Archivo de la etiqueta: #coach

De verdad sigues pensando que es sólo una cuestión de tiempo?

 

image“Mira Antonia, entiendo lo que me dices y me gustaría, sabes que es mi prioridad, pero es que no tengo tiempo, es imposible. A lo mejor es que no me organizo o soy torpe o lento….. no sé qué decirte, pero lo cierto es que no me pongo porque sé que no podré terminarlo o me costará el despido o el divorcio o las dos cosas y seguro que la salud…. Si de mí dependiera, iría a por ello… tú lo sabes! El problema es que no tengo tiempo. Te envidio, no sé cómo llegas a todo… Aunque lo cierto es que tú lo tienes mejor…”

Yo lo tengo Mejor?? Más fácil quieres decir??… (Por qué cuando alguien hace algo diferente resulta que es que lo tiene más fácil que el resto??…Uno, dos, tres, cuatro…diez)

Verás, puedo estar de acuerdo en que el tiempo es un recurso escaso y absolutamente diferente de todos los que estamos habituados a manejar. Es un recurso inelástico, indispensable, insustituible e inexorable. Pero además es igualitario, todos disponemos del mismo tiempo en un día, el cómo lo utilicemos depende de cada uno de nosotros, de los compromisos que tengamos adquiridos para con nosotros y para con los demás.

Como cada uno gestione su tiempo depende de cada cual, para mi gestionar el tiempo supone responderme continuamente a la pregunta Cuál es la mejor manera de aprovechar este minuto? Para responder a esta pregunta, es preciso tener en mente y en corazón, nuestras metas, nuestra Visión, dónde me veo en un futuro? Qué estoy haciendo hoy para acercarme al futuro en el que quiero estar mañana?

Cierto que no es fácil, pero aclararme sobre a dónde quiero ir, da sentido a lo que hoy estoy haciendo, a mi camino, al esfuerzo que supone, a renunciar a determinadas cosas y elegir determinadas otras, a aceptar aquellas que simplemente se presentan, a no escuchar a quien me desalienta, a dejarme abrazar por quien me acompaña, a levantarme cuando no tengo fuerzas, a repartirlas cuando me sobran, a ver cuando no hay luz y respirar cuando no hay aliento.

Cierto es que tenemos cientos y miles de respuestas que dar cada día. No es menos cierto que nuestra motivación ante las distintas situaciones, tiene un impacto directo en el tiempo que necesitamos para desarrollarlas. Siempre aparecen pensamientos “ineficaces” que nos bloquean la acción dificultando que consigamos nuestros objetivos y, sin embargo suelen ser los primeros a los que invitamos “a la mesa”. Así, nuestros queridos y omnipresentes pensamientos negativos que se disfrazan en forma del costo personal que imaginamos nos va a suponer, los esfuerzos, sacrificios, dificultades, el tiempo necesario, las dudas sobre nuestras propias capacidades… La seductora indecisión que siempre viene acompañada de sus pensamientos difusos y nos enreda, encandila y retrasa. La nunca vista postergación que siempre se anuncia pero nunca llega…

Todos son pensamientos anticipativos que consiguen que nos surjan dudas, vacilaciones, desánimos, nos generan frustración y apatía antes de empezar. Y así, se nos amontonan los trabajos y “obligaciones”, se incrementan el desorden y la decepción. Tenemos la sensación de ir de un lado para otro, de una idea para otra. Es un devenir del pensamiento zigzagueando sin parar. Ahora una cosa; luego, otra y otra, etc. Se generan muchas alternativas, pero no se concreta ninguna… Acabamos sintiéndonos victimas, generando prisas, errores, tensiones, incumplimientos… otra vez frustración y desgaste… Es una espiral de la que no se ve el final… y se nos pasa el tiempo…y se nos pasa la vida…

Tienes razón, es posible que hoy yo lo tenga más fácil porque ya no les invito a la mesa, a veces se pasan a tomar café, pero es sólo un café de cortesía, poca cosa más y, siempre les pregunto lo mismo ¿Cómo eso que me estáis diciendo me ayuda a seguir mi camino?, ¿Qué posibilidades me abre?, ¿En qué me limita?, ¿Cómo honra mis valores? ¿Cómo me ayuda a sacar lo mejor de mi misma? ¿Para qué queréis que espere?…Y se hace el silencio, se hace porque no tienen respuestas, ellos nunca las tienen…se enfría el café…

Como no puede ser de otra manera respeto tu decisión, sólo cada cual sabe sus circunstancias. Ahora dime, de verdad sigues pensando que es sólo una cuestión de tiempo? Qué estás haciendo hoy para acercarte al futuro en el que quieres estar mañana?

De verdad soñar es gratis?

imageEn una tarde de café y buena conversación, surgió el tema …….

-De verdad crees que soñar es gratis? 

-Antonia….soñar es gratis! y, además no tiene riesgos, puedo imaginar lo que quiero con todo tipo de detalles sin miedo a equivocarme, lo tengo todo perfectamente definido, lo veo, me gusta imaginarlo, darle vueltas, saborearlo, lo tengo! ya está!

-Y ya está el qué?  Y ya está dónde? No veo que te muevas, no siento tu energía…

-Mi sueño, ya lo tengo! No decís los coaches que tenemos que atrevernos a soñar? Pues ya lo he hecho!! Aunque pensándolo bien….no entiendo la bonanza del tema, más bien me siento más frustrado que antes….he visto lo que quiero, pero no es para mi…no sabría cómo alcanzarlo, por dónde empiezo…de qué me sirve entonces verlo? Qué broma de mal gusto es esta? Estaba mejor en mi mundo de grises, al menos sé que esos grises son míos!
Podía sentir la amargura de sus palabras….
Soñar no es gratis, al contrario soñar puede ser muy costoso emocionalmente hablando, cuando nos enredamos en los sueños sin más, cuando planeamos y planeamos…. pueden incluso convertirse en verdaderas pesadillas, en mundos inalcanzables desde la comodidad del pensamiento.
Es cierto que últimamente estamos rodeados de expresiones que nos invitan a soñar como: Atrévete a soñar, lucha por tus sueños, nunca es tarde, sólo te limitan tus miedos, sal de tu zona de confort, la vida empieza al final de tu zona de confort, el éxito ocurre cuando tus sueños son más grandes que tus excusas, si vas a soñar….sueña en grande, etc. etc. Todas expresiones que yo comparto, pero dándole su sentido.
Para mi, soñar es la primera fase, cuando imaginamos lo que nos gustaría, lo que querríamos, cómo sería si, cómo me sentiría si, cómo me gustaría si….todo en condicional….pero es la fase que menos nos enriquece, no hay que detenerse excesivamente en ella, si lo hacemos nos atrapa, nos enreda y podemos estar allí por los siglos de los siglos sin que en realidad pase nada. Al contrario, de quedarnos mucho allí, nos sentiremos agotados y empezaremos a lamentarnos por no tener aquello que hemos soñado. Los sueños carecen de acción, carecen de compromiso, pueden robarnos el presente e hipotecar nuestro futuro. Un sueño sin acción, sin compromiso, es nada.
Lo verdaderamente potente es convertir nuestro sueño en Visión, en propósito, en objetivo, compromoternos con su realización. Entonces si tienen la capacidad de transformar y llevarnos allí a dónde habíamos imaginado.

Se le atribuye al mago Merlín la frase: Vengo de donde voy. Dice la imageleyenda que Arturo le preguntó al mago ¿cómo será Camelot?, ¿cómo podré gobernarla?, a lo que Merlín le contestó: Muy fácil, ya lo he visto. El mago había visualizado el lugar, ya había estado allí…
Normalmente soñamos el futuro desde el presente, soñamos un futuro como la lógica evolución de nuestro presente, con nuestros recursos y limitaciones actuales. Desde este prisma continuista no se producen grandes cambios. Merlín nos invita a vivir el futuro, visualizar cómo será, sentirnos en él y desde ese futuro ir regresando al presente, identificando qué tiene que pasar, qué tenemos que hacer, en quién nos tenemos que convertir para conseguir ese futuro deseado. Es una planificación del futuro mucho más ambiciosa, buscando la revolución más que la evolución y para eso es necesario tener una visión clara e ilusionante.
Una visión así tiene la capacidad de dar sentido a nuestro presente a lo que hacemos para llegar allí. Un sueño hecho Visión es un reto y requiere de compromiso y acción, por tanto de tiempo, esfuerzo, constancia, paciencia, persevarancia, valor, planes, momentos de euforía y momentos de aceptación, caer y levantarse, volverse a levantar, acertar y errar, subir y bajar, volver a bajar y volver a subir.  Recorrer el camino cada uno a su ritmo, pero recorrerlo, no es gratuito….hay que sudar la camiseta, incluso perderla, cambiar la piel.
Y mi conversante a quién le encanta retarme, me decía y eso cómo? No acabo de ver la diferencia, me parece que sólo me estás liando conceptualmente!
No, no es lo mismo un sueño que una visión. Es más que una mera distinción conceptual. El sueño no tiene requisitos, es cierto que tampoco tiene límites pero tampoco movimiento, no transforma, no avanza, en el mejor de los casos es continuista, mantendrías tu gama de grises, tirando a oscuro. La visión requiere sentir como si ya estuvieras, conectar con la emoción que será tu motor y requiere de análisis y planificación. Dónde quiero ir? Cual es el desafío? De qué fortalezas dispongo?, Cuáles son mis lastres?, Qué nuevos aprendizajes necesito? Qué acciones tengo que poner en marcha? Y lo más importante, en qué Ser me tengo que convertir para desarrollar esas acciones que me llevarán a dónde quiero ir? Qué quiero Ser? y Cómo voy a conseguirlo? En qué tiempo? Qué medios necesito? Cuales son los resultados intermedios a los que me comprometo? Cómo los voy a medir? A quién necesito a mi lado? Con quién me comprometo a trabajar? Cuál es el beneficio para mi y para ellos? Qué me comprometo a hacer el mes próximo? Y la próxima semana? Y hoy? …..Sólo podemos contestar a estas preguntas si ya hemos estado allí.
Y si somos capaces de dar respuestas y de ir desarrollando las acciones que hemos definido y tenemos la constancia, ilusión y pasión que ello requiere, entonces podremos decir que estamos comprometidos con nuestro sueño y si hay compromiso es porque ha habido Visión, hay camino, hay transformación.

y así conversando y caminando fuimos encontrando las respuestas, definiendo los compromisos….. El brillo en nuestra mirada, la emoción en la voz.

Quien dijo que soñar es gratis? Soñar no es gratis, si te quedas en el sueño nos cobra con nuestro presente, perdemos el sentido del hoy, perdemos la guía para el mañana. Y tú, qué tienes? un sueño o una visión? No dejes que tus sueños sean sólo sueños.

“La vida es un sueño, hazlo realidad” (Teresa de Calcuta)

Las dos tinajas o de los talentos ocultos

imageHabía un pobre aguatero en el pueblo, que diariamente se llegaba al manantial y transportaba en dos tinajas, el liquido vital… las monedas que con esta tarea  ganaba, apenas le alcanzaban para subsistir.
Un día, una de las tinajas se agrieto, pero el aguatero siguió yendo y viniendo con la tinaja fisurada, lo que al final del camino reducía a la mitad su carga…
Cierto día la tinaja le hablo:
-Perdóname, no fue mi culpa la grieta por donde se escurre el agua, y sé que te he perjudicado porque recibes por mí, la mitad de la paga que recibes por mi hermana tinaja… Sé que debiste cambiarme por una nueva y desecharme… sin embargo, me has mantenido a tu lado.
-Es gracioso que me pidas disculpas –le dijo el aguatero-… ven, hay algo que quiero mostrarte… fíjate bien en el camino… que ves?
-Veo la tierra seca y el ripio del lado derecho del camino y los canteros coloridos de flores del lado izquierdo.
-Mira, le dijo el aguatero… muchas veces recorrí este camino triste y solitario, llevando el agua hasta el pueblo y recibiendo igual cantidad de monedas por ambas tinajas… Pero un día, cuando note que te habías agrietado y vi que la tierra cobraba vida y se estremecía a medida que bebía cada gota de agua que perdías… no quise cambiarte, así que tome una decisión: compre semillas de flores de todos los colores y las sembré al costado del camino… je… y conseguí en estos años hacer esta diferencia…
Oh! Y tu me pides disculpas!… que importan algunas monedas menos, si gracias a ti, los colores de las flores me alegran el camino?… ¡Soy yo quien debe agradecerte!!! Si asi no fueras, tal como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear tanta belleza.

 

El interruptor para Saber estar con lo que hay

imageSin entrar en negativismos, es una realidad que las incomodidades nos rodean en el día a día. Continuamente nos ajustamos a ritmos que no son los nuestros naturales, nos enfrentamos a situaciones que nos tensan, numerosas incomodidades físicas, numerosos pensamientos tóxicos a los que continuamente nos enganchamos y les damos vueltas y más vueltas, del derecho, del revés, de todos los ángulos posibles…. forma parte de nuestra naturaleza humana, mantenemos más conversaciones privadas con nosotros mismos que públicas con los demás. Os imagináis cómo sería si dispusiéramos de un interruptor para dejar de sentir esas incomodidades, para dejar de lado esas conversaciones estériles y sin dejar de vivir? Al contrario, viviendo la Vida sin falsos filtros? Y si os digo que ese interruptor existe y que está al alcance de todos y que además es gratuito?

Os cuento, con la ilusión de compartir algo que a mi me está sirviendo.
La meditación y yo hace relativamente poco que nos conocemos, pero yo ya no puedo vivir sin ella. Aunque no soy una buena compañera porque no la visito tanto como quisiera, ya sé que nunca me podré separar de ella. Cuando medito todo se relentiza, a pesar de la postura, las incomodidades, calambres, hormigueos…..el fluir es lo que impera, el tiempo pierde su dimensión y el espacio desaparece. Estoy sola, yo conmigo misma, dentro, muy dentro, puedo oír mi corazón al ritmo pausado de mi respiración, puedo oír el silencio en mi y a mi alrededor, puedo sentir la nada, simple y llanamente puedo estar, sentir que he llegado, envolverme en un entorno de silencio y serenidad.

No es así en todo momento, requiere cierta disciplina con la que me estoy peleando, requiere superar las incomodidades, confiar en que superadas, llegas al lugar. Confiar en que en la flexibilidad del cuerpo está la flexibilidad de la mente. Mi cuerpo se queja, mi mente se distrae, me pregunta que qué hago aquí, no tienes nada mejor en lo que emplearme? Se enciende mi radio, me recuerda los asuntos pendientes, me recuerda la película del día…y poco a poco dejo pasar esos pensamientos, como si fueran nubes de paso, no me engancho, los dejo pasar. La espalda se queja, las piernas se duermen, la cara me pica….y logro saber estar con lo que hay, no con lo que yo quisiera y finalmente llego a ese lugar.

Y diréis…. todo eso para qué? Cuál es el beneficio? Cuál es el sentido? Donde está el interruptor? La práctica de la meditación me está ayudando a poner la mente al servicio de mi vida, no mi vida al servicio y dominio de la mente, a poner el foco en lo que yo deseo, no en los caprichos de mi mente, en las historias que me cuenta, tiene vida propia! Puede llegar a ser una gran saboteadora. Si yo le hago caso y me concentro en el dolor de piernas o de espalda o empiezo a contar los segundos…..comprenderéis que es imposible soportarlo, sería para salir corriendo! Como nos pasa cuando estamos atrapados en un atasco, ante un conflicto o situación incómoda. Si me centro en lo incómodo de la situación, acaba haciéndose insoportable y pierdo el foco en relación al tema concreto de que se trate, lo postpongo, lo eternizo, y la ironía es que de cada vez se hace más incómodo, esto no hay quién lo pare, no calla nunca!

Sin embargo, entender que la incomodidad no es tal que es sólo la historia que nos contamos, lograr ver y sentir más allá, aprender a no engancharme con los pensamientos, saber estar con lo que hay y poner el foco en donde hay que ponerlo no en lo que me gustaría que hubiera o no hubiese… 

En definitiva, saber estar en silencio por fuera y por dentro porque sólo a través del silencio somos capaces de hacer una verdadera escucha de nosotros y de los otros. Porque el escuchar de verdad requiere el silencio de la mente, os habéis dado cuenta de lo difícil que es leer, escuchar o tan solo mirar sin juzgar, opinar, desear, rechazar, recordar…? Cuántas veces ya tenemos la respuesta antes de escuchar? Cuántas veces ya sabemos lo que nos van a decir? Cuántas veces ya sabemos cómo va a terminar? Me recuerda a aquella vez que….Cuantas veces nos hemos agotado sin necesidad? Y lo mejor es que pensamos que tenemos razón o que hemos dado un buen consejo o que ya lo sabía yo…. y nos vamos tan convencidos pero en realidad no hemos escuchado, no hemos estado allí, ni con el otro, ni con uno, porque estábamos con la radio encendida, sólo hemos escuchado el programa de la mente con su repeat en automático.

Sólo desde el silencio podemos estar con el otro y con nosotros mismos, sólo desde el silencio es posible la conexión verdadera con el propio sentir, sólo en el silencio podemos observar el mundo. Y….sin embargo vivimos en una cultura que nos ha enseñado a llenar el silencio…No hay habilidad más básica y a la vez, más escasa.

Te ánimas a buscar tu interruptor? Yo estoy en ello…..

“En el silencio no hay humildad ni orgullo, obediencia ni mando, pobreza ni riqueza, bien ni mal. ¡Es el Silencio! No hay nada por encima ni por debajo del Silencio, que es la Paz. (Fernando González Ochoa)”

La canción del presente (M.Machado)

image

No sé odiar, ni amar tampoco.
Y en mi vida inconsencuente,
amo a veces como un loco
u odio de un modo insolente.
Pero siempre dura poco
lo que quiero y lo que no…
¡Qué sé yo!
Ni me importa…
Alegre es la vida y corta,
pasajera.
Y es absurdo,
y es antipático y zurdo
complicarla
con un ansia de verdad
duradera
y expectante.
¿Luego?… ¡Ya!
La verdad será cualquiera.
Lo precioso es el instante
que se va.

Manuel Machado