No te escondas

swan-265524_960_720Mi querida amiga, qué alegría me ha dado el reencontrarte, qué alegría me ha dado el verte feliz, ver que sigues tu camino, que sigues avanzando, qué sigues ampliando tus límites, que tu proceso no ha quedado en un montón de intenciones, de sueños, de compromisos vacios, de planes escritos. Qué alegría mas enorme ver que has integrado, que ya tu sola puedes, que pisas firme y fuerte, que el camino compartido hace ya dos años no fue en vano, que tu proceso de transformación fue real. Para mi es una satisfacción enorme haber asistido a tu despertar y comprobar que sigues despierta, muy despierta!

En cuanto te he visto aparecer, me he dado cuenta, ese brillo tuyo en tus ojos, en tu piel, en tu pelo… esa luz…nada tenía que ver con ningún tratamiento estético, es pura felicidad, pura satisfacción, de esa que sale cuando uno está en paz consigo mismo, no importan las circunstancias, no se trata de lo que está pasando, sino de cómo tu lo estás viviendo, cómo lo estás afrontando, cómo estás creciendo, integrando, avanzando. Y… en tu caso, es espectacular!

Es en estos momentos que me siento orgullosa, estos momentos no se pagan con dinero, ese brillo tuyo…vale un imperio!

No te escondas, sé que en estos tiempos parece un poco “friki” andar por la calle con cara de felicidad. Sé que todavía son muchos los que están luchando en ese avanzar, que son muchas las situaciones al límite que todavía se viven, por más que se empeñen en querernos convencer de otra cosa. Todavía son muchas las personas, las familias que sufren las consecuencias de aquella crisis. Todavía son muchas las personas que se quedaron en aquel último capítulo sin poder pasar página, anclados en lo que fue, sin saber definir lo que será. Sufriendo, dando vueltas en una puerta giratoria sin final. No te escondas y muestra que la tuya por fin dejó de girar contigo adentro.

No te escondas, sé que hemos crecido en una cultura en la que parece que mostrar la felicidad propia es un acto de orgullo y prepotencia. Que nos han enseñado, al menos a nuestra generación, que las cosas requieren de esfuerzo y sacrificio y que para eso hay que estar serio, hay que sufrir porque parece que si no, no existe ese esfuerzo. No caben las sonrisas ni el “pitorreo”. Nos han enseñado un falso concepto de humildad, en el que en realidad se impide el crecimiento, que si nos va bien es pura casualidad y que ya vendrán épocas en las que nos irá mal, por tanto nada de sacar pecho no sea que luego lo tengamos que guardar. No nos han enseñado a disfrutar de estos momentos, a tomar su energía para cuando no sean tan buenos. No te escondas y muestra que tu sonrisa fue el mejor de los instrumentos.

No te escondas, sé que hay quien te mira mal, en realidad no es a ti, es a su espejo a lo que representas para ellos, a poner en evidencia que si se puede, que no hay excusas, ni victimismos, ni más limitaciones que las que nos ponemos a nosotros mismos. Su sentimiento de destrucción no es para ti, es el suyo, tu representas lo que no se atreven a hacer cada uno sabrá su porqué y parece que es humano o al menos de estos humanos, el querer destruir…quizás si desaparece… ellos no tienen que actuar, pueden seguir en la queja sin más. No te escondas y recuerda tus inicios cuando no podías ver más que los escombros de aquella vida, las ruinas, las heridas, los cuerpos.

No te escondas, sé que hay quien no entendió que te tuvieras que alejar, quien se sienta abandonado, quizás vendido, utilizado, desechado, probablemente dolido. Esa no es tu cuenta, no la debes, no puedes sentirte eternamente en deuda. Ese sentimiento forma parte de su proceso, de su puerta, de su camino, de su despertar y seguro que si se atreven, les llevará a un mejor lugar, pero ese es su paso, no es tuyo, tu no los puedes estirar, tu no los puedes esperar, no puedes caminar por todos ellos, cada uno a su paso, cada uno a su ritmo, a su compás. No te escondas, que vean que si ellos caminan, tú estás.

No te escondas, no temas brillar, porque ese brillo tuyo debe ser luz para los demás, inspiración, esperanza, apertura. Mira a tu alrededor cuando brillas, mira como se expande esa energía, como se esponja el aire, como contagias. Llevas inmerso un mensaje de posibilidad, eres el vivo ejemplo de que la transformación es posible, de que la felicidad es una actitud, de que el esfuerzo con sentido no es tal, de que pasito a pasito se tatúa una sonrisa perenne, de que avanzando siempre se encuentran manos, de que amor llama a amor. De que todo va a compás.

Tienes razón… tu no eres “diferente” y por eso mismo mi querida amiga, no te escondas y muestra tu brillo porque si tu has podido, puedo yo y todos los demás.

Mil besos!

Photo credit: Pixabay- swan

 

 

3 pensamientos en “No te escondas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s