Archivo de la categoría: De nosotros

Sana, sana colita de rana

eye-2274884_1280

Sana, sana colita de rana que si no sana hoy, sanará mañana.

Sabemos que va a doler y nos resistimos a afrontarlo como si eso fuera posible, escondemos la cabeza debajo de la almohada, intentamos dormirlo, eludirlo, ignorarlo. Fantaseamos con que se esfumará con la luz de la mañana como si de una pesadilla se tratara. A veces conseguimos esquivarlo durante unas horas, unos días y cuando pensamos que por fin se fue, que ganamos la batalla, zasca! de nuevo sentimos su presencia intensa. De nuevo intentamos pasar desapercibidos, a ver si pasa de largo, a ver si lo consigo.

Seguir leyendo Sana, sana colita de rana

Explicaciones

multiverse-By-Bruce-Rolff-1200x762_c

Y hablando de mentiras y verdades…. llegan las explicaciones.

Comencemos por lo racional, por la definición del concepto,

Rae: del latín explicatio

1.f.Declaración o exposición de cualquier materia, doctrina o texto con palabras claras o ejemplos, para que se haga más perceptible.

2.f.Satisfacción que se da a una persona o colectividad declarando que las palabras o actos que pueden tomar a ofensa carecieron de intención de agravio.

3.f.Manifestación o revelación de la causa o motivo de algo.

Dicha declaración, debería ayudar a sacar a la luz o hacer visible el contenido o sentido de algo

En primera lectura,  terminado el post, está claro. Algo no se entiende, se pregunta y te aclaran. Pero la propia definición incluye conceptos que anclan en las emociones individuales de cada uno. “Hacerse más perceptible”, “Satisfacción”, “Ofensa”, “Intención”, “Revelación”, “Ayudar”, “Hacer visible”, “sentido”….

Incluso en esa primera lectura podemos apreciar lo subjetivo del concepto, dependiendo de cada uno y de sus mapas.

Dice Maturana en su ensayo “La objetividad, un argumento para obligar”, dicho con mis palabras, que somos cada uno quienes damos por buena una explicación o no, en función de si satisface o no nuestro criterio de aceptación previo, implícito o explícito. Nunca escuchamos en el vacío, siempre aplicamos algún criterio particular de aceptación. Sólo si se satisface ese criterio, la emoción se modifica y desaparece la duda o la pregunta.

Toma ya y, perdonad la expresión, pero ya la hemos liado! Dependiendo de lo que se busque con la petición u oferta de la explicación, paños calientes? o Ampliar la mirada?… nos daremos por satisfechos… o no…

Si buscamos un paño caliente, difícilmente vamos a hallarlo, tendrían que adivinar nuestro criterio de aceptación, aceptarlo y adecuarse en el discurso y en la acción… Estaríamos pidiendo a nuestro interlocutor mucho más de lo que parece estamos dispuestos a dar. Negamos la legitimidad del otro?

Si buscamos ampliar la mirada…quizás encontremos aquel lugar donde habita el aprendizaje, nos satisfaga o no la explicación, habremos visto, sentido, experimentado nuevos registros, un nuevo lenguaje, un nuevo sentido… que nos lleva al Multiverso, la capacidad de manejar distintas realidades, desde distintas perspectivas que nos invita a una reflexión responsable en coexistencia y no a una negación irresponsable del otro. Qué bonito suena eso del Multiverso. Hay tantos dominios de realidad legítimos como personas involucradas y ninguno es intrínsecamente falso. Madre mía que va a ser que no hay ni verdades ni mentiras….

Sé que esto que traigo hoy aquí no es nuevo, pero cuando uno lo siente desde las palabras de Maturana, tienen un efecto mucho más profundo que el mero discurso, con ese bailar de su lenguaje, los conceptos van instalándose en nuestro interior, acarician la piel, como si no tuvieran intención de entrar, la penetran y se instalan allí donde la conciencia fecunda.

Vuelvo a la misma, desde dónde pedimos las explicaciones? desde dónde las escuchamos? desde dónde las observamos?

Seamos sinceros, salvo en un entorno académico, cuando pedimos una explicación estamos pidiendo que se nos den las razones por las que aquello que, entendemos a ciencia cierta, debe ser de una manera… no lo ha sido. No estamos dispuestos a entender las razones o emociones del otro, sino a que desde las nuestras, se justifique una acción que consideramos fuera de sentido, de legitimidad,  ética, moral… a poco calificamos al otro de loco, desalmado, insensible, deshonesto? mil calificativos que degradan a ese otro a poco, al campo de la absoluta ignorancia o rondando la psicopatía. Si, si exagero, pero muy poco.

Al margen de nuestro interés por ese otro, Cual es el interés por nosotros? Qué nos da más posibilidades? más opciones, mayor aprendizaje? incluso paz.

Cuando pedimos explicaciones, estamos en una lucha con nosotros mismos, en realidad el otro poco tiene que ver, luchamos contra ese shock que produce una “realidad extraña” cuando choca contra nuestras fronteras, cuando impide la realización de nuestras ilusiones, de nuestros ideales, cuando no la podemos encajar en aquello que conocemos y cuanto más extraña nos sea esa realidad, más nos empeñamos en su rechazo, más dolorosa es la lucha por seguir con unos ideales, expectativas, sueños… que ya por su mera presencia…. se vieron en peligro, resquebrajados…rotos. Solo hay un pegamento para eso y es hermoso.

En esa situación luchamos, además, con el miedo a la pérdida, con el miedo a lo desconocido, con el miedo a la dimensión de nuestras capacidades, con el miedo al qué dirán, con todos los sucedáneos del miedo que se dan cuando tiemblan nuestras fronteras. Sólo hay un alivio para ello y está en nosotros.

Escuchar desde el vacío, desde la oportunidad, Qué trae para mí esa nueva realidad? Qué trae para mis ilusiones, para mis sueños? Qué hay en ese mapa que desde aquí no veo? La curiosidad! adentrarse en ese nuevo plano, ver, sentir, entender…enriquecer, ampliar el criterio de aceptación, desde el respeto a uno mismo y a los demás, construyendo nuestro Multiverso, que es nuestro y de nadie más… decidiendo desde ese espacio fértil, si se aceptan o no las explicaciones, rediseñando desde ese mismo espacio nuestros sueños, ideales, expectativas que vuelven a ser nuestros, que vuelven a estar enteros, con nuevos matices que los hacen más ligeros.

Así que si me permites…cuando sientas que ese meteorito te alcanzó, tómate un respiro, mira desde dónde lo estas observando, reconocimiento rápido del terreno, tómate tu tiempo para que la mirada se acostumbre a la oscuridad y permítete ver qué hay más allá de la oscuridad, de los temblores, del miedo. No te atrincheres… mira.

No hay paño caliente que reconforte, el único paño, está en tu mirada.

Se os quiere!

Photocredit: Multiverse-By Bruce-Rolff

Un último mensaje

amor distancia

Mis queridos amigos, compañeros, acompañantes, aquí cerramos un ciclo, no sin antes compartir un último mensaje.

Vamos iniciando, reiniciando, retomando, cambiando, abandonando, remodelando, planteando, replanteando, pensando y repensando, desestimando, estimando, probando…probando. Corremos,  a paso ligero, brincando las piernas, aspando los brazos, contando los pasos…comparando, evadiendo, haciendo quiebros. Casi nunca quietos si no es por agotamiento.

Buscando, buscando las respuestas, buscando la salida, buscando el remedio… Leemos, hablamos, escribimos, nos formamos, nos informamos, compartimos, llenamos los espacios….

En algún lugar, hemos leído que adentro están las respuestas, practicamos yoga, meditación, mindfulness, vamos a terapia, nos echamos las cartas, lo que haga falta. Todo menos estarnos quietos, soy la primera en reconocerme en todos esos comportamientos y, además, lo confieso, he disfrutado con cada descubrimientos, con la compañía, con la generosidad de las personas, bálsamo bendito cuando uno muere por una respuesta, cuando uno pagaría por cerrar los ojos y que todo eso desapareciera. Bendigo la curiosidad que movió nuestros pasos para entender, para comprender, descubrir, saber…

Hoy vuelvo de mi viaje, a la vieja estancia, después de dar mil vueltas, por fin se abrió mi mirada y para eso, ha sido necesario el viaje, dar las vueltas…para acabar en el mismo lugar, con una nueva forma de mirar, de ver las cosas, ampliando el ángulo, sin catalejos, con un gran angular, en panorámica 360. Sabiendo que no sé nada, sintiendo que no hace falta, que solo tengo que quedarme y ampliar la mirada, ampliarla hasta que me permita ver qué hay para mi ahí, dando pleno sentido a eso de que no hay nada bueno ni malo en lo que nos sucede, nada está bien o mal. Ampliar la mirada hasta impregnarse de la última sensación, del infinitésimo detalle, más allá de aquellas imágenes que nos impulsan a huir, nos hacen temblar el alma, cerrar los ojos, Vuélvelos a abrir! hasta tomar conciencia de lo que cruje y por qué, y para qué. Ampliar la mirada sintiendo el mecer de sus brazos, más allá de su mal aliento o de sus zarpazos. Confiar en que la Vida está allí para acompañar, lejos de fastidiar, tan sólo provocando que nos desprendamos de lo superficial y si, a veces para eso hay que romperse en millones de pedazos, volverán todos los que son necesarios, con nuevos colores y texturas frescas. Echaremos de menos los que no vuelvan, hasta darnos cuenta de que no los necesitábamos o que podemos seguir siendo sin ellos.

Hoy sé que esto es sólo el principio, que aunque se ensanche el ángulo, no caben todos los paisajes, siempre habrá que ensanchar más. Hoy sé que para ganar en amplitud, no necesito buscar, sólo permanecer, mirar, confiar. También, sé que hay y habrá cosas que mi mirada no podrá alcanzar a ver, mucho menos a comprender, sé que todavía me esperan momentos dolorosos, además de los alegres, sé que mi parte ciega no lo aceptará fácilmente y confío que con amor, pueda permanecer y darme la oportunidad ver.

Hoy ya sólo me queda por decirte que, si en algo te quieres, deja de correr, sólo quédate y amplia tu mirada y para eso hazte con todos los registros que necesites, pero cuida siempre de que amplíen el ángulo con el que ves el mundo y sus circunstancias, tu mundo y tus circunstancias.

No sé cuando nos volveremos a ver o a leernos, pero sí lo importante que has sido y seguirás siendo para mí.

“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas” Henry Miller

Se os quiere!!

 

Las mentiras tienen tamaño?

hand-3035665_1280Desayuno tempranero en el horno de mi pueblo, es un placer, un regalo que de vez en cuando me permito, sólo de vez en cuando, cuando las prisas todavía no se han despertado y camuflada entre sus sueños, me escapo. Llego dormida, sin café no soy nadie. Me gusta tomarlo afuera, con el fresco de cuando rompe el día, casi nadie se atreve en esta época del año. Curiosamente esta mañana había una pareja de valientes, o eso pensé yo, quizás valiente era solo uno, quizás los dos o ninguno. Intuí que estaban afuera buscando intimidad o el silencio que la permita, elegí la mesa más apartada y me dispuse a saborear mi café, pero soy curiosa y, aunque yo no ponga las orejas, se ponen solas, en cuanto la cafeína hizo su efecto… primero distinguí a los pajarillos y como si de su canto se tratara, unas frases captaron mi atención “..te pregunté… …son mentiras sin importancia, en lo importante no te miento, pequeñas mentiras que no nos llevan a nada” Da igual quien la pronunció, ahí se quedó.

Camino a la oficina, entre llamadas, organización mental de día, hoy tengo la video con los alumnos del máster, comida con Carmen y Manolo, reunión de objetivos, tengo que llamar a los del gas, ¿les he dejado agua a los perros?… En fin esa maraña de cosas que se desenreda sola, en cuanto nos ponemos en marcha. Entre esa maraña, me surgía lo de “mentiras sin importancia”

Necesito vuestra ayuda. Hay tamaño par las mentiras? Hay mentiras sin importancia? Quién decide la importancia de las mentiras? Para qué mentimos?

Seguir leyendo Las mentiras tienen tamaño?

Agradecimientos y deseos, deseos y agradecimientos

wishes-3006367_1920

Empecé este post, con la intención de felicitaros las fiestas, de desearos lo mejor, de seguir teniéndoos cerca. Huyendo de convencionalismos y frases hechas, esto es lo que salió de mi corazón:

Y cómo siempre llegado este momento, te pienso, te pienso y te siento.

Y se me llenan el corazón y la boca de deseos y agradecimientos. Deseos porque sabes que nunca fui conformista y en la ilusión está la evolución, el sentirse vivo! De agradecimientos, porque, aunque creo que si soy agradecida, nunca lo he sido suficientemente, siempre hay mucho más por lo que estar agradecido de lo que nuestra conciencia ve.

Te agradezco los malos momentos, quiero empezar por estos, son los más difíciles de agradecer, casi nunca entiendo el porqué, intento descubrir su para qué y, al margen de toda teoría, al margen de toda creencia, créeme, en ocasiones renunciaría a ese aprendizaje a ese enseñarme que me brindas. A estas alturas de mi vida, tiendo a pensar que ya tengo suficiente, que maldita la hora en que te reté a enseñarme, que ya evolucioné bastante. Ni tan siquiera me siento pequeñita ya, a veces… tan sólo incapaz de más y dejo que me acompañes y poco más. Hay cosas que “simplemente” se tienen que aceptar.

Te agradezco la habilidad de aceptación. Qué difícil eso de aceptar y cuántas vueltas antes de hacerlo y qué manía con querer entender para cambiarlo, hacerlo desaparecer, qué prepotencia pensar que se puede hacer. Hay cosas que son y es aceptándolas y abrazándolas que las podemos transitar, escuchar, sentir qué nos traen, que hay ahí para mí, desde el propio recogimiento… único lugar desde el que me veo capaz de aceptar.

Te agradezco la posibilidad de recogimiento, de entrar en mi, de estar en paz y feliz con lo que encuentro allá adentro, no es perfecto, es hermoso, es tierno, soy yo, me da serenidad. Te agradezco la falta de juicio y que se haga cada vez más pequeñito el ego, ahí adentro. Te agradezco el sentimiento de serenidad, la compasión, que desde ese recogimiento siento.

Te agradezco la capacidad de con-pasión, sobre todo conmigo misma, ya se acabaron las exigencias, funciono mejor desde el amor.

Te agradezco, infinitamente,  la toma de conciencia, esa oportunidad, ese darse cuenta, esa sorpresa, ese poder reírme cuando me pillo llamando a la misma puerta.

Te agradezco, más si cabe, el agradecimiento, esa mezcla perfecta entre armonía, conciencia, amor, confianza, que genera ese sentimiento de inmensidad.

Te lo agradezco. 

Te agradezco la presencia para poder agradecer la calidez de los abrazos, la pasión de los besos, la caricia de la noche, la luz de mi luna, los mensajes de las estrellas, la música de los árboles meciéndose al viento, el frescor de la lluvia, el rugir del mar bravo, el olor de la chimenea, esa mirada que me encoje el alma, el sonido de mi casa, la danza de todos juntos, esas flores que dan color a mi jardín, esos adolescentes que me quitan el sueño, el olor a bizcocho, su guitarra, las arrugas de los más mayores y sus manos temblorosas y sus ojos brillantes, la ilusión de los que están por llegar, la presencia de los que  se fueron ya.

Te lo agradezco.

Y sé que me dejo cosas y no quiero escribir un agradecimiento general, porque estas son las que salieron y por algo será.

Y ahora Vida, ahí van mis deseos…

Que visto lo vivido, sentido lo sentido… por favor, por favor te pido que me sigas enseñando y en ese enseñarme… tráete sacos de habilidad de aceptación, posibilidad de recogimiento, sentimiento de serenidad, capacidad de con-pasión, toma de conciencia, presencia. Tráete sacos como para una boda, como si no hubiera un mañana… Con eso, no necesito saber los porqués, ni los para qués, más que transitar por ti y beberte a sorbitos… Saboreando ese aroma sabio milenario que condensas, sintiendo tu calidez en mis entrañas, refrescándome en tus escalofríos, descansando en tus pausas, vibrando en tu energía. Amando

Y con mucha ilusión espero, que me concedas mis deseos.

Se os quiere, se os agradece, se os desea!

Photocredit: Pixabay Wishes