Mi verdad sobre la Plenitud

signo-dibujo-ejecutivo-8985912-oPreciosa palabra que nos evoca ese estado emocional al que aspiramos, aspiramos a la plenitud. Así lo verbalizamos, queremos una vida plena, queremos sentir el estado de la plenitud, anhelamos estar allí y sentirnos plenos.

Fantaseamos con cómo sería, envidiamos a quienes creemos que han llegado a ese estado, nos desesperamos porque no hay manera de llegar, luchamos, hacemos, construimos una escalera que allí nos debería llevar, pero parece como si fuera de caracol y en sentido inverso. Por más vueltas, no parece avanzar y acumulamos y acumulamos por si se trata del que tenga más, pero lo más que obtenemos es más de lo mismo y sentimos ese vacío de no llegar y no entendemos, porque querer ser queremos ser plenos, completos.

Seguramente vosotros ya lo sabéis, pero yo lo acabo de descubrir, ocurre que tenemos un error de concepto, ocurre que la plenitud no es tal como la mayoría entendemos, tal así no existe, tal así no la alcanzamos, tal así vamos a ninguna parte. La plenitud no es un estado a alcanzar, a la plenitud no se llega, la plenitud simplemente es y, es siendo.

Hemos entendido la plenitud como el apogeo, como el mejor momento de algo, así lo define el propio diccionario: “Apogeo, momento álgido o culminante de algo”. La entendemos como un estado de armonía, serenidad, positivismo, equilibrio. Y, así, siento que es, el punto es cómo se fluye a ese estado, cuál es el camino.

Cuando hablamos de plenitud, visualizamos siempre imágenes de personas felices, casi siempre en la naturaleza, en paisajes impresionantes, siempre en un día soleado, ni un tono de gris, siempre con los brazos bien abiertos, abrazando al viento, caras sonrientes, ojos brillantes, incluso el brillo de su piel es diferente. Y sí, así es la gente plena… Pero cómo leches se llega!! Nos seguimos preguntando.

Y empezamos la escalera, la escalera de metas, de cosas que pensamos nos llevarán allí, siempre mirando a un futuro, cuando consiga esto, cuando esté con, cuando tenga tal, cuando, cuando, cuando, cuando…y la vida pasa y no hemos conseguido fluir y no nos hemos sentido plenos, más unos segundos, a veces, de lo que parecía serlo, unos segundos de su luz, tan efímeros, tan etéreos, tan sutiles, que en realidad no fueron. Y luchamos contra toda emoción que no suponga plenitud, rechazamos, cualquier otro matiz sin darnos cuenta que en ello nos negamos ser plenos.

He entendido que la plenitud significa eso, TODO, significa COMPLETO. Lo dulce y lo amargo, lo alegre y lo triste, la prueba y el error, la seguridad y la incertidumbre, la asertividad y la vulnerabilidad, amor y desamor, soledad y compañía, sol y nubes, montañas y valles, subir y bajar, sufrir y disfrutar, luz y oscuridad. Plenitud es una gama infinita de sabores, colores, aromas. Plenitud es INTEGRAR, aceptar todos los matices de las emociones, aceptar todas las experiencias de la vida, aceptarlas y vivirlas con toda intensidad, no de puntillas, lanzarse, atreverse, confiar. Entender el futuro desde la unión de los pasos del pasado y el presente. Aceptar el presente como puntos de unión en un futuro. Aceptar lo que venga como parte de la plenitud.

Lógico que no la alcancemos fácilmente, lógico porque sólo vemos y queremos la parte de la Plenitud que nos atrae, repudiamos sus aspectos menos atractivos, repudiamos parte de su Ser, de su esencia, no hemos entendido que eso también es ella y entonces…. ella nos huye porque no la aceptamos como es. Y la ironía es que sólo aceptando su todo, llegamos a ella. Sólo estando dispuesto a saborear todos sus aspectos, podemos acceder a ella.

Plenitud es descubrir todos los rincones, vivir todas las emociones. Plenitud es atreverse, retarse, sentir.

Y por eso yo pido enséñame Vida y la Vida en su inmensa generosidad me va enseñando. Y de repente ya no es una carrera, ya no es una lucha, ya no es un deseo. Es una realidad. Es la realidad de cada momento.

Te animas a descubrirla de verdad?

Por si no te decides, por si necesitas más datos, te dejo con Alan Watss acerca de “decisiones”

https://youtu.be/dpyxqDnXG8E

Un abrazo inmenso!

Photo credit: Horóscopo del día SanTiago

9 pensamientos en “Mi verdad sobre la Plenitud”

  1. Plenamente de acuerdo con el mensaje que tan audazmente dejas en este post, atreverse, retarse, sentir…. Con plena Confianza ……y con foco y atención plena, para vivir el momento presente desde valores fundamentales ( y por supuesto sin juzgar ).
    Un abrazo y mi admiración……..plena!! 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s