Piel fina

file000937628092-2Soy de Piel fina

Nadie se lo cree, al menos nadie que me conozca de entonces, porque he batallado mucho, quizás no más que otros, pero mucho, no es necesario comparar, es como yo lo siento. Mucho en lo personal y mucho en lo profesional y tengo mucho de lo que nadie me puede quitar, por lo que siento gratitud, básicamente gratitud y ternura, mucha ternura por quien estuvo allí porque siento que hoy no podría estar, al menos no de la misma manera hoy… Hoy tengo la piel mucho más fina…

Una tarde delante de un café le hice este mismo comentario a un amigo y me dijo: Antonia no digas tonterías cómo una fortaleza puede ser una debilidad! Y con esa reflexión me fuí. Cómo una fortaleza se puede convertir en una debilidad? Se me ocurrieron unas cuantas respuestas, una fortaleza se convierte por definición en una debilidad cuando se abusa de ella, ya lo sabemos ningún extremo es bueno. Pero no era ese el matiz, lo que él me quiso decir o eso yo entendí, es que si fui “buena” en algo como va a ser que hoy que soy más mayor, tengo más experiencia, más formación, no lo sea? Si pude afrontar con “valentía” y “determinación” aquellas circunstancias cómo puedo decir que hoy no sería capaz?

Hoy ya tengo respuesta a eso y el mérito es de la vulnerabilidad, si mérito! Mérito porque es cierto, hoy soy más sabia, sabia es la palabra, porque no es que tenga más conocimientos, que también, (disculpad pero hace tiempo que no tengo abuelas, ni madre) es que sé mejor qué hacer con él; sabia porque me escondo menos, sabia porque pongo más conciencia, sabia porque aunque dé miedo y duela me estoy dejando salir, quitando capa a capa, capas de inconsciencia, capas de automatismos, de barniz, capas de lo que se espera, de lo que es “correcto”, de lo que tiene que ser, de lo que toca, de lo que pesa… Mi piel está mas fina, casi como la de un bebe, piel fina, a flor de piel, más vulnerable, más auténtica, para lo bueno y para lo malo, aunque ya os digo que hay más bueno que malo.

Porque no hay que equivocarse, tener la piel fina, ser vulnerable no es ninguna debilidad, menos una cobardía o una sensiblería. Es integrar vida, es añadir el ingrediente de la humildad, de saberse expuesto a los avatares, de aparcar la prepotencia de poder con todo, de la utopia del control, de asumir tus límites para poderlos ampliar de verdad. Reconocerse vulnerable, es declararse presente, a lo que venga y …a ver quien es el valiente! porque a mi no hay día que las piernas no me tiemblen…

Es como haber aprendido un nuevo lenguaje, la permeabilidad es lo que tiene, que fluye, transmite, enseña. Cosas que antes no podía ver, no podía sentir, menos entender o no sabia que hacer con ellas, hoy son transparentes o semi tampoco vamos a exagerar que todavía queda mucho por andar. Es como si lo complicado se hubiera tornado más sencillo, a la vez que más intenso. Es sentir que ya no tengo que batallar que si estoy aquí es porque tiene un sentido, que si no simplemente no podría estar, ni podré, ni querré, ni es posible, porque de ser ya no sería yo, sería de nuevo una programación. Y sí hoy cuando me cabreo me revientan las vísceras, cuando estoy triste se me rompe el corazón en mil trizas, cuando estoy cansada estoy muyyy cansada, cuando siento vértigo todo me da vueltas. Cuando sonrío…cuando sonrío sé que soy puro vibrar, en una vibración expansiva con todo y sin más. Cuando abrazo… siento al mismo universo rodeándonos…con sus infinitos lazos.

Hoy percibo el más mínimo movimiento del suelo y esa es mi valentía y mi determinación, soy buena porque soy yo. Y como buena emocional que soy, como dice mi querida Esther, tengo que decir las cosas para sentirme bien y sobre todo para quitarme otra capa, para descubrirme un poco más, para comprometerme mucho más hasta llegar a la última, cuando pueda ser…será.

Y si, claro que tengo mucho miedo, pero ninguna duda.

Un abrazo!

Photo credit: morguefile- espalda

12 comentarios en “Piel fina”

  1. A veces, lo que es muy duro se rompe y lo que es frágil es más elástico y se adapta… Todos nuestros defectos pueden llegar a ser virtudes si aprendemos a sacar lo bueno de ellos. Todas nuestras virtudes, en exceso, cansan… Gracias por este post maravilloso!!

    Le gusta a 2 personas

  2. Piel fina, a flor de piel, más vulnerable, más auténtica, para lo bueno y para lo malo. Reconocerse vulnerable, es declararse presente, a lo que venga y …a ver quien es el valiente! porque a mi no hay día que las piernas no me tiemblen… Gracias Antonia!

    Me gusta

  3. No te conozco de nada y cada vez que te leo se me pone la piel de gallina. Admirable como escribes sentimientos que puedo reconocer en mi y en mucha otra gente.
    Fantásticas lecciones de expresión del vivir.
    Felicidades!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s