Susurros

IMG_3570Es una cosa que no deja de sorprenderme, es un misterio que siempre está presente, aunque a mí se me olvide, siempre aparece. Son los mensajes de la vida, los mensajes que susurra y que te unen de nuevo a su cordón umbilical, los mensajes que te rescatan del ruido, de lo superficial.
Nos quejamos de los golpes de la vida, de las cosas “que nos pasan” que nos suponen quiebros, decimos que la vida es dura, que la vida es irónica, como si todo fuera cosa de la vida. Y es cierto hay golpes que sólo a ella se le pueden achacar, cuando perdemos a seres queridos, cuando nos dejan de acompañar en nuestro plano físico, eso normalmente no lo tenemos previsto aunque sea lo único seguro que nos pasará. Otras veces achacamos a la vida cosas en las que seguro hemos tenido alguna responsabilidad, aunque no es de eso de lo que hoy necesito hablar.
De lo que necesito hablar es de esos otros mensajes que te atan de nuevo a su cordón umbilical, al sentido de la vida, al sentido de la vida de cada uno.
Esos mensajes que te llegan cuando estás empachado del sinsentido, cuando empiezas a pensar si de verdad merece la pena, cuando la mirada se torna gris oscuro y casi da igual a donde mires, cuando sientes que todo empieza a fallar, cuando las dudas colonizan, cuando el para qué ya no es una pregunta de futuro sino de causalidad, cuando sientes ese tinte gris hasta la médula… cuando parece que estás a punto de parar y entonces… te llama la vida. Si estás atento lo oirás.
Te llama la vida y te pregunta dónde estás? Y si estas atento… si estás atento, contesta a todas tus dudas, te envía las respuestas. Recibes un mensaje de twitter que te arranca una sonrisa o que te da una buena noticia que te hace vibrar, un amigo desnuda su alma y a través del compartir de su esencia la vida te envía las respuestas, la vida cura las dudas, la vida te despierta, la vida te reconecta. Se produce el reencuentro con quien habías perdido de vista, a quien en su día habías admirado y descubres que hoy las miradas están a la misma altura, que has crecido, que te has superado. Y así la vida en susurros, te sigue enviando sus mensajes de ánimo, te dice que allí está para lo que puedas necesitar.
En general sólo escuchamos a la vida cuando nos grita, cuando nos duele; casi nunca cuando nos susurra. Y nos pasa que no nos gustan los gritos, no nos gusta lo que duele y, entonces ni que nos grite la podemos escuchar.
Como sería si pudiéramos estar atentos a los susurros, a los mensajes que nos envía a través de los demás, a los signos, a las señales, a su lenguaje? Quizás evitáramos sus gritos? Quizás evitáramos los grises, las dudas, los sinsentidos? Quizás el para qué volvería a mirar al futuro?
Cómo se oyen los susurros de la vida? Como todos los susurros, en silencio, con los sentidos atentos, con el corazón abierto, con la curiosidad de escuchar para aprender, para avanzar, con la confianza de que te susurrará siempre antes de gritar.
Son los mensajes de la vida, los mensajes que susurra y que te unen de nuevo a su cordón umbilical, los mensajes que te rescatan del ruido, de lo superficial.
Un abrazo!
Photo credit: morguefile rose

6 comentarios en “Susurros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s