Mis “queridos” adolescentes

bikiniVaya por delante que empiezo este post desde la más auténtica de las humildades, desde mi mera experiencia y vivencia como madre de adolescentes, como adolescente que fui y como hija de quien fue una adolescente adelantada a sus tiempos. Pido de entrada disculpas porque sé que hay quien está afrontando verdaderas angustias existenciales y porque cada uno vive desde donde está sin que nada tenga que ver con otro lugar. Mi respeto por todos los padres que se encuentran en esos momentos y por todos los hijos que también lo están viviendo.

Cuando yo era pequeña, ya era curiosa y me encantaba acorralar a mis abuelos maternos (los paternos a penas los disfruté) para que me contaran historias pasadas, sobretodo, claro está las que tuvieran que ver con mi madre. Mi madre nació en el 40, en un pueblo de Jaén fue una mujer adelantada a sus tiempos, pero que tuvo que adaptarse a sus tiempos, fue buena estudiante, pero…no la dejaron seguir más allá de la entonces revalida (algo equivalente al actual bachillerato, creo) y le sugirieron hacer corte y confección. Según contaban mis abuelos mi madre siempre fue una “pieza” (de las de entonces) algo traviesa, vivaracha de las que se escapaban por la ventana cuando la castigaban. Hace poco me hicieron llegar una carta suya de cuando ella era adolescente y pasaba los veranos en Campillo, donde parece ser que había un rio al que iban todos a refrescarse los pies… Mi madre aprovechó sus conocimientos en corte y confección para hacerse un bikini!!! A lo Brigitte Bardot, imaginaos cual no sería el colapso de mi abuela que jamás me lo contó! En esa carta mi madre le decía al destinatario “…no me importa lo que digan…yo no estoy haciendo ningún daño…mejor cada cual se ocupe de su vida que motivos tienen para hacerlo…” Estaba rompiendo los esquemas de su entorno, hoy un bikini nos parece de lo más inofensivo…

Siento que una función natural de los adolescentes es no dejarnos (a los supuestos adultos) acomodar en nuestros esquemas adquiridos, nuestros esquemas asumidos, hacernos avanzar más allá del lugar en el que como adultos maduros nos hayamos instalado, levantar nuestro campo!. No importa como sean esos nuestros esquemas, más rígidos, más flexibles, más impermeables, más porosos…ellos vienen para cuestionarlos. Evidentemente cuanto más apegados estemos a nuestros esquemas más “duro” será el golpe. En mi caso, que me tengo por una persona “trabajada”, quiero decir que he viajado hacia adentro y bastante (aunque me quede todavía la mejor la parte), que creo que soy flexible, que creo que puedo sostenerlo, que pongo el que exista un entorno de confiabilidad por encima de todo, que disfrutar de la vida desde el amor y la libertad forma parte de mi ADN… Zasca!!! Son capaces de balancearme, de hacerme sentir vértigo, de que el miedo acampe en mi alma, de que me sienta ridícula con algunos de mis pensamientos, de que sea consciente de prejuicios que desconocía tenerlos. Son capaces de hacerme cuestionar esas que yo creía mis verdades.

Esto que generación tras generación se da y para lo que, sin embargo, no se nos prepara. Más que cuando tenemos hijos se nos dice aquello de que Precioso! Disfrútalo ahora que puedes que después… (Después qué???) ..de pequeños te los comerías y de mayores te arrepientes de no haberlo hecho. Con semejante amenaza, uno se pasa media vida temiendo esta etapa y va preguntando a los que van por delante que qué tal esa adolescencia? Uy… está de pava, no hay quien los aguante, está de un rebelde de verdad que no sé ya que voy a hacer… Y tú, que todavía no has llegado…empiezas a buscar embrujos que paren el tiempo! Y como no los encuentras (al menos yo no) empiezas a prepararte para esa guerra.

Y la guerra si uno la visiona, llega. Y así iniciamos una danza absurda de tiras y aflojas con nuestros adolescentes, una danza sin música, una danza sin ritmo, sin armonía, cada uno con su propia partitura, aferrados a la misma cual si fuera el Santo Grial, cada uno a sus verdades, defendiendo posiciones. Nosotros con nuestros miedos, ellos con sus ganas de explorar; nosotros con nuestras tradiciones, ellos con sus innovaciones; nosotros con nuestro orden, ellos para nuestro caos. Una danza absurda, así lo vivo yo cuando me pillo en ese baile.

Si, en lugar de con el miedo, logro conectar con la base del amor que nos une, es cuando logro ver que hay otro baile, un baile sincronizado, un baile con mucho ritmo, a la vez pausado. Un baile en el que ellos nos traen nueva vida, crecimiento, nuevos ojos, otra mirada, una oportunidad para no quedarnos en el estancamiento, un empujón para seguir descubriendo, un no dejarnos adormecidos, un sentir que tengo mucho de nuevo que ver y vivir todavía en esta vida. Nosotros, nosotros les aportamos el lugar al que volver, la solidez, su red, su lugar seguro, algún límite al que agarrarse cuando las curvas son cerradas o la pendiente demasiado empinada.

Y cuando no oigo esa música armónica… visualizo a mi madre con su bikini, en el rio de Campillo y pienso…y que hubiera sido de las futuras generaciones sin los antiguos adolescentes? Dónde estaríamos los adultos sin su incómodo empuje?

Un abrazo a todos y mil gracias a mis hijos que me hacen cuestionarme todos los días!

Photo credit:  Brigitte Bardot

6 pensamientos en “Mis “queridos” adolescentes”

  1. Buenos días
    Gracias por el consejo, me toca de cerca, estoy inaugurando la,etapa adolescente con mi peque de 12 y muchas veces uno anda mas perdido que el.minotauro del laberinto. Me ha,gustado el tomar como base lo que nos une y crecer y trabajar sobre esa base.
    Bueno a ver como se nos da.
    Saludos Jesús Mari

    Le gusta a 1 persona

  2. Cuanta razón tienes, mi madre también nacio en el 40 y mis hijos están en esa etapa de preadolescencia y empiezo a notar ese baile, y es complicado, los hijos son para toda la vida, hijos pequeños problemas pequeños, hijos grandes problemas grandes… pero asi es la vida.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s