Maldito escarmiento!!

lluvia-rain-guatemala-389071-oMaldito escarmiento!! Sutil, sibilino, nocturno, constante. Cobardemente, sin dar la cara, por la espalda, va devorando al ánimo, bocadito a bocadito, insaciable, hasta que no quede nada. Como el chirimiri, que no moja pero va empapando hasta calar los huesos, el escarmiento cala al alma.

Estoy convencida de que el escarmiento es el saboteador principal de nuestra mejor versión, de nuestros sueños, metas, ilusiones… incluso por delante del miedo quien, sin embargo, se lleva la fama.

No es fácil, pero hoy lo vamos a desenmascarar. Cuanto menos vamos a conocerlo mejor, para poder oír sus pasos, para detectar que está cerca, acechando a su presa.

Escarmiento, del verbo escarmentar: Castigar o reprender duramente a alguien para que no vuelva a cometer la falta por la que se castiga o reprende. En intransitivo: Quedar una persona decida a no repetir una acción por la que ha sufrido malas consecuencias. Etimológicamente, es un misterio, parece ser que pueda venir del gótico skaírjan (burlarse, mofarse).

Seguro que todos conocéis el experimento científico de los monos y los plátanos, ya ningún mono sabía el por qué, pero todos estaban escarmentados, ninguno se acercaba a los plátanos sabiendo que recibirían una paliza, aún cuando no la hubieran recibido nunca, aún cuando jamás les hubiera tocado el manguerazo, existía una emocionalidad que les impedía alcanzar aquello más deseado, su manjar preferido, una emocionalidad que incapacitaba a la acción.

Esas son las consecuencias del escarmiento, nos incapacita de manera permanente para una acción concreta, sin cuestionarnos el por qué, sin tan siquiera ni imaginar que nos lo podamos cuestionar, porque simple y llanamente anula la posibilidad de nuestro marco de voluntad.

El escarmiento se da cuando hemos vivido un desengaño, desilusión, frustración, importante que nos ha herido, nos ha provocado daño, normalmente de manera repetida. De tal forma que registramos un aviso, una advertencia de peligro, necesitamos un antídoto y acudimos al recelo. Primero de manera consciente, más tarde, ese recelo se convierte en una segunda piel, una piel impermeable, una piel que nos protege del chirimiri, una piel que no pesa, no se nota, de inicio muy cómoda… una piel que va devorando al ánimo. Una piel que mas fina o más gruesa, todos llevamos.

A diferencia del miedo, que hace un impactante acto de presencia (Se nos acelera el pulso, nos empapamos en sudor frío, se paralizan las extremidades, el estómago se encoje…), el recelo no se nota, es carente de emocionalidad. Se ha integrado de tal forma que parece que sea nuestro raciocinio más primitivo, en pleno uso de sus facultades, quien en algún momento decidió no actuar, no avanzar, no lanzarse a por ello, en base de no me interesa, no me mueve, no me pone, ni fu ni fa. Ni tan siquiera despierta el interés.

A diferencia del resentimiento que normalmente se identifica con una persona o grupo concreto que nos ha disgustado o enfadado y a quienes consideramos fuente de nuestras desdichas, a quienes convertimos en objeto de nuestro rencor. El escarmiento no distingue a los actores, da igual ya quien sea la fuente, porque anula directamente nuestro deseo de acción. Ni siquiera provoca resentimiento a quien pudiera impedirlo, porque ni lo queremos.

A diferencia de una creencia limitante, que atiende a razones, con las que somos capaces de justificar el porqué si o el porqué no de nuestras decisiones. El escarmiento no tiene justificaciones para el porqué, al anular el deseo de acción, al anular la necesidad, ni tan si quiera existe ya la decisión.

Y así, vamos por la vida, cubiertos con la piel del escarmiento. Y así hemos desintegrado alguno de nuestros sueños, de nuestras ilusiones, de nuestras metas. Así encontramos personas que se embarcaron en una carrera universitaria que les apasionaba, pero que jamás ejercieron; personas que aman el deporte pero jamás compitieron; personas que escriben relatos, historia, poesía, pero jamás publicaron o compartieron; quienes cantan como los ángeles pero sólo en la ducha; quienes bailan al ritmo de la tierra pero siempre a solas; quienes acumulan sus dibujos en una carpeta; quienes ya no amarán, quienes…. Fueron tan dolorosas las caídas que se tuvieron que anestesiar, activaron el automatismo, borraron el deseo. Y sólo cuando alguien curioso nos pregunta por ello, cuando alguien curioso tira del hilo, logramos recordar que aquello nos apasionaba, pero incluso nos es difícil recordar porqué lo dejamos atrás. Sueños de juventud…

Y a veces ahí se queda, dormido. Desde aquí nos invito a despertar!! y sé que no es fácil, pero nos lo debemos, nos lo debemos desde nuestro propio amor, es el mayor acto de valentía, despertarnos! Sin brusquedades, cual si se tratara de un bebe prematuro, con esa ternura, con ese amor, con ese impulso de vida. Abre la carpeta de tus dibujos, la libreta de tus poesías, la de los apuntes viejos, aquellas fotografías, los diarios de entonces, tus notas, tus recuerdos. Abre poco a poco tu alma, despréndela de la piel del escarmiento, primero un trocito pequeño, escuece, pero no mata. Confía, aguanta, comparte con tu gente de confianza, te recogerán, celebrarán que estés volviendo. A algunos los sorprenderás, otros pocos desaparecerán, pero y qué más da si cuando lo que aparece eres tu. Imprégnate del aroma de tu esencia, fíjate dónde de tu cuerpo la sientes, concentra tu respiración allí, sumérgete en la emoción que emana, quédate allí un rato, verás que no pasa nada amenazante, muy al contrario sentirás como una energía especial recorre todo tu cuerpo, como se expande desde el núcleo original, como te invade, como te hace vibrar, hace que te sientas vivo… verás como entonces se desprende por completo el recelo, el escarmiento. Verás como incluso no entenderás como no lo hiciste antes, pero no es el momento del juicio, es el momento de saltar a la vida, el momento de ser tu, de celebrar!! Y sí, volverás a caer, claro que lo harás, pero ya no se apoderará de ti el recelo, lo hará el aprendizaje, la experiencia, la sabiduría que necesitamos para seguir en este nuestro proyecto de vida. Atreverme, Retarme, Amarme, Amarte

Y si necesitas algo…Gritá (Jarabe de Palo)

Me alegro de volver a verte, un abrazo inmenso, un abrazo de bienvenida!!

Photo credit: Invocando al dios de la lluvia de Oscar Mota en Flickr

21 pensamientos en “Maldito escarmiento!!”

  1. Buenos días:
    Cuantas cosas nos perdemos por no ser espontáneos y libres y hacer caso a esto se hace así. Es difícil romper con los comportamientos aprendidos, pero bueno de vez en cuando desafiar e intentar subir la escalera, da vidilla.
    Enhorabuena por el cambio de foto en el wordpress.
    Un saludo y feliz semana, a ver si subimos a la escalera :).
    Jesús Mari

    Me gusta

  2. Recuerdo y traigo para compartir esta cita: “El resentimiento es la emoción del esclavo, no porque el esclavo sea resentido, sino porque quien vive en el resentimiento, vive en la esclavitud.” F. W. Nietszche…….Y es una esclavitud dura porque quedamos atrapados en ella y el mejor antídoto es el “perdón” a nosotros mismos y a los demás, un perdón muy terapéutico…..no?
    Muchas gracias por tu mirada y espacio reflexivo….Abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  3. ¿Escarmiento?. Dos escenarios en galaxias distintas… uno mas visible y a la postre menos severo o quiza transitorio… y se plasma en como me penaliza la sociedad por un error, asociandose luego – esta claro – al miedo por el castigo que me desestabilizará. En el otro lado… ¿ como me penalizo yo por no haber conseguido el objetivo ?, Con intensa frustración y además acostumbra a aparecer alguien – para ayudar – que me dice que cese ya, que no me haga daño intentándolo de nuevo- que escarmiente de una vez. Es claro que en el escenario descrito al principio es práctico desistir. Pero en el segundo hay volver a batir el cobre si no quiero traicionarme hincando las rodillas ante el cadalso de mis sueños. ¿Son paraisos futuros o quimeras?. Cada cual tiene la palabra.

    Me gusta

    1. Xavier! Me alegra verte por aquí! Tu lo has dicho cada uno tiene la palabra, todas respetables. Los únicos que podemos señalarnos somos nosotros mismos, nadie mas. A quién le damos el poder de las palabras? Un abrazo!!!

      Me gusta

  4. Me gusta el post, gracias una vez más por ellos, también me gusta la reflexión de Xavier. Hay que volver a hincar las rodillas y volver a intentar, y si que es muy frustrante, como dice el post tanto que paraliza, lo que pasa que al vivir en sociedad y ser seres sociales es prácticamente imposible seguir solo si la sociedad te castiga tanto.

    Por lo tanto las palabras elegantes no son sinceras, y las palabras sinceras no son elegantes. Con lo cual si se quiere decir la verdad a la gente hazles reír de lo contrario te matarán. Hay que aprender a ser cómico en esta vida para poder sobrevivir.

    Gracias.

    Me gusta

    1. Gracias cerccan! Quizas la imposibilIdad sea vivir al margen de lo que uno es y desea, quizas la locura sea esa. Y estoy de acuerdo, el humor que nunca falte!! Un abrazo enorme y mil gracias por pasarte por aqui!

      Me gusta

      1. Noooo eso seria la locura!! Hay que ser fiel a uno mismo, a la autenticidad, respetando a la vez las decisiones de los demás porque también tienen ese derecho. Ahí está la complejidad, en complementar desde la autenticidad. Para eso las conversaciones constructivas, las que enriquecen

        Le gusta a 1 persona

      2. jajajajajaaj, dígaselo a los monos y a los científicos que hicieron el experimento…. o a la sociedad o a los que castigan o a los que no quieren escuchar. Muchas gracias.

        Me gusta

  5. Reblogueó esto en y comentado:
    Las palabras elegantes no son sinceras, y las palabras sinceras no son elegantes. Con lo cual si se quiere decir la verdad a la gente hazles reír de lo contrario te matarán. Hay que aprender a ser cómico en esta vida para poder sobrevivir.

    Me gusta

  6. Ufff! Me ha resonado mucho este lastre del escarmiento. Y hasta me duele! Con lo que me gustan los platanos y el gozo de subir por la escalera! Y allá voy, para arriba, aunque voces escarmentadas griten sus consignas… quitándome algunas capas y aceptando que tengo escarmiento en las entrañas… Y también el coraje y el amor de abrazar mis propios lastres. Un abrazo muy grande! Agradecido de leerte, releerte y aprender de este maldito…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s