Agosto se despide….

imageAgosto se nos despide.

El mes de lo sueños, donde todo cabe, donde nos sentimos grandes, libres, sin ataduras, salvajes si me apuras, llega a su fin. Los finales del día en la playa, los días sin relojes, los días sin corbata, sin agenda de reuniones, sin embotellamientos ni empañamientos llegan a su fin. Apenas unas horas para estrenar septiembre. Se oyen en nuestro interior sirenas de emergencia…

A mi me encanta septiembre! A parte de que es el cumpleaños de mi hijo, donde yo vivo, septiembre es un mes agradecido. Normalmente soleado pero sin los agobios del verano, todavía se puede disfrutar del mar, las playas más tranquilas. Septiembre acaricia con su calor suave, su brisa agradable, su noche temprana. La ciudad vuelve a su ritmo. Es el mes de la recolección de las frutas, la vendimia. A finales, nos regala “el veranillo de San Miguel” para que no sea tan dura su despedida. Septiembre marca el tránsito al otoño, época de renovación. Lo caduco cae para dejar paso a los nuevos brotes allá en la primavera. Aunque tímidamente, los bosques ya empiezan a vestirse de colores que acabarán anunciando esa transición a lo grande, como si de fuegos artificiales se tratara, sin pasar desapercibido, a bombo y platillo. Rojos, naranjas y ocres se apoderarán del horizonte (En croata, septiembre se llama rujan por ese rojizo de las hojas).

No conozco a nadie más que le guste tanto septiembre, al contrario, suele ser un mes maldecido. Yo lo comprendo… Son muchos los que se reincorporan de sus vacaciones en esta época. Aquellos que se fueron para “desconectar”, viven con terror este momento, otra vez más de lo mismo. El comentario general es el de “Las vacaciones muy bien, cortas, a ver cuánto me dura”. Otra vez a la rutina del asfalto, otra vez a ponerse en los zapatos. Para más inri septiembre es la verdadera cuesta de enero, los colegios!! Matrículas, equipamientos, libros, el niño que ha crecido y no le va nada, las mochilas que están rotas, materiales, mil cosas más que, aunque estén previstas, aunque lo sepamos, saben a cuerno quemado.

Aterrizaje forzoso desde el mundo de los sueños.

La gente, en general, anda estos días con cara de añoranza respecto al verano, recordando que hace apenas unos días disfrutaba de aquella cerveza helada en el chiringuito de la playa. Sin poder mirar a septiembre de cara.

Y… Si canjeamos esa añoranza por ilusión? Y si lo probamos? Seligman dice que el grado de felicidad de cada uno depende de tres ejes básicos: el agradecimiento al pasado, la ilusión por el futuro y el fluir en el presente.

Pensando en este instante concreto de nuestras vidas, en el que la añoranza se apodera de nosotros, el presente nos estresa y el futuro lo vemos incierto…. Qué podriamos hacer? Qué es lo que está de nuestra mano para sentirnos mejor? Si en el presente nos encontramos atrapados entre los pensamientos del pasado y el futuro, es inviable fluir, si no fluimos, no podemos mirar al pasado con agradecimiento y mucho menos al futuro con ilusión. Entonces…. Va a ser que esto no tiene solución?

Qué fué primero, el huevo o la gallina? No tengo ni idea, se me antoja que éste es el enigma mas antiguo de la historia del hombre. Un enigma sin resolver. Sea como sea, en cualquier hogar del mundo hay huevos con los que cocinar sabrosas tortillas, salsas para condimentar, pasteles que endulzan momentos, desayunos pasados por agua, miles de recetas con huevo, miles de maneras de disfrutarlos. Incluso los mas traviesos juegan a lanzarlos. Protagonistas de fiestas populares, superando a la carrera de sacos.

Qué fué primero, fluir o agradecer e ilusionarse? Eso dependerá de cada uno. A unos les funciona mirar agradecidos al pasado, reconocer el camino, lo aprendido, perdonar y perdonarse. A otros les va mejor mirar hacia el futuro para poder agradecer desde ahí. Sea como sea se trata de cambiar el prisma, de valorar desde el optimismo, desde el protagonismo, desde el lugar que nos legítima como autores de nuestra historia. Desde el lugar que nos permita evitar el sentimiento de estar haciendo un aterrizaje forzoso. Valorar que hayamos tenido la posibilidad de pasar unos buenos días en libertad, valorar la posibilidad de disponer de un trabajo, el que nuestros hijos estén creciendo, contribuir al bienestar de nuestro entorno, expandir la alegría del vivir. Se trata de ponerle al día pizquitas de alegría, cada mañana, de poner positivismo en nuestra mochila, de afrontar los retos del otoño desde la energía del verano.

Adoptar la actitud que nos permita vivir un presente pleno, que nos permita disfrutar de este maravilloso septiembre que ya llama a nuestra puerta. Mantener el vuelo, aunque se acabe el verano.

Un abrazo!, os dejo con el gran Mario.

“Aprovechemos el otoño
antes de que el invierno nos escombre
entremos a codazos en la franja del sol
y admiremos a los pájaros que emigran
ahora que calienta el corazón
aunque sea de a ratos y de a poco
pensemos y sintamos todavía
con el viejo cariño que nos queda
aprovechemos el otoño
antes de que el futuro se congele
y no haya sitio para la belleza
porque el futuro se nos vuelve escarcha”

Otoño de Mario Benedetti

Photo credit:Pixabay, flotando

2 comentarios en “Agosto se despide….”

  1. Importante lo que nos recuerdas de poner ilusión al día a día y saber disfrutar en cualquier estación.
    La cuesta que indicas, vuelta al cole, estamos en las primeras rampas, así que cogiendo simil deportivo ahora que estamos de Vuelta, metemos pñon y en pareja en este caso pedaleando para arriba.
    Un saludo y bone retour.
    Cuando empiezas ya a mitad e agosto, el camino se hace más fácil 😉
    Jesús Mari

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s