Para nada…como siempre

old-door-handle-1232158Para nada como siempre, como siempre para nada… me dices y te repites como queriendo convencerte a ti misma de ello, como queriendo grabarlo a fuego intenso, como queriendo registrar el escarmiento, a fuego lento. Deseando no olvidar el dolor que sientes en estos momentos, esa sensación de menosprecio que te invade hasta el punto de provocarte nauseas desde muy adentro.

Yo creo que no hay nada que sea para nada, todo es para algo y, aunque nos parezca que repetimos y repetimos comportamientos, que tropezamos con la misma piedra…pienso que no es así. O al menos si es la misma piedra, está distinta. Si has tropezado con ella, estará en otro lugar o más hundida, o más afuera, o desplazada o desgastada por tu patada…no puede ser la misma piedra, será algo distinto al igual que tu, no puedes ser la misma que antes del primer tropiezo o del vigesimoquinto intento. Me niego a que sea así, algún aprendizaje hay seguro, quizás muy sutil, quizás no lo ves, quizás necesitas del efecto lento de la erosión para que haga efecto, pero no es para nada mi amiga, no hay para nadas.

A veces necesitamos ir a picar a la misma puerta una y mil veces, aún sabiendo desde la segunda vez, que no se abrirá o no la abrirá quien ansiamos que lo haga, o la abrirá con una intención muy distinta a la que buscábamos. Pero necesitamos ir una y otra vez, las que sean necesarias, hasta llegar a comprender que detrás de esa puerta, en realidad, no hay nada ni nadie que nos corresponda. Necesitamos recibir tantas bofetadas como sean necesarias y no pasa nada porque has de saber que algún día será la última que ya podrás no volver a esa puerta, que incluso pasarás por ella sin darte cuenta, aún cuando estuviera abierta.

A veces nos empeñamos irracionalmente en algo, porque las emociones tienen su vida propia y tratamos racionalmente de vencerlo, lo luchamos, guerreamos, nos desgastamos en ello, nos agotamos y va y resulta que cuanto más nos empeñamos racionalmente, más nos emperramos emocionalmente porque las emociones hacen su efecto y ocupan su lugar y cuando les privamos de ese lugar, se expanden con mayor fuerza, a modo de los leucocitos que son capaces de multiplicarse ante un ataque, así son las emociones, más fuertes cuanto más intentes obviarlas. Y así nos hacen caer “en las mismas” una y mil veces, hasta que sea desde la propia emoción que se recorra el proceso que sea que se requiera, hasta que se borre la última traza que la genera.

No te enfades contigo por seguir acudiendo a esa puerta, al contrario ves cuantas veces sientas, ves con la fuerza de quien recorre su camino, ves con la conciencia de quien acude a lo que desea, ves hasta que obtengas tu respuesta. Escucha al camino, escucha que te dice, si lo escuchas con el alma, comprenderás el por qué de que se cierre o se abra. En un momento dado, serás capaz de ver otras entradas, de valorar otras opciones, de apreciar la magia de sentirte liviana, esponjada. Serás capaz de ver los cambios que has experimentado en ti mientras acudías a aquella puerta una y otra vez. Serás capaz de entender que de no haber sido así, hoy no serías tan bella. Que de no haber sido así, hoy no habrías alcanzado esta otra puerta.

A veces se me antoja que la vida es como un juego de “esos de las maquinitas” que vas subiendo de nivel según superas o no las pruebas. He conocido a personas que ante el mínimo tropiezo se quedaron en aquel nivel y he conocido a quien no cejó hasta que terminó. Todos empezamos desconociendo el juego, sus pruebas, todos tenemos las mismas posibilidades, aunque diferentes destrezas, cada uno aprendemos como lo hacemos.

No existen los para nada y menos los como siempre.

Te quiero!

os dejo con Paul McCartney-The Long And Winding Road

El largo y sinuoso camino que dirige a tu puerta
Nunca desaparecerá
He visto ese camino antes
Siempre me dirige aqui, me dirige a tu puerta 
La salvaje y ventosa noche que la lluvia arrazó
ha dejado una pileta de lágrimas lloradas por el dia
¿Por qué me dejas parado aquí?Dejame saber el camino
Muchas veces he estado solo
Y muchas veces he llorado
De todos modos tu nunca sabras
las muchas veces que he intentado
Pero ellos me siguen dirigiendo atrás, al largo y sinuoso camino
Me dejaste parado aquí hace mucho mucho tiempo
No me dejes esperando aquí, dirigeme a tu puerta

 

Mil besos a todos.

Photo credit: Old door handle- everystockphoto

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s