Archivo de la etiqueta: #comunicacion

Explicaciones

multiverse-By-Bruce-Rolff-1200x762_c

Y hablando de mentiras y verdades…. llegan las explicaciones.

Comencemos por lo racional, por la definición del concepto,

Rae: del latín explicatio

1.f.Declaración o exposición de cualquier materia, doctrina o texto con palabras claras o ejemplos, para que se haga más perceptible.

2.f.Satisfacción que se da a una persona o colectividad declarando que las palabras o actos que pueden tomar a ofensa carecieron de intención de agravio.

3.f.Manifestación o revelación de la causa o motivo de algo.

Dicha declaración, debería ayudar a sacar a la luz o hacer visible el contenido o sentido de algo

En primera lectura,  terminado el post, está claro. Algo no se entiende, se pregunta y te aclaran. Pero la propia definición incluye conceptos que anclan en las emociones individuales de cada uno. “Hacerse más perceptible”, “Satisfacción”, “Ofensa”, “Intención”, “Revelación”, “Ayudar”, “Hacer visible”, “sentido”….

Incluso en esa primera lectura podemos apreciar lo subjetivo del concepto, dependiendo de cada uno y de sus mapas.

Dice Maturana en su ensayo “La objetividad, un argumento para obligar”, dicho con mis palabras, que somos cada uno quienes damos por buena una explicación o no, en función de si satisface o no nuestro criterio de aceptación previo, implícito o explícito. Nunca escuchamos en el vacío, siempre aplicamos algún criterio particular de aceptación. Sólo si se satisface ese criterio, la emoción se modifica y desaparece la duda o la pregunta.

Toma ya y, perdonad la expresión, pero ya la hemos liado! Dependiendo de lo que se busque con la petición u oferta de la explicación, paños calientes? o Ampliar la mirada?… nos daremos por satisfechos… o no…

Si buscamos un paño caliente, difícilmente vamos a hallarlo, tendrían que adivinar nuestro criterio de aceptación, aceptarlo y adecuarse en el discurso y en la acción… Estaríamos pidiendo a nuestro interlocutor mucho más de lo que parece estamos dispuestos a dar. Negamos la legitimidad del otro?

Si buscamos ampliar la mirada…quizás encontremos aquel lugar donde habita el aprendizaje, nos satisfaga o no la explicación, habremos visto, sentido, experimentado nuevos registros, un nuevo lenguaje, un nuevo sentido… que nos lleva al Multiverso, la capacidad de manejar distintas realidades, desde distintas perspectivas que nos invita a una reflexión responsable en coexistencia y no a una negación irresponsable del otro. Qué bonito suena eso del Multiverso. Hay tantos dominios de realidad legítimos como personas involucradas y ninguno es intrínsecamente falso. Madre mía que va a ser que no hay ni verdades ni mentiras….

Sé que esto que traigo hoy aquí no es nuevo, pero cuando uno lo siente desde las palabras de Maturana, tienen un efecto mucho más profundo que el mero discurso, con ese bailar de su lenguaje, los conceptos van instalándose en nuestro interior, acarician la piel, como si no tuvieran intención de entrar, la penetran y se instalan allí donde la conciencia fecunda.

Vuelvo a la misma, desde dónde pedimos las explicaciones? desde dónde las escuchamos? desde dónde las observamos?

Seamos sinceros, salvo en un entorno académico, cuando pedimos una explicación estamos pidiendo que se nos den las razones por las que aquello que, entendemos a ciencia cierta, debe ser de una manera… no lo ha sido. No estamos dispuestos a entender las razones o emociones del otro, sino a que desde las nuestras, se justifique una acción que consideramos fuera de sentido, de legitimidad,  ética, moral… a poco calificamos al otro de loco, desalmado, insensible, deshonesto? mil calificativos que degradan a ese otro a poco, al campo de la absoluta ignorancia o rondando la psicopatía. Si, si exagero, pero muy poco.

Al margen de nuestro interés por ese otro, Cual es el interés por nosotros? Qué nos da más posibilidades? más opciones, mayor aprendizaje? incluso paz.

Cuando pedimos explicaciones, estamos en una lucha con nosotros mismos, en realidad el otro poco tiene que ver, luchamos contra ese shock que produce una “realidad extraña” cuando choca contra nuestras fronteras, cuando impide la realización de nuestras ilusiones, de nuestros ideales, cuando no la podemos encajar en aquello que conocemos y cuanto más extraña nos sea esa realidad, más nos empeñamos en su rechazo, más dolorosa es la lucha por seguir con unos ideales, expectativas, sueños… que ya por su mera presencia…. se vieron en peligro, resquebrajados…rotos. Solo hay un pegamento para eso y es hermoso.

En esa situación luchamos, además, con el miedo a la pérdida, con el miedo a lo desconocido, con el miedo a la dimensión de nuestras capacidades, con el miedo al qué dirán, con todos los sucedáneos del miedo que se dan cuando tiemblan nuestras fronteras. Sólo hay un alivio para ello y está en nosotros.

Escuchar desde el vacío, desde la oportunidad, Qué trae para mí esa nueva realidad? Qué trae para mis ilusiones, para mis sueños? Qué hay en ese mapa que desde aquí no veo? La curiosidad! adentrarse en ese nuevo plano, ver, sentir, entender…enriquecer, ampliar el criterio de aceptación, desde el respeto a uno mismo y a los demás, construyendo nuestro Multiverso, que es nuestro y de nadie más… decidiendo desde ese espacio fértil, si se aceptan o no las explicaciones, rediseñando desde ese mismo espacio nuestros sueños, ideales, expectativas que vuelven a ser nuestros, que vuelven a estar enteros, con nuevos matices que los hacen más ligeros.

Así que si me permites…cuando sientas que ese meteorito te alcanzó, tómate un respiro, mira desde dónde lo estas observando, reconocimiento rápido del terreno, tómate tu tiempo para que la mirada se acostumbre a la oscuridad y permítete ver qué hay más allá de la oscuridad, de los temblores, del miedo. No te atrincheres… mira.

No hay paño caliente que reconforte, el único paño, está en tu mirada.

Se os quiere!

Photocredit: Multiverse-By Bruce-Rolff

Las mentiras tienen tamaño?

hand-3035665_1280Desayuno tempranero en el horno de mi pueblo, es un placer, un regalo que de vez en cuando me permito, sólo de vez en cuando, cuando las prisas todavía no se han despertado y camuflada entre sus sueños, me escapo. Llego dormida, sin café no soy nadie. Me gusta tomarlo afuera, con el fresco de cuando rompe el día, casi nadie se atreve en esta época del año. Curiosamente esta mañana había una pareja de valientes, o eso pensé yo, quizás valiente era solo uno, quizás los dos o ninguno. Intuí que estaban afuera buscando intimidad o el silencio que la permita, elegí la mesa más apartada y me dispuse a saborear mi café, pero soy curiosa y, aunque yo no ponga las orejas, se ponen solas, en cuanto la cafeína hizo su efecto… primero distinguí a los pajarillos y como si de su canto se tratara, unas frases captaron mi atención “..te pregunté… …son mentiras sin importancia, en lo importante no te miento, pequeñas mentiras que no nos llevan a nada” Da igual quien la pronunció, ahí se quedó.

Camino a la oficina, entre llamadas, organización mental de día, hoy tengo la video con los alumnos del máster, comida con Carmen y Manolo, reunión de objetivos, tengo que llamar a los del gas, ¿les he dejado agua a los perros?… En fin esa maraña de cosas que se desenreda sola, en cuanto nos ponemos en marcha. Entre esa maraña, me surgía lo de “mentiras sin importancia”

Necesito vuestra ayuda. Hay tamaño par las mentiras? Hay mentiras sin importancia? Quién decide la importancia de las mentiras? Para qué mentimos?

Seguir leyendo Las mentiras tienen tamaño?

La verdadera conversación prende fuego

poker-1798037

Hace ya un par de años escribía, en este nuestro espacio, sobre nuestra naturaleza relacional y la necesidad de mantener aquellas conversaciones  que consideramos “importantes”  y que, sin embargo rehuimos  generalmente porque los miedos se apoderan de nuestra voluntad, miedos de muy diversa naturaleza y un solo objetivo, que es bloquear nuestra necesidad más auténtica de relacionarnos de una manera sincera, a corazón abierto.

Nuestras relaciones personales se configuran a partir de las conversaciones que mantenemos con los otros, conversaciones y relaciones son una misma cosa. Mantenemos una relación con alguien mientras estemos en una conversación abierta y continua, si por cualquier razón la conversación se interrumpe o termina, la relación también se interrumpe o termina… Por más que aparente lo contrario.

Hace unos días, llegó a mí la siguiente cita de Theodore Zeldin:

La verdadera conversación prende fuego. Se trata de algo más que emitir y recibir información. (…) En la conversación no se trata sólo de conseguir información o compartir emociones, ni es únicamente una manera de meter ideas en la cabeza de los demás. (…) La conversación es un encuentro de mentes con recuerdos y costumbres diferentes. Cuando las mentes se encuentran, no sólo intercambian hechos: se transforman, se remodelan, extraen de ellas implicaciones diferentes y emprenden nuevas sendas del pensamiento. La conversación no sólo vuelve a mezclar las cartas, sino que crea cartas nuevas”.

Dicho esto, entenderéis que no sepa  qué más añadir, me parece precioso!! Cómo a través de la verdadera conversación somos capaces de desarrollarnos, de estar más cerca de la verdad, de gestionar los conflictos, de aclararnos a nosotros mismos, de acompañar al otro, de intercambiar, de crecer, de aprender, desaprender, ajustar, reajustar, descubrir, reprogramar, crear…

Quizás, caer de nuevo en la queja de  qué pocas conversaciones reales mantenemos. Quizás hacer la autocrítica, quizás poner en estas líneas una reflexión compartida que nos permita seguir avanzando.

A mi sentir, es curioso que no acabemos de sacar todo el jugo al lenguaje, a nuestra capacidad de relación, de interacción. Creo que escribimos mucho sobre relaciones tóxicas y cómo afrontarlas o eliminarlas de nuestra vida. A veces siento que acumulamos herramientas como el que acumula armas, para ir a la guerra, a la conquista, en defensa. Como para sobrevivir en un entorno poco favorable. En pocas ocasiones leemos artículos que nos animen a ser curiosos con los demás y con nosotros mismos. Que nos animen a descubrir qué hay detrás de esas relaciones tóxicas o de esos entornos poco favorables, que nos animen a descubrir por qué nos resultan de ese modo, a descubrir dónde está la toxicidad, a enriquecer nuestra verdad, a mantener conversaciones en las que podamos expresar y escuchar desde la intención de crear algo nuevo, no desde el querer ganar, brillar, conquistar. O si, pero querer ganar, brillar, conquistar una verdad más enriquecida, una relación más respetuosa para con todos.

En demasiadas ocasiones soy testigo de conversaciones planteadas en términos de ganar/perder, con objetivos preestablecidos que no somos capaces de remodelar en base a nuevas informaciones, enredándose en una especie de espiral hacia quién tiene la razón, en la que se difumina el contexto, en la que se pierde el verdadero objetivo de. En ocasiones a grito pelado, en ocasiones bajo exquisita forma y escaso fondo.

En demasiadas ocasiones escucho eso de ya he hablado con, ya se lo he dicho, cosa que ya me satisface porque supone que se ha tenido la valentía de afrontar esas conversaciones. El siguiente nivel o el único, en realidad, es el modo en el que las afrontamos. Estamos dispuestos a prender ese fuego del que nos habla Zeldin? A crear nuevas cartas?  O seguiremos enredados en nuestras metas y nuestros miedos?

Creo que fue  Anne Dickson quien afirmó que  “En una conversación, lo que recibimos suele ser reflejo de lo que damos”  Estamos dispuestos a investigar, a experimentar sobre esta afirmación? Estamos dispuestos a “arriesgar”? A aceptar que no estamos en posesión de toda, ni gran parte de la verdad? Para que no? Cuál es nuestro beneficio real al no prestarnos al experimento? Yo misma me regaño por no hacerlo más a menudo, por perderme en mis propios registros. Realmente, el resultado más bonito, lo he podido sentir cuando me he dejado en el fluir de una conversación, cuando me he dejado ser curiosa, cuando he prestado interés sincero en lo que allí ocurría, cuando he dejado un espacio de crecimiento a mis palabras, a mis pensamientos, cuando huyendo de batallas, hemos sido capaces de entrelazar pensamientos y palabras.

“La conversación no sólo vuelve a mezclar las cartas, sino que crea cartas nuevas”.

Barajas?

Se os quiere!

Os dejo con Yuna y Deeper Conversation

“And if you don’t mind
Can you tell me
All your hopes and fears
And Everything that you believe in
Would you make a difference in the world
I’d love for you to take me to a deeper conversation
Only you can make me
I let my guard down for you
And in time you will too”

 

 

Photo credit: Pixabay Póquer

Expectativas

dandelionsVivimos expectantes, en la expectativa y a la expectativa.

No es un juego de palabras, si te observas, te pillarás en ello.

Vivimos esperando con curiosidad y tensión un acontecimiento que para nosotros es más o menos importante; manteniendo la posibilidad de que suceda, a la espera de que suceda, con la convicción de que pasará, porque en realidad no vivimos las expectativas como una posibilidad, sino como algo a lo que tuviéramos derecho, algo que ya hemos visto, que ya hemos mirado (exspectātum), que a lo sumo sólo está por llegar.

Es muy curioso como funcionamos, hay cosas que damos por sentado, de las que ni si quiera esperamos porque, desde nuestro más profundo inconsciente, las damos por descontado. Estas forman parte de nuestras rutinas cotidianas, se integran en nuestra mirada como el paisaje, sin darnos cuenta de que al igual que el paisaje también cambian, sin prestarles atención ni importancia y sin embargo tienen el mismo efecto que el aire que respiramos…nos dan vida. Damos por sentado que al levantarnos nos darán los buenos días, que estará preparado el zumo de naranja, las toallas limpias; que estarán cuando lleguemos a casa, que cenaremos juntos, que nos felicitarán por nuestro cumpleaños, que nos mostrarán su sonrisa, nos darán su abrazo, que pasará la primavera y llegará el verano. Lo damos por sentado porque así ha sido desde… ni recuerdas…

Hay otras cosas que las damos por descontado aunque desde la consciencia de que así lo esperamos. Estas forman parte de nuestras creencias, de nuestros valores y de cómo nosotros actuamos. Esperamos de nuestro entorno más intimo que nos entienda, nos escuche, nos recoja, nos adivine, incluso nos sorprenda; esperamos que nuestros amigos siempre estén, esperamos que nuestros hijos sean de determinada manera, esperamos obtener una respuesta cuando la necesitamos, ese reconocimiento, esa llamada, ese mensaje, ese detalle…

Otras las esperamos desde la consciencia de saber que aún no han llegado, en la absoluta creencia de que serán o con altas posibilidades de que sean porque sentimos que nos las hemos ganado. Y a la expectativa de que sucedan… suspendemos nuestras vidas, posponemos decisiones, alargamos situaciones, condicionamos el presente, comprometemos nuestro fluir, nos anticipamos. Esperamos esa promoción, esa declaración, esa oportunidad, esa relación…

Hay expectativas que no son tales sino fantasías, alucinaciones, delirios… tan reales como los espejismos del desierto, cosas imposibles a los ojos de los otros, reales a los nuestros.

Y por último están las expectativas que de nosotros tienen, porque esto no va de uno solo, sino del uno con el otro, formando entre todos una perfecta maraña de deseos no expresados porque los damos por sentado, los hemos descontado.

Vivimos expectantes, en la expectativa y a la expectativa y… a veces se cumplen y a veces no, Siendo la causa de grandes realizaciones y profundas decepciones.

Y hay quien nos habla de la gestión de las expectativas, como si las expectativas pudieran gestionarse, confundiendo, a mi modo de ver, expectativas con compromisos, expectativa con exigencia. Y hay quien nos recomienda, desprenderse del deseo, “Deseo poco y de lo poco que deseo, deseo poco” (San Francisco de Asís) como si la solución al desasosiego fuera no sentir, como si no desear no implicara no vivir, como si no hiciera desaparecer mi latir. Y También quien nos habla de realismo y pragmatismo, olvidando que las expectativas pertenecen al mundo de lo que no se puede tocar, sólo intuir, al mundo de lo que nos hace volar. Y luego está aquello de que la esperanza es lo último que se pierde y que el que espera se desespera.Y que son las expectativas sino la esperanza de que algo sea como imaginamos, como deseamos? Y quien tiene la templanza para no inquietarse ante su incertidumbre? O para no desesperarse ante su tardanza o su no llegada?

Mis expectativas son la expresión de lo que yo deseo, forman parte de mi y lo único que me pido es ser consciente de ellas, no darlas por sentadas y mucho menos por descontadas, darles presencia, darles palabra, darles acción, huir de la exigencia, sin comprometer mi fluir. Vivirlas, quererlas, promoverlas, tanto cuando me proporcionan satisfacción y realización como cuando me traen desasosiego y dolor porque siempre, siempre, me acercan a mi mejor versión.

Y respecto a las que sobre mi tu tengas, sólo puedo decirte que no te detengas que yo haré…lo que pueda!

Vivo expectante, en la expectativa y a la expectativa.

Un abrazo!

Photo credit: Morgefile Dandelions