vida …y sin embargo cuánto te quiero, te admiro, te respiro, te agradezco…

7 pensamientos en “no hay sies sin noes, ni noes sin sies”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s