El día del Amor

lupercadesMañana es el día de San Valentín, no me preguntéis por qué, pero me he levantado con la curiosidad de saber dónde están las raíces de esta celebración y cuál fue su verdadera naturaleza.
De alguna manera, me resisto a creer que sea tan solo un producto de nuestro afán consumista, de la sociedad de consumo. Me resisto a creer que podamos ser tan materialistas en cuanto al amor se refiere. Me resisto a creer que somos tan poco originales como para celebrar el día del amor, el día de los enamorados tan sólo porque una vez se le ocurrió a alguien una idea comercial. Me resisto a reducir esta celebración a un tema de qué voy a comprar para sorprender, para regalar.
Parece ser que el Día de San Valentín, como sinónimo del día de los enamorados, empezó a celebrarse en el año 494 d.C, pero como una festividad católica y con el fin de anular y prohibir la fiesta pagana de las Lupercales, que se celebraba desde la Antigua Roma en honor al protector de los pastores y sus rebaños y como homenaje a la loba que amamantó a los gemelos Rómulo y Remo. No está claro qué Valentín era este, la versión más extendida es que se trataba de un médico romano que decidió hacerse cristiano y ordenarse como sacerdote, oficiando de manera clandestina bodas entre jóvenes soldados, de manera clandestina porque al parecer los soldados de la época estaban condenados al celibato, según he leído. Claudio II se enteró de lo que estaba realizando Valentín y ordenó ejecutarlo, convirtiéndolo en un mártir y referente de todos los enamorados.
La verdad es que esta versión histórica tampoco es que me haya dejado muy tranquila, la celebración del amor… no fue más que una excusa, una tapadera  para… eclipsar y hacer desaparecer otra fiesta considerada pagana? Producto de una muestra de poder? Los pelos se me ponen de punta!
Es alrededor del 1700 que se empieza a adornar esta celebración, con temas más comerciales y… con el tiempo… hasta estos tiempos. Tiempos en los que si no tienes pareja y no la “armas” por todo lo alto, parece que tenga uno que quedarse encerrado en casa o participar en una fiesta alternativa en contra del amor. Los pelos se me erizan! Qué nos está pasando??

Se me antoja, que le deberíamos dar una vuelta, volver a lo que debiera ser su esencia, recordar que mañana lo que queremos celebrar es el día del Amor.
He encontrado diferentes e interesantes costumbres a lo largo del planeta que honran al Amor en su sentido amplio, no solo entre parejas, sino entre el prójimo, entre aquellas personas que de alguna manera son importantes en nuestras vidas, porque contribuyen a hacernos mejor. Así, por ejemplo, en algunas zonas de Inglaterra se hornean panecillos de semillas de alcaravea, pasas y ciruelas para compartir con los amigos; en Dinamarca se envían entre amigos y familiares, flores blancas prensadas a las que llaman gotas de nieve; en EEUU en los colegios es típico hacer en tarjetones de felicitación que los niños intercambian entre sus amigos; en Finlandia éste es el día de la Amistad; en Lituania los amigos se intercambian la ropa “disfrazándose” unos de los otros. Y así un largo etcétera de costumbres y curiosidades que honran al Amor, sin necesidad de grandes presupuestos, de grandes dispendios, apariencias o escaparates. Sin necesidad de competir, porque de lo que se trata es de compartir con quienes se ama, de amar con quienes compartimos.
Aunque no debería ser necesario un día concreto para ello, lo cierto es que mañana tenemos la oportunidad de mostrar nuestro Amor a aquellas personas que queremos, mañana puede ser un día para honrar al Amor con mayúsculas, sin necesidad de adornos artificiales. Mañana puede ser un día para simplemente mirarnos a los ojos y decir un te quiero, eres importante para mí, para mirarnos a los ojos y darnos las gracias, para reconocer nuestra necesidad de los demás, nuestra vulnerabilidad, nuestros límites. Para ofrecernos a los otros sin más interés que el de estar, sin más interés que el de Ser, que el de Amar.
Os deseo un muy feliz día del Amor y que seamos valientes en expresarlo, mañana y siempre que tengamos la mínima oportunidad, con nuestras palabras, con nuestros gestos, nuestros hechos, nuestra persona.
Deseo que nuestro regalo de mañana no se encuentre en las tiendas, porque simple y llanamente no se pueda comprar, ni esté a la venta.
Deseo que seamos capaces de dar y recibir un regalo como ese, en la plena conciencia de que no existe nada mejor.

Os dejo con Norah Jones “Time after Time”
“Si te pierdes  puedes mirar, yo te estaré esperando
Una y otra vez
Si te caes yo te cogeré, te estaré esperando
Una y otra vez”

Mil besos!

Photo credit: google  Lupercales

4 pensamientos en “El día del Amor”

  1. Antonia amiga mía yo te envío mi felicitación por el día de la amistad, pero má allá aún por el día de la familia, te quiero hermana! Y todo ello te lo envío desde un rinconcito de la Costa Brava celebrando el finde de los enamorados! Qué viva el amor!! 😉😘😍

    Le gusta a 1 persona

  2. Bueno tu aporte Antonia……y es casi extraño que tengamos un día para los “enamorados” que ya sabemos es todos los días, quizás se impone un tono especial celebratorio para todos, parecería que mañana “todos” decimos un “te amo”…..creo el amor es un reflejo del alma, una actitud de vida, que se prolonga desde lo más intimo con nuestra pareja, hasta en cada saludo y mirada cotidiana, dando afecto en nuestro modo de decir, de mirar, de escuchar, de preguntar, de silenciar……mañana es también el día de los enamorados con la vida, en armonía. Abrazo y feliz día…..!! ;-))

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s