Archivo de la etiqueta: #coach #innovación #cambio

Hilo de luna, hilo de vida

Luna-crecienteQué me está pasando contigo luna? Qué es lo que me quieres decir? Ese ínfimo perfil que se vislumbra tras la luna nueva, después de una ausencia, después de la oscuridad…ese hilo de luna, apenas perceptible, casi sin presencia, casi fruto de mi imaginación y sin embargo ahora…cuanta fuerza, cada noche, cada noche un encuentro, un imán, una necesidad salirte a mirar y un sentimiento “hilo de luna, hilo de vida”, es una llamada que no puedo evitar, nunca había percibido tu presencia en esta fase lunar y sin embargo…estos días… es como un fuerte palpitar “hilo de luna, hilo de vida, hilo de luna, hilo de vida…”

Siempre me ha fascinado cuando estás llena, esa presencia, esa potencia de luz, tu magia, tu misterio, esa cara que desde aquí a lo lejos se te dibuja, sonriente, orgullosa, presumida, asertiva, coqueta…sabia, traviesa… atrevida! Pero en menguante? En creciente? Jamás, no recuerdo haber tenido la necesidad de inmortalizarte en cuartos, menos en hilos…y ahora… hilo de luna, hilo de vida.

Hoy has aparecido de nuevo ante mi ventana y aunque sigues siendo un hilo, ya te dejas adivinar, ese latir me ha llevado a meditar durante unos instantes ante tu presencia y he comprendido tu mensaje luna.

Me estás hablando de la vida, de la generosidad, de la abundancia, de cuando hay y de cuando no hay. De cuando la vida está llena de luz y de cuando la vida se vuelve oscuridad. De generosidad, generosidad en la abundancia y generosidad en la escasez, de que tan fácil o difícil es ser generoso cuando estás henchido de luz como cuando careces de ella porque no se trata del tener, sino del ser y quien es generoso siempre lo es y así tu haces brillar con tu todo tu brillo ese pequeño hilo de luz, sabiendo que esa luz no se puede apagar. Y así me dices que siempre queda un hilo mientras quede un palpitar incluso un poquito más allá.

Me estás hablando del devenir, del fluir, de que nada es permanente, de que a la luz le sigue la oscuridad, a la oscuridad la luz, de que no siempre es plena, de que no siempre es nueva, casi siempre mudando… mengua, pierde, se consume, desaparece, aparece, aumenta, engrandece, crece y siempre luna, todo es luna, todo es la misma cosa, mil caras, mil estados, mil emociones, millones de matices te definen, todos tu, todos yo.

Me dices que nada permanece y nada desaparece, que las pérdidas no existen aunque a veces duelan al corazón porque nada permanece y nada desaparece. Me dices que “como es arriba, es abajo, como es abajo, es arriba”. Que todo fluye y refluye como en tu ciclo lunar, que el deseo no me hará avanzar que no hay atajos para la transformación, que sólo vale la liviandad que a un ciclo, le sigue otro, otro, otro…hasta que se llegan a encontrar.

Me dices que todas las fases son necesarias, que tan fácil o difícil es vivirlas cuando la luz acompaña como cuando quien acompaña es la oscuridad porque no se trata de la luz que envuelve sino de la presencia que vive.

Me has llamado luna con ese hilo que ahora siento como tu cómplice sonrisa… hilo de luna, hilo de vida.

Nuevas estrategias, viejas Culturas…Colisión inminente

21731.600x450Tienes razón,  ya no nos sirve ninguno de los esquemas aprendidos, quizás algunos  sí,  pero no la interpretación que hasta ahora hemos hecho de ellos, las políticas con las que gestionábamos las empresas no nos sirven en los entornos actuales para conseguir los objetivos de subsistencia.

Las empresas maduras que están sobreviviendo, cierto es que lo están haciendo sobre una base muy sólida, bien de producto, bien de know-how o de ambos. Sea como sea lo cierto es que el tablero de juego ha cambiado de tal manera que las anteriores políticas de gestión, los modelos, están en crisis, son historia, historia de éxito en estos casos, de otro modo esas empresas ya no existirían después de esta enorme prueba de fuego. La subsistencia de la mayoría de estas empresas está pasando por la diversificación de mercados y en muchos casos de productos. Salvo determinados sectores en los que se aprecia un volver a la especialidad, la mayoría como solución a dejar de empequeñecerse, una vez optimizados los costes, se han decidido por la diversificación.

Como plan estratégico de negocio parece que está siendo lo correcto, pero si está tan claro, por qué en la mayoría de casos están tardando tanto los resultados? En nuestro caso Antonia lo tenemos claro y hemos apostado por una política de diversificación geográfica y de producto, disponemos de financiación, tenemos buenos productos, pienso que de una muy buena base de conocimiento y la confianza del accionista, pero no sé por qué tengo este sentimiento extraño de no poder… no sé  a veces es como predicar en el desierto, no acabamos de romper los viejos esquemas, las cosas se relentecen, incluso con mi equipo de directivos a veces me da la impresión de hablar en chino, compartimos la Visión, hemos revisado Misión y Valores, disponemos de un buen plan estratégico nada de fantasías, es todo muy realizable. Hemos marcado el camino, pero la velocidad…

Cómo definirías el tipo de Cultura que tenéis Martin?

Cultura? No sé ya te he dicho, hemos redefinido la Misión y Valores para que estén alineados con la nueva Visión del negocio. Somos gente trabajadora, responsable, en general, disfrutamos del trabajo bien hecho.. siempre hay excepciones, claro…no sé si te refieres a eso.  Cuando hablo con RRHH Mónica me comenta que hay quejas en cuanto a la excesiva burocracia, la poca delegación, de falta de coordinación  a veces la gente se queja de no disponer de información suficiente de que somos algo rígidos y complicados, lentos! Sin embargo cuando hemos organizado sesiones formativas o de comunicación, la asistencia es muy baja, como si no fuera con ellos, como si fuera sólo un tema de la Compañía. Y yo digo.. Quien es la Compañía si no la suma de sus profesionales? No sé Antonia parece la canción de nunca acabar… No?

Si le preguntáramos a tus directivos como se trabaja aquí, crees que todos nos responderían lo mismo? Crees que hay un estilo de hacer común, un modelo de liderazgo? Alineación? Te pregunto porque el verdadero diferenciador lo marca la cultura empresarial, últimamente estoy siguiendo a Richard Barrett (“El nuevo paradigma del liderazgo) y lo explica muy bien. Del mismo modo que el carácter forja el destino de una persona, la cultura determina el destino de una empresa. La Cultura puede ser el mayor activo o el mayor pasivo de una empresa, una cultura fuerte crea cohesión interna y mejora la capacidad de la organización para la acción colectiva mediante la construcción de la confianza. La cultura se convierte en un pasivo cuando muestra altos niveles de entropía, cuando los comportamientos limitantes tales como la culpa , la burocracia , la competencia interna y la manipulación inhiben el buen funcionamiento de la organización. Venimos de sistemas, en los que el control, las instrucciones, los formalismos, los por si acaso, las jerarquías… marcaban la cultura, quizás eso valía en entornos locales, regulados, con productos simples, estándar, mercados muy estables, etc.. Pero está claro que, como decíamos al principio de nuestra conversación, no es una cultura válida en entornos de incertidumbre, multiculturales, de alta competencia y fragmentación, entornos globales y desregulados. Que exigen formas de trabajo mucho más ágiles, flexibles, abiertas, por proyectos, mayor interactividad; exige pasar del yo al nosotros, la pregunta a responder es ¿Cómo podemos crear conjuntamente algo más sostenible? Ello exige de una cultura colaborativa y de responsabilidad, donde cada uno, es responsable del desarrollo eficiente de la función encomendada en cada momento, para la consecución del objetivo común. Confianza, flexibilidad, autonomía, liderazgo emocional, buen clima laboral, altruismo, responsabilidad, proactividad, productividad, compromiso, fidelidad…son ingredientes clave de éxito. Se trata de Culturas de alto rendimiento que se caracterizan por ser muy adaptables , se guían y conducen por su visión y valores ; se preocupan por todos sus grupos de interés; son resilientes y tienen bajos niveles de entropía (R. Barrett). Definitivamente, por lo que me explicas parece que habéis dejado de lado un aspecto muy importante.

Quizás lo hemos dejado de lado por lo difícil de entrar en lo intangible…mmm por dónde empiezo?

La transformación cultural comienza con la transformación personal de los líderes. Las organizaciones no se transforman, lo hace la gente de las organizaciones. La cultura es un reflejo de los valores y creencias de los líderes actuales y de los líderes del pasado institucionalizados a través de las políticas , estructuras, sistemas , procesos y procedimientos implementados en tiempos anteriores. Volvemos al inicio, ya no nos sirven los sistemas del pasado, la buena noticia es que si hay un convencimiento por tu parte y por parte de tu equipo en la necesidad de iniciar un cambio, ese cambio se producirá. Ahora te digo que si persigues el éxito en esta andadura, no hay lugar para los que no quieran jugar, para los que no se comprometan con el proceso de cambio. Y otra cosa… al igual que ocurre con los procesos de cambio individuales, no se trata de un proyecto que empieza y acaba, es un proceso en continuo que nunca termina.

En la era industrial , la calidad fue el diferenciador clave de rendimiento. En la era de la información lo fue el capital intelectual . Ahora , en la era de la conciencia , el capital cultural se ha convertido en el factor clave de alto rendimiento.

Te parece si llamamos a Mónica y nos ponemos a trabajar en ello?

Del fuego y de la vida

fuego cafeLa habitación estaba en penumbra, sólo un halo de luz en la esquina del fondo, una luz rojiza, restos de lo que parecía haber sido un buen fuego. Olía a brasas de olivo, cenizas voladas. Se distinguían en la sombra los perfiles de dos sillones, en uno estaba ella. Parecía dormida, la respiración relajada, lola en su falda. Sólo su ronroneo rompía el silencio. La mesa puesta, siempre preparada para el café, rosquillas con consejo. Ramilletes de lavanda y romero fresco.

Hacía ya un tiempo que la visitaba, aquel día la necesitaba especialmente, ya no podía más la vida me superaba. Las cosas por casa no iban bien, desencuentros, nada especial, me sentía sola, el síndrome del nido vacío me estaba consumiendo, demasiado espacio, sin saberlo llenar y esos cambios hormonales, me iban a matar. No me encontraba, y lo encontraba todo mal, perdida y sin querer molestar. Vacío. Y en la oficina…mejor no hablar. Sea como fuere había perdido la sonrisa, esa sonrisa que me caracterizaba, a todos encandilaba, si claro que sonreía pero era una sonrisa falsa, protocolaria, sin vida, difuminada. El alma triste, el corazón roto, el andar arrastrado, la mirada oscura, las manos frías… Sin razón aparente, sin motivo, nada de lo que la vida no te prevenga…nada que una ya no sepa…ningún drama al que culpar, eso me enloquecía, no sabía contra qué estrellar mi rabia a quien culpar de mi tristeza. Por primera vez en mi vida no sabía qué era lo siguiente, ahora qué toca? De Juana de Arco a salvar al mundo!, a Cenicienta despojada, sola, triste…

  • Coge una rosquilla y siéntate a mi lado. Tu llamada me dejó preocupada.
  • Pensé que dormías…
  • Sólo estaba allí donde nada pasa. Te parece si espabilamos un poco ese fuego? Parece que se está apagando, no?
  • (Ese fuego, de qué hablamos? De la chimenea, de mi?)
  • Cielo a ese fuego lo alimentaron ramas de olivo milenario, ramas que en su día estuvieron vivas, daban sus frutos, frutos que daban muy buen aceite y finalmente están calentando mi hogar. Sus cenizas serán abono para la lavanda y el romero. Para espabilar el fuego y que no se apague, primero tendremos que separar las brasas que todavía calientan, limpiar las cenizas viejas, poner de base unas buenas piñas secas, después las ramas finas y finalmente uno de los troncos gordos y verás como arde.
  • (Pero qué me está contando!…Y de lo mío cuando hablamos? Quizás ya está muy mayor, quizás ya no atiende, quizás ya no entiende…mmm cómo me gustan estas rosquillas! algún día le tengo que sonsacar la receta…)
  • Qué curioso es el ciclo de la vida, no crees?
  • Curioso? Yo diría cruel.
  • Cuando parece que ya no queda nada, que ya no hay nada más, resulta que nunca se llega hasta que se llega al Final. Y entre tanto van cambiando nuestros propósitos, el orden de nuestros valores, los valores en sí, nuestra mirada. Lo de menos en ese camino, son los cambios físicos, créeme, aunque es a lo que prestamos mayor atención, lo que más nos preocupa cuando en realidad, lo que duele es la estructura del alma. En ese viaje, en esa danza, se acaban unos roles, se presentan otros queriendo ocupar su lugar y a veces, las más, no estamos preparados, no reconocemos a esos nuevos personajes, no los queremos y no los dejamos salir, nos aferramos a las antiguas estructuras, aquellas que conocemos con las que en un momento nos identificamos, sin darnos cuenta de que ya no son suficiente. Sientes crujir tu interior? Es todo eso, se está cocinando. Es una nueva etapa que empieza que, como las anteriores, está llena de cosas por descubrir, por vivir, por disfrutar, una etapa de mayor libertad, madurez, generosidad. Pero primero hay que limpiar las cenizas viejas, despedirse, hacer su duelo, agradecer, dejarlas marchar en paz. A qué te estás aferrando? Qué es lo que no dejas marchar? Qué es eso que no te deja avanzar?
  • Ya no soy madre, ya no soy mujer, ya no tengo una carrera profesional, te parece poco??
  • Y entonces… qué es lo que eres? Acaso perdiste a tus hijos? Perdiste tu sexo? Tu trabajo? Ya no tienes un hogar? O me habla tu ego viejo? Ya no tienes nada que aportar a tus hijos, a tu pareja, a tus compañeros, a la sociedad, a la vida? Te has parado a escuchar que es lo que piden de ti en esta nueva etapa? Ya nada necesitas tú de ellos? Y qué vas a hacer con lo que aprendiste durante todo este tiempo? Y qué vas a dejar de aprender? Qué es lo que no estás aprendiendo?
  • Pero ya no es lo mismo…
  • Claro que no lo es, en realidad, nunca lo es, no te habías fijado? Mira un poco para atrás y dime, cuando fue lo mismo? Y mira para adelante y dime, a qué no le das la bienvenida? Qué es lo que no dejas entrar? Qué te estás negando? Para qué no te das la oportunidad? Qué necesitas para abrir esa puerta? Qué necesita tu fuego? O Te vas a dejar apagar?
  • (Me voy a dejar apagar? Las lágrimas no me dejan hablar… ciertamente…nunca fue igual…)
  • Cielo, añade un tronco más a ese fuego.

Y volvió a ese lugar donde nada pasa y volvió a reinar el ronroneo de lola y eché ese tronco al fuego porque de ninguna manera lo iba a dejar apagar.

Qué vamos a hacer de nuevo?

Steve Fisher

Aterrizando, despues de unos dias de vacaciones, aquí estamos de nuevo, bueno en realidad no es así y sí, estamos aquí y estamos de nuevo pero no como repetición, nada es lo mismo, “estamos aquí y de nuevo”, por estrenar, por estrenar esta nueva etapa que empieza, asi lo veo, asi lo siento. Cambios esenciales, algo se ha estado cocinando a fuego lento, está casi listo, la mesa preparada, huele a rosquillas de azucar y canela… salivando… con la ilusión del juguete nuevo, el vestido por estrenar, las ganas de gritar al mundo que ya he llegado que este plato se está cocinando.

Han sido días de viaje por el mundo exterior y por el mundo interior. Os confieso, desconectada de todo tipo de noticias, dejando que la cocina siguiera su curso…sin aditivos.

Y es cierto que el primer recontacto con este mundo es casi para salir corriendo ( a dónde? ), Pujol, los ERE, las crisis de Israel-Palestina, Rusia-Ucrania, Ebola, Ferguson, Laredo, Robin Williams, Urdangarin al desnudo…

Muchos de vosotros ,al igual que yo, ya estais aterrizando o a punto. Vuestros wthasApp y demás mensajes asi me lo dejan saber y qué vamos a hacer de nuevo? alguno de vuestros mensajes tampoco es que sean de lo más animado: “A ver qué me espera, a ver qué se han inventado ahora,  a ver qué nuevo recorte han anunciado, cuándo es el siguiente puente?, ahí se quedó mi Puerto Viejo (con dos lagrimitas ilustrativas)….”

Como no puedo ser de otra manera, este verano también estoy con mis lecturas, en concreto ahora mismo me estoy enfrentando al libro de Joe Dispenza ” Deja de ser tu mismo”, por el título entendeis lo de que me estoy enfrentando, ahora lo abro, ahora lo cierro, nunca antes un libro me causó tanto respeto y es que ya en las primeras páginas va y dice: El hábito clave que puedes suprimir es el de ser tu, ver más allá de lo que sabes para saber cómo hacerlo….Dejar lo viejo y acoger lo nuevo parece fácil, pero dejar la vida a la que nos hemos acostumbrado y pasar a otra nueva es como un salmón nadando a contracorriente. Exige esfuerzo y francamente resulta incómodo….” con ese preámbulo quien es el valiente que se atreve al viaje!!  La reflexión clave para animarme a seguir haciendo el salmón es la que dice: “Podemos aprender y cambiar en un estado de dolor y sufrimiento o evolucionar en un estado de felicidad e inspiración. Vivir en un estado de supervivencia o vivir en un estado de creación…” Ah! que parece que hay una opción en la que el cambio sólo se produce cuando el dolor es superior al miedo y otra en la que uno, chino chano, va evolucionando, claro que con esfuerzo e incomodidades!! crecer siempre ha dolido o no os lo decían vuestras abuelas? pero parece , esta segunda, una opcion menos dolorosa y más libre, no creéis?

Y esa es la actitud que he elegido como colofón para este año 2014,  he vuelto al mismo sitio, pero vuelve a ser un sitio diferente, lleno de posibilidades, posibilidades de aprendizaje, de descubrimientos, de saborear, de agradecer lo que tengo, de seguir construyendo lo que sueño…subo rio arriba, sé que a contracorriente de lo que dice ser yo, sé que hay remansos, sé que hay muchos más salmones…huele a rosquillas de azucar y canela… vienes??

“Querer emprender una acción por el simple deseo de contribuir a la vida” (Rosenberg)