Quiero ser egoísta!

señalarQuiero ser egoísta!

Antonia quiero ser egoísta, lo más egoísta que pueda!

Todavía me resuenan sus palabras en mi cabeza, en mi cabeza y sobretodo en mi corazón. Quiero ser lo más egoísta que pueda! Era un grito al disfrute de la vida, un grito al ahora me toca a mí, una reivindicación al propio espacio, al propio Ser. Una respuesta a la necesidad de expandirse, de experimentar desde la libertad, de dejar algo para sí. Un tomar conciencia de lo que pesa y de lo que aligera. Una respuesta a la necesidad de alimentar un alma libre, de dejar salir la más pura esencia. La necesidad de amarse a uno mismo. Una reivindicación y a la vez una queja. Un grito de libertad y a la vez de dolor. Una expresión de amor.

Me pregunto qué es eso de ser egoísta. Es egoísta atender a las propias necesidades? Es egoísta ser curioso con la vida? Es egoísta atreverse a descubrir? Atreverse a cambiar? Atreverse a traspasar los límites de lo esperado? Los límites de lo preestablecido? De lo predefinido? Es egoísta romper moldes? Revisar “obligaciones”? No es egoísta mantenerlos?

Hasta dónde uno está obligado? Con qué? Y Para qué?

Personalmente, no creo en las obligaciones, ni en los sacrificios. Creo en los compromisos y en los beneficios. Nuestra esencia no se obliga, se compromete; nuestra esencia se mueve por el beneficio, por la ilusión, la pasión de lo querido, lo deseado, lo anhelado. Ese es nuestro motor, nuestro combustible natural, nuestra pulsión de vida. Ahí es donde vibramos, donde se desarrolla nuestro mayor potencial. Todo lo que no encaje con lo que queremos y deseamos, con lo que estamos libremente comprometidos, no son más que falsas obligaciones. En algunas ocasiones quizás fueron compromisos más tarde, falsamente mantenidos. En otras ocasiones se trata de obligaciones ya adquiridas, heredadas de un sistema aprendido, no cuestionado; un sistema que se considera seguro, estable, previsible… normal. Un sistema que seguramente no está mal…para quien de verdad lo desee.

Los compromisos son revisables. Nos comprometemos en un entorno de circunstancias, que resulta que con el tiempo cambian, pero resulta que la mayoría de veces no nos atrevemos a revisar el compromiso en función de los cambios sucedidos, no nos atrevemos a adaptarlos, evolucionarlos, los mantenemos rígidamente, los elevamos a la categoría de obligación, nos atrapamos en ellos, nos hipotecamos el corazón, derrochamos energías, fuerza y pasión, nos agotamos en una misión que no es que sea imposible, es que no es nuestra, ya no nos pertenece, pertenece al sistema.

De qué sirve mantener un compromiso cuando ya no lo es? De qué sirve mantenerlo como fue? Para qué nos auto convencemos de que es una obligación? Para qué no lo revisamos? Para qué llevar ese peso? Cuáles son los beneficios? Hay beneficios en ello?

A mí la única respuesta que se me ocurre es que ni tan siquiera nos lo planteamos, vamos en programado o quizás nos da miedo salirnos de una raya que una vez alguien pintó, por las presiones, porque nos señalan, porque nos salimos de lo normal. Porque quien se siente seguro en esa normalidad nos acusa de egoístas, de falta de integridad, de dejación en nuestras obligaciones, de no cumplir con el patrón, de irresponsables, “modernos”, “ligeros”…de una larga lista de adjetivos cuya única intención es proteger lo preestablecido, lo seguro, lo previsible…lo “normal” lo que da seguridad a quienes nos señalan, a quienes en algún momento dejaron de vibrar, cambiaron vivir por estar, confundieron latir con bombear. Quien señala hacia afuera en realidad señala hacia adentro, lo dice la forma de su mano, un dedo señala hacia afuera, tres hacia adentro. Quien señala a otro se señala así mismo en aquello que le falta.

Yo no creo en el sentido peyorativo del egoísmo, cada cual desde su libertad y la de los demás, sabrá cuáles son sus compromisos, sus responsabilidades y sus obligaciones. Cada cual sabrá qué elige, cual es lugar y tan respetable es uno como otro. Tan egoísta es uno como el otro.

Ojalá todo el mundo fuera lo suficientemente egoísta, porque la única manera de ser sinceramente altruista es desde la verdadera libertad del amor por uno mismo. Cuando uno se ama sinceramente es cuando de manera sincera puede incluir a los demás. Y nos amamos sinceramente cuando nos damos permiso para al disfrute de la vida, del propio espacio, del propio Ser; cuando nos legitimamos para expandirnos y experimentar desde la libertad. En definitiva cuando damos alimento al alma.

Mi queridísimo amigo, sé egoísta, sé todo lo egoísta que puedas…yo también lo intento, todos los dias.

“Ámate, respétate, sé benigno contigo mismo. A menos que seas amoroso con respecto a ti mismo no puedes ser amoroso en absoluto. A menos que cuides de ti mismo no podrás cuidar de ninguna otra persona; es imposible. Te enseño a que seas egoísta para poder ser altruista.” Osho

Un abrazo!

Os dejo con Bob Marley y Judge not (opción activar subtitulos en español)

12 pensamientos en “Quiero ser egoísta!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s