Todas las entradas por antonia

Pasión y curiosidad por las personas, su esencia y valores. Todos somos héroes y hacemos cada día cosas maravillosas. Nuestras posibilidades son infinitas y me gustaria que las descubrieramos juntos. Life&Executive coach

En algún lugar, en alguna fecha

file271302365586

En algún lugar, en alguna fecha

Queridos míos,

He estado viajando, sigo viajando, viajando sin pasaporte pero no de incógnito, todo lo contrario…. a alma descubierta a lugares donde no existen las palabras, sólo sentimientos,  emociones, latido…. muchas veces silencio…

Me echaba de menos, no sabéis cómo, no sabía cómo

Este viaje empezó hace ya un tiempo, no recuerdo exactamente cuándo, fue la presencia de una brisa que me rozó la piel, no sería la primera brisa que lo hiciera, pero si la primera de la que tomé conciencia, la primera que se llevó una fina capa dejando a descubierto nuevos tejidos mucho más sensibles que los anteriores, más delicados, más suaves, más permeabilizados. A partir de ahí todo fue más precipitado, acelerado, había prisas por descubrir, conocer, buscar, sentir. No fue difícil soportar los vientos huracanados que se iban llevando esas partes de mi que sobraban, no fue difícil sumergirse en esos mundos nuevos, repletos de nuevos efectos sensoriales. No fue difícil dejarse embaucar por esas nuevas sensaciones, por su energía, su vibración….

Como en todo viaje a tierras desconocidas, las cosas se fueron complicando, conforme me adentraba en ese nuevo mundo, sentía que me faltaban recursos, dudaba de mi capacidad, de mi habilidad, incluso de mi resistencia física y emocional…. En ocasiones, me faltaba la respiración o me fallaban las piernas, terreno escarpado. En otras la visibilidad era escasa, nula o exagerada, destellante, terreno opaco. En otras el aire helado o el mismo aire abrasante, disecaba mi boca… En otras, distintos caminos se entrecruzaban en un laberinto de opciones sin saber cuál elegir. Y sin embargo…. tras cada ocasión, más auténtica, más transparente, cuanto más vulnerable, más fuerte, cuanto más complicado, más coherente, cuanto más difuso, más decidida… Cuanto más recuperaba mi poder cedido, todo era mucho más fácil.

Hubo días en los que me sentí poderosa, podía con cualquier cosa… hubo días en los que agradecí esos brazos cálidos que me cobijaron, sentirme a salvo, hubo días que me tentó terminar el viaje allí. Pero el viaje continua, siempre continua y una vez has aprendido a no tenerle miedo, a confiar en tus infinitas posibilidad, una vez has recuperado el poder de tu Ser, una vez que te mueves por cómo te sientes, una vez que ese nuevo mundo se hace tu mundo…. No puedes ni quieres salir de él, muy al contrario quieres adentrarte mucho más, quieres volar a mitad de su océano, recorrer todos sus terrenos, conquistarlos o mejor dejarte conquistar por ellos. Una vez entablas amistad, una vez sientes que la confianza es la brújula, una vez que vibras a su mismo nivel… Una vez que por fin te ves y te enamoras… no hay otro mundo en el que quieras Ser.

Mi querida amiga, tan querida que has provocado que escriba, estas próximas palabras van para ti:

Es cierto, una vez entras en tu mundo, una vez te reencuentras… es como pertenecer a otro lugar, como estar entre dos mundos que lejos de parecer complementarios, se antojan contrapuestos, sus criterios parecen excluyentes entre sí, es como querer volar andando… Recuerda como eras, ten presente como eres, visualiza como llegarás a ser y así como tú has evolucionado a ese lugar en el que estés, empatiza con el lugar en el que cada uno esté, ama su lugar tanto como el tuyo, respétalo, hónralo… recuerda que cada uno estamos donde podemos estar en ese momento. A partir de ahí se generará un lenguaje particular que crea puentes de entendimiento, de convivencia con cada lugar, en cada punto, en cada tiempo… Sé que en estos momentos no sabes a dónde perteneces, Ama y enseguida verás que todo es el mismo lugar.

A tener en cuenta mi amiga que:

Nuestra luz atrae a la vez que deslumbra
Nuestra energía imanta a la vez que anula
Nuestra alegría enamora a la vez que enloquece
Nuestra sonrisa seduce a la vez que obsesiona
Nuestra mirada embelesa a la vez que asusta
Nuestro abrazo envuelve a la vez que atrapa
Nuestras lágrimas emocionan sin más…
Nuestros besos embargan…

Llega a ser tal nuestra intensidad que nunca serás consciente de lo que es capaz de provocar ni en ti ni en los demás… Ama y acepta, confía y sigue, honra y vive y nada, nada saldrá mal… todo, todo será como pueda y tenga que ser. Y como pueda y es, lo amarás.

Te quiero, sigo mi viaje, me alegró encontrarte por aquí… estás preciosa!

A todos,

Seguir tu viaje de transformación, reencontrarte contigo mismo, vivir de adentro hacia afuera, incluye decepcionar a otros, contradecir algunas de las normas que nos conectan con la sociedad, desapego, desprenderse de lo preestablecido….

Ama y acepta, confía y sigue, honra y vive y nada, nada saldrá mal… todo, todo será como pueda y tenga que ser. Y como pueda y es, lo amarás.

Todos estamos en algún lugar, en alguna fecha de este viaje de reencuentro.

Cuidaos!

“Nuestro potencial humano incluye un espectro de capacidades corporales, emocionales, racionales y espirituales. Cuando nos movemos a través de las etapas de desarrollo, nuestra inteligencia corporal, emocional, racional y espiritual se desarrollan y en última instancia se manifiestan en un bello y poderoso equilibrio.” (The leadership Circle)

Miles de años después

descubrimiento

Nuestra aldea se encontraba en una meseta soleada a 4.500 metros sobre el mar, más allá de las tierras habitadas, rodeada de cumbres que elevaban sus picos por encima de donde las águilas vuelan, sus límites se perdían en el horizonte del cielo y, sólo en la noche donde el sol no duerme, podía apreciarse sus siluetas por encima de las nubes, en todo su esplendor.

Desde tiempos inmemorables nuestra tribu se había asentado en ese lugar, contrariamente a otras tribus, esencialmente nómadas, nosotros habíamos encontrado allí nuestro hogar y no sólo nuestro hogar, nuestro origen, como si todo hubiera comenzado allí y allí debiera terminar. Aquel lugar nos proporcionaba todo lo que necesitábamos para vivir, nuestros hijos crecían felices, nuestras mujeres eran fértiles y nuestras tierras generosas. Espiritualmente, éramos una tribu muy avanzada, solo otras tribus de un lugar llamado el techo del mundo, podían superarnos, según los vientos nos habían contado.

Era difícil saber desde cuando, los más ancianos, nombraban a un antepasado varios cientos de años atrás, eran historias heredadas de mi estirpe, de mis ancestros, historias que aquel día resonaban especialmente en mi, ese día, yo tomaba la responsabilidad de guiar a los míos, de cuidarlos, protegerles, proveerles, velarles, honrarles y de hacernos avanzar más como comunidad… Sentía el peso de esa responsabilidad, a la vez que el orgullo y la ilusión por ello… todo llega y ese día también.

Prepararon los mejores frutos de las cosechas, las mejores carnes de los venados, pan caliente. Cánticos, ofrendas… estábamos de fiesta, de celebración, para nosotros ese relevo era una forma de honrar nuestras tradiciones, nuestros legados, en una mirada al futuro y… sin embargo algo dentro de mí…. no me estaba dejando disfrutar. Sentía una sensación lejana, pero muy clara de alarma…

Años de abundancia se fueron sucediendo, hasta que algunas cosas empezaron a cambiar. Sin apenas poderlo percibir los días se acortaban, los inviernos se endurecieron, las cosechas se aminoraban, los hielos eternos bajaban por las laderas de nuestras montañas, cada vez nos resultaba más complicado salir de caza y cada vez más, necesitábamos de esas grasas…nuestra energía se estaba debilitando… aquella sensación de alarma empezó a ser más que una sensación.

Todos veíamos, pero ninguno quería ver…. El hielo rodeaba ya nuestra aldea, las escasas horas de sol ya no eran suficientes para calentarnos, las cosechas eran ya casi inexistentes… No teníamos fuerzas para salir a cazar y las reservas mermaban….

“Tenemos que buscar otro lugar”; Moriremos!! Este es nuestro lugar; “Aquí moriremos igual, más sin honrar nuestro legado, debemos salir y darnos la oportunidad de encontrar otro lugar”

Anduvimos durante dos lunas, hasta la cima de las montañas, desde allí podríamos ver a dónde dirigirnos.  Durante el ascenso pudimos ver como una inmensa capa de hielo cubría por completo aquel que fue nuestro hogar, sacudiéndonos la tristeza… seguimos nuestro camino. Nos alimentábamos de grasas, descansábamos amontonados, proporcionándonos calor unos a otros, éramos una familia, no íbamos a dejar a nadie atrás… Durante aquellos días, nuestros lazos se hicieron mucho más fuertes. La aurora boreal era la única luz que nos acompañaba, sus colores eran tan intensos, nítidos, relajantes… inspiraban nuestros cánticos, cánticos que a modo de mantra nos hacían avanzar. Es difícil explicar como una  experiencia tan dura, fue a la vez, tan sumamente gratificante, podíamos sentir el impulso de esa energía única que nos acompañaba, la energía de la alineación plena.

Pasadas dos lunas, llegamos a la cima… donde se perdía el horizonte parecía verse una luz similar al sol, en medio solo azul, un azul intenso, cristalino…frío. El reflejo de una placa de hielo de extensión infinita a nuestra vista. Sólo hielo a nuestro alrededor.

Silencio.

Brillo tenue en las miradas, éramos conscientes de esa posibilidad…

Iniciamos los cánticos, al ritmo de nuestros latidos, íbamos a morir, pero nos habíamos movido, nos habíamos dado una oportunidad, íbamos a morir con la satisfacción de haber honrado nuestro legado, con la satisfacción de haber estado a la altura de nuestra estirpe, de haberlo intentando, de superar la parálisis y el miedo, acompañados en ese uno solo en el que nos habíamos transformado.

Hoy, miles de años después, sigo acudiendo a esa experiencia, a esa fuente que me permite recordar quien fui, quien soy y para qué estoy aquí.

Photo Credit: Google

Sana, sana colita de rana

eye-2274884_1280

Sana, sana colita de rana que si no sana hoy, sanará mañana.

Sabemos que va a doler y nos resistimos a afrontarlo como si eso fuera posible, escondemos la cabeza debajo de la almohada, intentamos dormirlo, eludirlo, ignorarlo. Fantaseamos con que se esfumará con la luz de la mañana como si de una pesadilla se tratara. A veces conseguimos esquivarlo durante unas horas, unos días y cuando pensamos que por fin se fue, que ganamos la batalla, zasca! de nuevo sentimos su presencia intensa. De nuevo intentamos pasar desapercibidos, a ver si pasa de largo, a ver si lo consigo.

Seguir leyendo Sana, sana colita de rana

Explicaciones

multiverse-By-Bruce-Rolff-1200x762_c

Y hablando de mentiras y verdades…. llegan las explicaciones.

Comencemos por lo racional, por la definición del concepto,

Rae: del latín explicatio

1.f.Declaración o exposición de cualquier materia, doctrina o texto con palabras claras o ejemplos, para que se haga más perceptible.

2.f.Satisfacción que se da a una persona o colectividad declarando que las palabras o actos que pueden tomar a ofensa carecieron de intención de agravio.

3.f.Manifestación o revelación de la causa o motivo de algo.

Dicha declaración, debería ayudar a sacar a la luz o hacer visible el contenido o sentido de algo

En primera lectura,  terminado el post, está claro. Algo no se entiende, se pregunta y te aclaran. Pero la propia definición incluye conceptos que anclan en las emociones individuales de cada uno. “Hacerse más perceptible”, “Satisfacción”, “Ofensa”, “Intención”, “Revelación”, “Ayudar”, “Hacer visible”, “sentido”….

Incluso en esa primera lectura podemos apreciar lo subjetivo del concepto, dependiendo de cada uno y de sus mapas.

Dice Maturana en su ensayo “La objetividad, un argumento para obligar”, dicho con mis palabras, que somos cada uno quienes damos por buena una explicación o no, en función de si satisface o no nuestro criterio de aceptación previo, implícito o explícito. Nunca escuchamos en el vacío, siempre aplicamos algún criterio particular de aceptación. Sólo si se satisface ese criterio, la emoción se modifica y desaparece la duda o la pregunta.

Toma ya y, perdonad la expresión, pero ya la hemos liado! Dependiendo de lo que se busque con la petición u oferta de la explicación, paños calientes? o Ampliar la mirada?… nos daremos por satisfechos… o no…

Si buscamos un paño caliente, difícilmente vamos a hallarlo, tendrían que adivinar nuestro criterio de aceptación, aceptarlo y adecuarse en el discurso y en la acción… Estaríamos pidiendo a nuestro interlocutor mucho más de lo que parece estamos dispuestos a dar. Negamos la legitimidad del otro?

Si buscamos ampliar la mirada…quizás encontremos aquel lugar donde habita el aprendizaje, nos satisfaga o no la explicación, habremos visto, sentido, experimentado nuevos registros, un nuevo lenguaje, un nuevo sentido… que nos lleva al Multiverso, la capacidad de manejar distintas realidades, desde distintas perspectivas que nos invita a una reflexión responsable en coexistencia y no a una negación irresponsable del otro. Qué bonito suena eso del Multiverso. Hay tantos dominios de realidad legítimos como personas involucradas y ninguno es intrínsecamente falso. Madre mía que va a ser que no hay ni verdades ni mentiras….

Sé que esto que traigo hoy aquí no es nuevo, pero cuando uno lo siente desde las palabras de Maturana, tienen un efecto mucho más profundo que el mero discurso, con ese bailar de su lenguaje, los conceptos van instalándose en nuestro interior, acarician la piel, como si no tuvieran intención de entrar, la penetran y se instalan allí donde la conciencia fecunda.

Vuelvo a la misma, desde dónde pedimos las explicaciones? desde dónde las escuchamos? desde dónde las observamos?

Seamos sinceros, salvo en un entorno académico, cuando pedimos una explicación estamos pidiendo que se nos den las razones por las que aquello que, entendemos a ciencia cierta, debe ser de una manera… no lo ha sido. No estamos dispuestos a entender las razones o emociones del otro, sino a que desde las nuestras, se justifique una acción que consideramos fuera de sentido, de legitimidad,  ética, moral… a poco calificamos al otro de loco, desalmado, insensible, deshonesto? mil calificativos que degradan a ese otro a poco, al campo de la absoluta ignorancia o rondando la psicopatía. Si, si exagero, pero muy poco.

Al margen de nuestro interés por ese otro, Cual es el interés por nosotros? Qué nos da más posibilidades? más opciones, mayor aprendizaje? incluso paz.

Cuando pedimos explicaciones, estamos en una lucha con nosotros mismos, en realidad el otro poco tiene que ver, luchamos contra ese shock que produce una “realidad extraña” cuando choca contra nuestras fronteras, cuando impide la realización de nuestras ilusiones, de nuestros ideales, cuando no la podemos encajar en aquello que conocemos y cuanto más extraña nos sea esa realidad, más nos empeñamos en su rechazo, más dolorosa es la lucha por seguir con unos ideales, expectativas, sueños… que ya por su mera presencia…. se vieron en peligro, resquebrajados…rotos. Solo hay un pegamento para eso y es hermoso.

En esa situación luchamos, además, con el miedo a la pérdida, con el miedo a lo desconocido, con el miedo a la dimensión de nuestras capacidades, con el miedo al qué dirán, con todos los sucedáneos del miedo que se dan cuando tiemblan nuestras fronteras. Sólo hay un alivio para ello y está en nosotros.

Escuchar desde el vacío, desde la oportunidad, Qué trae para mí esa nueva realidad? Qué trae para mis ilusiones, para mis sueños? Qué hay en ese mapa que desde aquí no veo? La curiosidad! adentrarse en ese nuevo plano, ver, sentir, entender…enriquecer, ampliar el criterio de aceptación, desde el respeto a uno mismo y a los demás, construyendo nuestro Multiverso, que es nuestro y de nadie más… decidiendo desde ese espacio fértil, si se aceptan o no las explicaciones, rediseñando desde ese mismo espacio nuestros sueños, ideales, expectativas que vuelven a ser nuestros, que vuelven a estar enteros, con nuevos matices que los hacen más ligeros.

Así que si me permites…cuando sientas que ese meteorito te alcanzó, tómate un respiro, mira desde dónde lo estas observando, reconocimiento rápido del terreno, tómate tu tiempo para que la mirada se acostumbre a la oscuridad y permítete ver qué hay más allá de la oscuridad, de los temblores, del miedo. No te atrincheres… mira.

No hay paño caliente que reconforte, el único paño, está en tu mirada.

Se os quiere!

Photocredit: Multiverse-By Bruce-Rolff