El amor a distancia, la distancia del amor

 

amor distanciaSabes que no me gusta escribir por encargo, entre otras cosas porque ni yo soy dueña de lo que voy a escribir cada vez que me pongo a ello, pero en esta ocasión no tengo otra que hacer la excepción, me lo has pedido tu y lo has hecho con esa mirada de “por favor, por favor”, me has pedido que escriba sobre el amor y la distancia, me lo has pedido aún cuando ya lo hemos hablado, como si leyéndolo te fuera a impregnar más, sabiendo que al escribir me voy a ir a lo más profundo, a lo más acá, como si supieras que ahí adentro hay algo más, algo más, que al leerlo te va a reconfortar. Y aquí ando dejando que mis dedos bailen libremente sobre este teclado…ante tan delicado encargo…

El amor a distancia y la distancia del amor.

El amor no entiende de distancias, la distancia la ponemos nosotros, es cosa nuestra. Para el amor, ya te dije, no hay geografías ni tiempos, cuando se encuentran dos almas gemelas es para la eternidad porque de allí vienen , aunque nuestra memoria mortal no lo pueda recordar, aunque nuestra naturaleza miedosa lo deje de considerar.

La distancia es cosa de las personas, es un asunto de la mente y sus trampas que en cuanto ven el quiebro se delatan, siembran sus miedos, sus dudas, sus deseos, sus celos y recelos y generan la distancia, la distancia de la desconfianza que es la distancia mortal. Construyen muros, cámaras acorazadas, barricadas, cambian el sentido de las palabras, giran las miradas, lo que haga falta con tal de evadir la vulnerabilidad, la vulnerabilidad del amor.

Te enfrentas a una separación temporal de “tu persona” y aunque yo te diga que tres meses son nada, sé que te resultan una eternidad, porque así lo sientes, así lo vives, así lo transpiras… y a partir de su marcha, incluso ya, desde ese sentir actuarás, desde lo que tienes miedo a perder, desde lo que quieres evitar, en lugar de desde lo que quieres crear.

Cuando actuamos desde lo que queremos evitar, actuamos desde el miedo a lo que va a pasar, intentando controlarlo, contenerlo, evitarlo y con ello ponemos todo nuestro foco y energía justo en lo que queremos evitar, ponemos de relieve la distancia, el no podernos ni tocar, otorgando el papel protagonista al inconveniente, en este caso a la distancia, frustrándonos por lo que no tenemos, por lo que no podemos alcanzar, desesperándonos por lo que nos separa, viviendo un verdadero infierno, bloqueando la capacidad de expresar sentimientos, dando paso a la rabia, al enfado, creando fisuras, si me apuras heridas de difícil cura….y me pregunto… Esto no iba de una historia de amor? Cuando se convirtió en un drama? Cuando se tornó desesperación? Desapareció el amor? ó fue que lo eché yo?

Las cosas son como pueden ser y luego mejoran o empeoran según decidamos vivirlas. Es cierto, va a haber distancia durante un tiempo, duele, pero por qué duele? Porque hay amor y si hay amor…como te parece que sería darle el protagonismo a ese amor? Disfrutar de lo que hay, saborearlo desde otro lado, descubrir otras facetas, tender más puentes, dejar que crezca, que se haga presente, que se alimente de la confianza, centrándonos en lo que se tiene, disfrutando con lo que se nos agasaja, valorando el detalle, valorando lo que une en lugar de lo que separa. Dándote la oportunidad de descubrirte y descubrirle desde otro ángulo, dándote la libertad de explorar desde esa otra realidad.

Como crees que sería conectar con esa fuente de energía? Con ese sentimiento que en ti habita ?

Cuando sientas tus miedos, cierra los ojos, respira hondo y poco a poco, dirige tu atención al latir de tu corazón, concéntrate en la boca del estómago, siente esa corriente eléctrica que te recorre, sonríele, agradece la fortuna de sentirlo, date cuenta de que está ahí mismo, dentro de ti, bien cerca…date cuenta de que en realidad no hay distancia, puedes sentir su olor, el roce de su piel, el sabor de su boca, oír sus carcajadas locas.

Qué podrías hacer desde ese sentir? De qué serías capaz?

Recuerda, mi niña, el amor es un milagro y en su idioma, que no entendemos, hay quien nunca será amado como ama, quien nunca amará como es amado, quien ni siquiera habrá llegado a amar, quien no entienda ese lenguaje pero sea capaz de dejarse llevar, quien como el viento flote en libertad, quien disfrute del milagro del amor…porque el amor es un milagro y espero que tu seas de los últimos porque no hay, mi niña, nada más hermoso en este, ni en otros mundos.

Besos mi niña.

Photo credit: Pixabay

6 comentarios en “El amor a distancia, la distancia del amor”

  1. Acabo de leerte, releerte y volverte a leer. No puedo salir de mi asombro y me pregunto si fue él quien te hizo el encargo. Hablas de él, hablas de mi, de nosotros. Tus palabras me revuelven a la traición, a las fisuras y a las heridas que como tu bien dices y sin apurarte, son de difícil cura. Tres meses no son nada o son mucho para generar un abismo en el que no queda un sólo puente. O quizás si, quizás quede uno: ambos sabemos que somos almas que nos hemos vuelto a encontrar en esta vida porque algo quedó por realizar. La enorme pena es sentir que teniéndolo en la punta de los dedos, se ha dejado escapar. La desconfianza se ha vuelto a instalar y el amor puro ha sido mancillado. Cuanta pena siento…

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Lisam, en primer lugar mil gracias por pasarte por aquí y por compartir. No hay palabras de consuelo para ese dolor, mas que el de haber vivido esa intensidad y confiar que si una vez fue, volverá siempre y cuando apuestes por el crear. Cuidate cielo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s