Cóctel de Confiabilidad

coctel
Confiabilidad, me encanta esta palabra!

La aprendí en mi formación en Grupoanálisis, la entiendo como un cóctel de confianza, fiabilidad para la viabilidad, la viabilidad de las personas, la viabilidad de los grupos, de las comunidades, de la humanidad.

Y es curioso porque es una palabra de origen técnico- estadístico que se utiliza para expresar un cierto grado de seguridad de respuesta de un dispositivo concreto en igualdad de condiciones del entorno o, referente a la fiabilidad estadística en cuanto a la consistencia de resultados. La Wikipedia lo define, entre otras acepciones, como un término que supone la suspensión, al menos temporal, de la incertidumbre respecto a las acciones de los demás y, esta es la acepción que a mi me atrapa.

Ya digo, entiendo la confiabilidad como un cóctel a base de confianza y fiabilidad para la viabilidad.

La confiabilidad es la fórmula magistral, el secreto, el alma, el ingrediente imprescindible de las buenas relaciones, para las buenas veladas. Si quieres avanzar…ponle confiabilidad.

La confiabilidad es lo que hace que se genere el ambiente propicio de crecimiento, de desarrollo, de aclaramiento. Desatascador universal, abono integral, vacuna multivírica, inmunidad total a cualquier mal.

Allá donde hay confiabilidad se genera un ambiente imposible de arrasar, se genera un entorno en el que las mejores cosas fluyen sin parar.

Las personas en un entorno de confiabilidad bajamos barreras, sacamos máscaras, nos desnudamos emocionalmente, liberamos la esencia, equilibramos fuerzas, ponemos a disposición nuestra mejor versión. En un entorno de confiabilidad nos unimos, cohesionamos, nos hacemos uno, generando un clima emocional que nos proporciona seguridad y entonces…el crecimiento se hace exponencial.

Un entorno de confiabilidad, es un entorno mágico donde se habla un lenguaje peculiar, el lenguaje de la esencia humana, compuesto de pocas palabras y mucha emocionalidad, mucha mirada, silencios que hablan, gestos que delatan al corazón. Un lenguaje que aclara, aclara sentimientos, deshace embrollos, borra cuentos, aniquila mentiras, ahoga odios, acuna tristezas, abraza soledades, besa angustias, baila con la alegría, cocina emociones…

He visto equipos dispersos, desencajados que han cuajado trabajando en un entorno de confiabilidad donde a la desconfianza no se la ha dejado entrar, donde se ha reconocido la necesidad de ti y de los demás, donde se ha puesto de manifiesto y en valor la diversidad, donde hay lugar para cada quien y cada cual.

He visto parejas rotas que se han podido desnudar y reconocerse en un entorno de confiabilidad, donde la mirada ha primado sobre las palabras, donde el latido ha sido el original, donde la piel ha hecho su función de radar emocional.

He visto familias al borde de la ruptura que han podido compartir y recordar en un entorno de confiabilidad, recogiendo al más débil haciéndolo uno más.

He presenciado el reencuentro de amigos unidos en la confiabilidad después de años como si sólo hubiese sido un dia atrás…

Y me pregunto que si tan bueno es…para qué no bebemos más de ese cóctel? Si cuando estamos en un ambiente de confiabilidad somos capaces de semejantes bellezas…para qué no lo visitamos más? Para qué no vivimos en él? O es que quizás no esté al alcance de todos? Es sólo para unos pocos? Para quienes?

Personalmente estoy convencida de que cualquiera puede acceder, cualquiera capaz de generar y entender la confianza del ser, cualquiera capaz de ofrecer fiabilidad, cualquiera que busque la viabilidad del proyecto vida en un trascender más allá. Cualquiera capaz de aparcar egos, cualquiera capaz de escuchar como se escucha de verdad, cualquiera capaz de exponer a la vista de todos su mejor versión, cualquiera con ojos para ver la mejor versión de los demás.

Compartiendo esta reflexión con un amigo me dijo: Pues estamos apañados Antonia! Porque de eso no hay!! Todavía no ha salido esa versión de humano. A ver si nos aclaramos, le contesté, los humanos somos así de serie, ocurre que con el uso nos “estropeamos” y es por eso que necesitamos entornos de confiabilidad para recuperarnos, entra un rato y ya verás, no es tan difícil, en realidad es contagioso porque es nuestra realidad esencial.

Allá donde vayas bebe e invita a cóctel de confiabilidad, a ver si entre todos nos conseguimos emborrachar.

Un abrazo!!

Photo credit: Morguefile cocktail

7 comentarios en “Cóctel de Confiabilidad”

  1. Gracias, me ha recordado una emoción tu artículo. Aquí en Vitoria se celebra esta semana, la semana de la bici, en castellano y euskera se puede participar en un relato sobre la bici. A ello nos vamos a lanzar, sin miedo y confiando (soy amateur tanto en escribir como en bici), mi tema serán las emociones en bici. Una de ellas es cuando mi padre me enseñó a andar en bici y esa confiabilidad que te dejas llevar y dar por seguro que esa palabra de tranquilo yo te agarro hace que cuando te suelta la mano, pedalees sólo.
    Pues gracias por enseñarme la palabra. Buena semana.
    Saludos
    Jesús Mari

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s