Atrévete y cuéntame!

SONY DSC

Bueno, pues… ya empezamos, primer día de los que le van a seguir después.
Y aunque no me gusta eso de que haya fechas en las que haya que, en este caso celebro que al menos haya un día en el que nos replanteemos nuestros retos, lo que queremos Ser. De no ser por esta costumbre extendida de definir nuevos propósitos a inicio de año, dada nuestra tendencia a ser animales de hábitos, no lo haríamos nunca, simplemente seguiríamos la rueda de lo que vaya pasando, a lo sumo lo que establezca la tendencia que está de moda, como digo yo…pasando de puntillas por la vida, rozando el larguero, convenciéndonos de lo maravilloso de nuestras vidas, de la “estabilidad” conseguida, coleccionando fotos sin vida, sonrisas sin alma, caricias sin roce, consumibles, consumiéndonos…sin mirar hacia adentro, sin mirarnos, sin sentirnos, sin amarnos.
Y así el tiempo iría pasando, el tiempo vuela, los ciclos pasan a la velocidad de la luz. Desde esta sensación os deseaba para este año que se inicia, mucha felicidad, lo mejor. Os deseaba que el tiempo sea oro para cada uno de vosotros, pero no por él mismo, no por su escasez…. sino por lo que tú haces con él y cómo eso te hace sentir porque…se trata de sentir, se trata de ser, ni de estar ni de tener.


Hoy la mayoría estamos resacosos, la fiesta, la celebración, los buenos momentos nos inundaron. Hoy nos da pereza ponernos a esto, algunos siguen de celebración, otros no piensan ni quitarse el pijama, bastantes todavía estarán pensando si levantarse. Como para ponernos ya con los propósitos, con las obligaciones, con la lista de pendientes….No fastidies!! Hoy todavía es festivo!! Por eso mismo, hoy mantenemos el sabor de ayer, esa especie de alegría extraña que da cuando suenan las campanadas, ese nerviosismo, esa expectación, como si al sonar las campanas adquiriéramos una nueva oportunidad, nos da por pedir deseos, nos sentimos legitimados a ello, merecedores de tener un mejor año. Y es desde esa emoción que seremos más generosos con nosotros, más permisivos, más ambiciosos con lo que queremos Ser. Créeme, mañana nos viene aquello del baño de realidad y…nos tiramos para atrás!Hoy es un buen día para dedicarnos un poco de ese oro a nosotros mismos.
Y si te pones y, me permites, te aconsejo que no hagas esa lista de propósitos, no reduzcas tu poder de Ser a una lista de cosas a hacer, no se trata de eso, se trata de definir cómo te quieres sentir y qué es lo que hará que te sientas así. Se trata de Ser para poder hacer. Se trata de reflexionar sobre qué es lo verdaderamente importante para ti y sobre qué estás dispuesto a apostar para conseguirlo. Se trata de definir tu mantra para este año, esa frase que te orientará cuando estés perdido, esa que dará sentido a lo que estás haciendo, la que te indicará el camino. Una vez tengas ese mantra, verás que la “fastidiosa” lista saldrá sola y ya no será tan fastidiosa porque forma parte de lo que quieres Ser, de tu camino.
Y si lo haces así, te encantará recorrer cada parte de ella, ver cómo avanzas. Te encantará experimentar, porque sólo experimentando la podrás saborear es sus sabores dulces, amargos, picantes, salados.
Y, si me permites, te aconsejo que no te pongas límites, porque no los sabes. Deja de un lado esas creencias, esos principios, esos valores, las líneas rojas. Déjalos de lado hasta que no sepas, hasta que no sientas, que de verdad son los tuyos. Esta para mi, es la prueba de fuego, la más difícil y la más esencial para cruzar la frontera entre lo que estamos siendo y lo que queremos ser. Esos principios que hemos hecho nuestros, que nos limitan en ese crecimiento y que no tenemos otra manera de saber si en realidad lo son que ponerlos a barlovento, asaltarlos, cuestionarlos, cruzarlos, experimentar con ellos, ser nuestro propio experimento, en primera persona del singular, aquí no hay nosotros ni ellos, solo Yo.
Cuando ignoras uno de esos principios, pueden ocurrir dos cosas. Una que sientas la liberación al haberlo hecho, que te sientas orgulloso de ello, de haber superado algo que no era tuyo, que descubras que al otro lado de ellos te sientes más completo, maravillado de lo que has podido hacer, grande, poderoso, evolucionado. La otra, que sientas amargura, quiebro, insatisfacción, desencaje, incluso algo más pequeño y arrepentido de haberlo hecho, No! No estés arrepentido, porque ahora sabes que ese si es tuyo, tuyo de los de verdad y siempre lo podrás retomar y siempre será tuyo y siempre ya le escucharás porque así habrás sentido que es un guía de verdad, un guía que te ancla al eje de tu esencia, un guía para esos momentos en los que dudamos, nos perdemos, nos confundimos o bloqueamos. O sea que si se da esta segunda opción, sólo lame tus heridas y date un homenaje por haberte descubierto, por haber conquistado tu propio terreno, ganando la batalla para tu libertad interior.
La única forma de llegar a ser nuestra mejor versión, de sentir la plenitud, es experimentando de esta manera y, en realidad, tampoco hay que ser tan valiente, más que estar comprometido con esto de honrarnos y honrar esta vida.
Atrévete y cuéntame!
Mi mantra para este año sigue siendo: “Salir mejor de lo que entré: Atreverme, Retarme, Amarme, Amarte. Que no quede recodo sin descubrir, que no quede emoción sin vivir” Enséñame Vida

Os dejo con Bryan Adams, “Back to you” dedicándosela a esos nuestros principios auténticos:

“Quizás te defraude, Quizás te deje en un mal estado
Pero nunca cambias tu punto de vista
Y es por eso que regreso a ti … sí”

Se os quiere!

Photo credit: Sergi

6 pensamientos en “Atrévete y cuéntame!”

  1. Hola, Feliz año. Mi.mantra será estar animado y positivo en el camino de cambio que se inició el año pasado. Estar presente en el momento (Focus de Daniel Goleman) y saber disfrutar del camino en lo bueno y lo malo, ya que habrá días con sol y días con nubes. A ver que pasa🙂
    Un abrazo.
    Jesús Mari

    Le gusta a 1 persona

  2. Antonia, el que es libre es libre en su alma, en su corazón no tiene más ataduras que las realmente le llenan y le hacen sentir ese poder dentro de sí, le importa un pepino lo material y nunca se plantea nada que no sienta, y si lo siente lo hace y ya está, y como bien tú dices si se la da y le sale mal sigue siendo libre se levanta y vuelve a sentir, así que el año nuevo es una estupidez, es un año para seguir disfrutando de lo que para cualquiera es una estupidez y que para algunos no lo es, yo este año que empieza lo termine como el anterior y no soñaba con nada y me trajo algo que en no me podría esperar, algo que me multiplica por cien, me hace más feliz aún, sublima mi ilusión, siento más cosas,con mucha más intensidad, mi sitio está lejos mis callejones están lejos, el olor a sal está lejos, pero no se me escapa ninguno ningún día porque los tengo dentro de mí desde chico y los siento aunque no este allí porque son parte de mí a veces me hacen llorar y otras reír, a veces el andar por la vida a pecho descubierto sin miedo y sin complejos me mete en unos callejones que hoy exploró cada día, en los que siento cada día, a los que cada día amo más y en los que cada día me pierdo y quisiera seguir perdiéndome contigo, un beso

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s