LLegando al capítulo final

Diapositiva1Y ya vamos terminando otro año… otro año que apenas empezó hace unos días, que iniciaba con incertidumbre, con expectativas, con ganas de llenarse de cosas nuevas. Un año en cuyas primeras páginas escribia: “…con expectación y cierta excitación, inicio este año, le hago un guiño y en la primera página de mi bloc de notas  empiezo a  escribir: Vive, ama, sonríe, besa,abraza,baila, salta, llora, sueña, cree, imagina, confía, aprende, perdona, pide, da, empieza, acaba, sigue, honra, grita, canta… SE FELIZ… con los brazos abiertos y la sonrisa puesta le recibo, dispuesta a vivir lo que quiero, dispuesta a vivir lo que quiera, sin medias tintas, es tiempo ya de autenticidad, es tiempo de empezar”

Ha sido un año intenso en todos sus matices, un año lleno de Vivir, con lo que la Vida es. Un año en el que juntos hemos experimentado y aprendido, un año que ha llenado el blog de momentos vivenciales, de aprendizajes vitales.

Dificil resumirlo en un post, pero ahí van algunas de las reflexiones que merece la pena revivir, tener presente para seguir en esto del vivir coherentemente, para no olvidar que somos esencia, que tenemos infinitas posibilidades, que sólo aprendiendo se llega y sólo desde el amor se aprende.

Y por si no llegaras al final… desde ya te digo que gracias! Gracias por estar, gracias por acompañarme, gracias por dejarme Ser, gracias por entender, mil gracias!!

La vida no se controla, a veces tomamos decisiones, a veces las decisiones nos toman. Que no quede recodo sin descubrir que no quede emoción sin vivir.

Abandonar a nuestros antiguos personajes es un acto heroico, requiere valentía…y pues a sensu contrario… dejar que se queden sin más, sólo porque un día llegaron… es peor que un acto de cobardía, es un acto de abandono, de repudia, de anulación, es un acto de huída y  la respuesta no es la huída.

Claro que no eres perfecto! Ni tu ni nadie, la perfección no existe, igual que no hay nada bueno ni nada malo, sólo existe el camino del aprender, ahora acierto, ahora fallo. Somos lo que hemos vivido y eso nadie nos lo puede quitar.

Nos olvidamos de que solo tenemos lo que damos, nos olvidamos de que nada es para siempre, de que la vida no tiene garantías, nos creímos pisar tierra firme, pero no pisamos firmemente, cuando lo único que nos puede dar estabilidad es la firmeza de nuestros pasos para avanzar y saber que esto también pasará.

El enfado no existe, desde la verdad de lo que sientes podrás actuar hacia la verdad de lo que necesitas, sin enfado, con ternura, con amor.

El Reto nunca nos abandona, permanece, aparece y reaparece hasta que se transforma y solo tiene una forma de transformarse que es en aprendizaje. Se siente en la boca del estómago, en el ritmo del corazón.

Me di cuenta de que no hay sies sin noes,  ni noes sin síes, incluso que a veces los noes son sies que no pueden ser y los sies son noes que no saben ser.

Si no somos sentimiento, para qué estamos? Si todo se pudiera resumir en una hoja de cálculo..qué somos? Si todo es programable, qué aportamos? Y si ya se están desarrollando robots con sentimientos…Para qué nosotros nos los negamos? Siento, luego existo. Ante las cosas importantes de la vida puedo ser y sentir, confiar y dejar fluir para que lo que pueda ser sea sin más.

Tener la piel fina, ser vulnerable no es ninguna debilidad, menos una cobardía o una sensiblería. Es integrar vida, es añadir el ingrediente de la humildad, de saberse expuesto a los avatares, de aparcar la prepotencia de poder con todo, de la utopia del control, de asumir tus límites para poderlos ampliar de verdad. Reconocerse vulnerable, es declararse presente, a lo que venga y …a ver quien es el valiente! porque a mi no hay día que las piernas no me tiemblen…

Pienso que  es cuestión de orden que el problema radica en que nos hemos olvidado de lo nuestro y hemos hecho nuestro lo que nos dieron, nos dijeron o con lo que nos confundimos en un momento dado, en un cruce de caminos. No digo que no seamos profesionales, padre, madre, esposa, marido, amigo, vecino… pero esos son roles externos, roles temporales que si no se desempeñan desde el Yo de cada uno, acaban con el uno. Confundimos lo que estamos haciendo con lo que somos, vamos robando espacio a lo que somos con lo que estamos haciendo, es como alterar el orden natural, no es sostenible en el tiempo, nos desgasta hasta que no hay descanso que reponga ese cansancio.

Deje de leer quien no ha sentido miedo, quien no lo siente en este momento. Deje de leer quien no ha sentido y siente el conflicto entre lo que quisiera decir o hacer y lo que dice o hace. Pero sé sincero contigo porque si vives en este mundo, sientes miedo. No es fácil, lo sé, en esos momentos de conflicto, el suelo tiembla, lo sé, uno puede sentir hasta una especie de huracán, se siente en medio de una especie de torbellino, a veces dan hasta vahídos. Ese es el justo momento para tomarse unos segundos y conectar con uno mismo, centrar la atención en aquella parte de nuestro cuerpo donde sabemos que sentimos nuestra libertad interior, sumergirse allí adentro, testear cómo me estoy sintiendo, qué es lo que está pasando allí, integrar eso también en la toma de nuestra decisión, confiar en ello porque es nuestro criterio más sincero, nuestra fuente básica, libre de todo condicionamiento cultural, político, religioso, económico o del ego. Libre de todo lo que nos reprime, constriñe o diluye.

Maldito escarmiento!! Sutil, sibilino, nocturno, constante. Cobardemente, sin dar la cara, por la espalda, va devorando al ánimo, bocadito a bocadito, insaciable, hasta que no quede nada. Como el chirimiri, que no moja pero va empapando hasta calar los huesos, el escarmiento cala al alma. Estoy convencida de que el escarmiento es el saboteador principal de nuestra mejor versión, de nuestros sueños, metas, ilusiones… incluso por delante del miedo quien, sin embargo, se lleva la fama.

Ese silencio que impide cerrar, ese silencio que nos deja suspendidos en el limbo, nos confunde, nos agota, nos hunde. Ese silencio que da paso a la interpretación, a las interpretaciones, porque deja tanto espacio…que todo cabe. No lo soporto! Me parece de cobardes!

Ojalá todo el mundo fuera lo suficientemente egoísta, porque la única manera de ser sinceramente altruista es desde la verdadera libertad del amor por uno mismo. Cuando uno se ama sinceramente es cuando de manera sincera puede incluir a los demás. Y nos amamos sinceramente cuando nos damos permiso para al disfrute de la vida, del propio espacio, del propio Ser; cuando nos legitimamos para expandirnos y experimentar desde la libertad. En definitiva cuando egoistamente damos alimento al alma.

“..hay infinitos números entre el 0 y el 1”, Todos lo somos, nuestro sentido como seres humanos es manifestar una vida deposibilidades infinitas, Todo es posible, nada es realidad, nada, hasta que decidimos actuar y es decidiendo y actuando que construimos nuestras historias.

Los buscadores somos curiosos, curiosos de la Vida que es a donde queremos llegar, a entender el sentido de la Vida de verdad, a entender nuestro sentido en esta Vida, a no irnos sin haber hecho nuestra contribución, a no irnos sin haber mirado a la Vida a los ojos, a no irnos sin haberle podido decir a la Vida tómame, en una entrega absoluta de amor libre de miedos, rencores,  peros y condiciones.

No me importa tu pasado, me interesa cómo es tu presente, me interesa que proyectas para tu futuro, eso es lo que hoy eres, eso es lo que te permitirá ser, eso es lo único que necesito saber.

Cómo sería vivir desde el amor, la confianza, la generosidad? Cómo sería dejar espacio al aprendizaje, el crecimiento, la experimentación, el descubrimiento, la libertad, la responsabilidad, la opinión? Vivir sin miedo

Sabes que no tengo las respuestas porque cada uno tiene las suyas. Sabes que no hay fórmulas mágicas, porque no hay magia para lo auténtico, más que lo auténtico es mágico. Pero conforme te escucho me retumban las palabras Valentía y Confianza. Esa es la combinación que a mi me ha servido, la que me sirve, la que me acompaña, la que necesito, a la que me agarro, la que invoco, imploro y ruego. Y no sé cual va primero ni después, ni en qué proporción, quizás me atrevo a decir que la confianza ha de ser constante y la valentía variable en función del momento, en función del sentimiento, del reto, del miedo. Ambas dos nos dan Poder, nos llevan donde la fuerza no puede, nos mantienen cuando las energías decaen, cuando las ganas de abandonar aparecen, cuando salta el off.

Un entorno de confiabilidad, es un entorno mágico donde se habla un lenguaje peculiar, el lenguaje de la esencia humana, compuesto de pocas palabras y mucha emocionalidad, mucha mirada, silencios que hablan, gestos que delatan al corazón. Un lenguaje que aclara, aclara sentimientos, deshace embrollos, borra cuentos, aniquila mentiras, ahoga odios, acuna tristezas, abraza soledades, besa angustias, baila con la alegría, cocina emociones…

Nuestros sueños sueñan con nosotros” Mis expectativas son la expresión de lo que yo deseo, forman parte de mi y lo único que me pido es ser consciente de ellas, no darlas por sentadas y mucho menos por descontadas, darles presencia, darles palabra, darles acción, huir de la exigencia, sin comprometer mi fluir. Vivirlas, quererlas, promoverlas, tanto cuando me proporcionan satisfacción y realización como cuando me traen desasosiego y dolor porque siempre, siempre, me acercan a mi mejor versión.

La felicidad es el fluir de las luces y las sombras, las nubes y los claros, el viento y la calma, la muerte y la vida y sus bailes entrelazados que nos dibujan una gran sonrisa. La felicidad es la aceptación de ese fluir, vivir en ese fluir, formar parte de ese fluir que nos hace sonreír. Felicitas es fertilidad, es vida.

He entendido que la plenitud significa eso todo, significa completo. Lo dulce y lo amargo, lo alegre y lo triste, la prueba y el error, la seguridad y la incertidumbre, la asertividad y la vulnerabilidad, amor y desamor, soledad y compañía, sol y nubes, montañas y valles, subir y bajar, sufrir y disfrutar, luz y oscuridad. Plenitud es una gama infinita de sabores, colores, aromas. Plenitud es INTEGRAR, aceptar todos los matices de las emociones, aceptar todas las experiencias de la vida, aceptarlas y vivirlas con toda intensidad, no de puntillas, lanzarse, atreverse, confiar. Entender el futuro desde la unión de los pasos del pasado y el presente. Aceptar el presente como puntos de unión en un futuro. Aceptar lo que venga como parte de la plenitud.

El deseo es esa fuerza que nos nace de las entrañas, la que nos hace avanzar, haciendo caso omiso a las dificultades o reduciéndolas a la mínima expresión. Fijando la mirada en aquello que anhelamos, sintiendo su llamada. El deseo ocupa nuestro cuerpo y alma, los alinea, en perfecta conjunción, en un baile intangible de razón y amor, en una perfecta combinación. Perfecta combinación que sólo se da cuando nos dejamos fluir, cuando nos dejamos llevar.

Amor, sentimiento mayor, emoción para valientes, exclusiva de quien esté dispuesto a perderse, envenenarse, diluirse, dejarse. El Amor es una exquisitez reservada sólo a unos cuantos, a aquellos capaces de Ser. El amor no entiende de distancias, la distancia la ponemos nosotros, es cosa nuestra. Para el amor, ya te dije, no hay geografías ni tiempos, cuando se encuentran dos almas gemelas es para la eternidad porque de allí vienen , aunque nuestra memoria mortal no lo pueda recordar, aunque nuestra naturaleza miedosa lo deje de considerar. Y así en ese idioma que no entendemos, hay quien nunca será amado como ama, quien nunca amará como es amado, quien ni siquiera habrá llegado a amar, quien no entienda ese lenguaje pero sea capaz de dejarse llevar, quien como el viento flote en libertad, quien disfrute del milagro del amor…porque… el amor es un milagro. Yo desde aquí reivindico la cultura del amor, reivindico su lugar, reivindico su papel protagonista en nuestras vidas, somos amor, somos esencia, no somos otra cosa. Desde aquí reivindico la desnudez del amor, reivindico su versión original, lo que nos hizo evolucionar. Desde aquí reivindico y nos animo a amar.

Cuando observo y siento todas esas cosas bellas, esas esencias auténticas; cuando siento los millones de matices de emociones que somos las personas y sus conexiones con sus presentes, sus pasados, sus infinidades. Cuando siento la fuerza que somos, cuando siento que somos parte de esa naturaleza… de ese todo… sincronicidad… Es entonces que me invade la emoción de un gran placer, un placer agudo, intenso, profundo, denso. Quizás sea felicidad, no lo sé. Seguramente el nombre de igual, lo importante es que siento que esas cosas bellas son las que nos conectan, de las que nos podemos alimentar haciendo posible cualquier cosa desde ese lugar. Sólo nos tenemos que atrever a entrar, sentir y observar.

Sobre todo, lo que quiero es andar liviana, andar descalza, andar sin peso, empaparme de lo que haya, llevarme casi nada y traer de todo puesto. Seguiré agotando mis fuerzas en lo que me apasiona, en aquello que me hace vibrar y con quien me haga vibrar porque merece la pena, merece ese tiempo, pero ya no más habrá esos otros días… Serán días de baños de espuma, días de agradecimiento y generosidad, días de celebración porque me agoté haciendo lo que amo, me agoté dándome a la vida, me agoté contigo, me agoté siendo

Ahora que puedes volver a confiar en ti porque pisas firme, ahora que te sientes casi invencible, que no estás a la desesperado, que puedes ponerle otra mirada…no pases pagina todavía y escribe, con esa letra bonita tuya, esas últimas páginas en blanco de esta parte de tu historia. Escribe un final feliz para ti que sirva de prólogo para la próxima.

“hilo de luna, hilo de vida, hilo de luna, hilo de Vida…” .. siempre queda un hilo mientras quede un palpitar incluso un poquito más allá. Me has llamado luna con ese hilo que ahora siento como tu cómplice sonrisa…

“Si has perdido tu verdadera esencia, cualquier cosa de la vida, lo único que te traerá será inquietud. Si has descubierto tu verdadera esencia y razón de Ser, lo único que podrás seguir es el sendero de la verdad” (Rankei Doryu’s)

12 pensamientos en “LLegando al capítulo final”

  1. Cómo sería vivir desde el amor, la confianza, la generosidad? Cómo sería dejar espacio al aprendizaje, el crecimiento, la experimentación, el descubrimiento, la libertad, la responsabilidad, la opinión? Vivir sin miedo,,, como sería Antonia lo estás viviendo,, y no encuentro el adjetivo para calificarlo, es impresionante, desafiante, acojonante, ,, lo que es segurisimo es que es de verdad y el camino es lo más bonito que he caminado y tengo la suerte de caminarlo a tu lado

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s