Ilusiones

everystockphoto-2671514-hNo he podido evitar escucharles… estaban en la mesa de al lado, el local es muy pequeño y yo…muy curiosa! Curiosidad sana, nunca me canso de observar a las personas, de averiguar sus historias, de aprender de su mirada. No deja de sorprenderme la infinidad de miradas que existen para una misma cosa, quizás sean tantas como perspectivas, es decir, infinitas, porque infinitos son los puntos en los que se puede dividir una distancia. Y observando, siendo curiosa, intento grabar en mi mirada todas las suyas.

Me hago una composición de lugar, parecen buenas amigas, se aprecia en su cercanía, en esa mirada de cariño, de cuidado. Quizás sean hermanas, quizás de sangre, quizás de corazón. La más mayor le pide a la otra que tenga cuidado que nunca se sabe, que se alegra mucho de su felicidad pero ojo! que no sea sólo un estar, una ilusión, una puesta en escena, un interés material, que se cuide de quien se quiera aprovechar. A la más joven se le va transformando la sonrisa en mueca, el brillo en opacidad, las manos tensas, la mirada crispada… levantando la cabeza, como mirando al horizonte, oigo que le contesta: “Marta, no podemos vivir relamiéndonos las heridas, las ilusiones son necesarias para vivir” y le dice eso, mientras se le saltan unas lágrimas, lágrimas serenas, lágrimas de reconciliación.
Todo un momentazo! Doy palmas por dentro, me llevo una lección de vida y ellas sin saberlo!

“No podemos vivir relamiéndonos las heridas, las ilusiones son necesarias para vivir”

Me voy pensando y sintiendo la entereza y valentía de esa joven ante la presión del miedo, del recuerdo, del escarmiento. Ante la falsa protección del amor más auténtico, sin intereses más que el del cuidado de quien te quiere.

No sé de qué hablaban, pero sé a dónde me ha llevado su conversación. Cuántas veces la vida nos trae lo que deseamos y no somos capaces de tomarlo. Cuántas veces dejamos que los saboteadores sean los que tomen el mando, cuántas veces les dejamos que pinten de negro el color dorado? Cuántas veces escondemos nuestro propio miedo detrás de posibles amenazas, de falsos riesgos? Cuántas veces nos privamos de esas ilusiones que son las que nos permiten vivir? Decimos que queremos, pero nos quedamos relamiendo heridas o poniendo tiritas preventivas. Así, va a ser que no, va a ser que la vida es dura, que la vida no nos da oportunidades, que tenemos mala suerte, que nada es tan perfecto como queremos. Pues claro que no, porque esa perfección no es más que otro saboteador, es el ideal que ha construido nuestra imaginación, a veces con todo lujo de detalles, cada detalle una trampa para nuestra ilusión. Cada detalle una oportunidad para decir que no. Para justificar nuestra falta de acción, para no lanzarse, para explicarse.

Muchas veces siento que la vida nos pone “peajes”, nos ofrece vivencias, oportunidades imperfectas a nuestros ojos, a nuestro sentir, a nuestra valentía. Y siento que lo hace como para ponernos a prueba, para testear de qué somos capaces, como si fuera una pista de obstáculos hasta llegar a la meta. La vida nos convierte en nuestro propio experimento, en nuestra propia apuesta. De verdad lo quieres? De verdad lo deseas? Pues tienes que lanzarte, arriesgarte, entrenarte. A veces siento cómo nos convierte en verdaderos héroes venciendo nuestros miedos, a la conquista de nuestras ilusiones. A veces me descubro con el alma temblando avanzando, confiando, dando un primer paso, con los ojos cerrados, pero dándolo. Y es entonces, que al abrirlos, todo se ha transformado y la vida me recoge en sus brazos, me acompaña, me guía, me cuida, en reconocimiento de ese primer paso. Ese paso que tanto cuesta, ese paso tan preciado, ese paso que sólo los amantes de la vida son capaces de andarlo. Ese paso que, siendo uno solo, te traslada a otro universo, a otro plano, al plano donde se despejan los miedos, donde se diluyen los saboteadores, donde se acaban los colores negros, donde no existen las heridas, ni son necesarias las tiritas. Y sintiéndome en ese lugar, sólo puedo que agradecerle a la vida el haberme provocado, el haberme invitado a entrar.

Las ilusiones son necesarias para vivir, pero no de ilusiones se vive. Se vive de vivir las ilusiones, de sentir que se avanza, que aunque no se llegue, se anda. Que aunque no se llegue, sé que soy mejor, que estoy comprometido conmigo mismo y mi camino. Me reconozco la valentía del pasado, me homenajeo por lo andado, me conmuevo por lo recorrido y me atrevo con el siguiente tramo.

Os dejo con Celine Dion y Il Divo con I believe in you (Creo en ti)

“Sigue tu luz
No apagues la llama que llevas
En el fondo de ti acuérdate
Que creo, creo, creo
En ti”

Mil besos!

Photo credit: Follow monday?

8 pensamientos en “Ilusiones”

  1. Hola hermana! La canción es preciosa y emocionante, ya te puedes imaginar que las lágrimas han venido a mis ojos… Ya me conoces!! El post precioso y real como la vida misma, sin ILUSIONES es muy difícil vivir, la ilusión te mueve, te ayuda a avanzar, te ayuda a dar el paso que nunca creías que lo podrías dar!! Sigamos así avanzando, ilusionándonos,… a ver hasta dónde somos capaces de llegar!! Un besazo de los gordos!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola Antonia, me encantó tu nota. Cuanto aprendemos si escuchamos!!!!!!!aunque sea a los vecinos de mesa……..
    Te comparto una historia que me tocó vivir. Yo trataba con una señora que tenía el don de la escucha. Tanto me maravillaba que un día le pregunté donde había aprendido a escuchar tan bien. Y esta mujer, que no tenía terminados sus estudios primarios, con ternura y humildad me dijo”A MI ME ENCANTA ESCUCHAR PORQUE LO QUE YO TENGO PARA DECIR YA LO SE”. Te mando un cariño Victoria Pik

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s