Archivo de la etiqueta: #diversidad

Ética si, pero… qué Ética?

1b_etica_y_moralEstos días atrás asistí a un espacio de diálogo sobre ética y empresa.

Hoy revisando mis notas sobre el evento, veo que lo único que escribí es:

“Ética es crear espacios de justicia y libertad”, “El camino más corto es el que pasa por los demás”, “Hay que poder vivir con el relato de uno mismo”, “No sólo se contagian las enfermedades, también se contagia la salud”

Curioso, nada de las empresas…quizás sea porque al final y, al prinicipio, allí donde estemos las personas (que dónde no) todo pasa por nosotros y nuestra actitud. Las empresas pueden tener sus planes, sus misiones, sus valores, sus códigos éticos, sus sistemas de responsabilidad social…Lo que quieras, pero quienes somos, somos las personas, quienes hacemos, quienes actuamos, quienes consentimos, quienes omitimos, quienes decidimos, quienes respetamos, quienes…somos nosotros.

Somos nosotros con todos nuestros colores, matices, culturas, creencias, políticas, religiones. Con nuestras experiencias, nuestro expertise y nuestras incompetencias. Nuestras expectativas, nuestras pulsiones, nuestro pasado, nuestro presente, nuestras dudas sobre el futuro, nuestras dudas sobre la imagen que de nosotros tienen los demás, nuestras falsas seguridades, nuestras falsas verdades… nuestras desconfianzas ante lo desconocido, ante lo diferente, ante lo no presente, ante lo escondido…nuestra propia imagen sobre nosotros mismos, nuestros egos… Una madeja de emociones, una madeja enredada. Madeja liada, quien te devanará?

Visto así lo de la ética parece un imposible. Lo que sea justicia para mi, mi concepto de justicia, no lo será para ti. Lo que yo considere mi libertad, quizás atente contra la tuya; lo que para mi es una verdad absoluta, para ti puede ser la mayor gil…que hayas escuchado jamás… Quizás yo puedo vivir con mi relato, pero y tu? Puedes vivir tu con mi relato?… Quizás yo tampoco con el tuyo… Quién es el sano, Quien es el enfermo? Quien es el que sabe? …Qué es lo que sabe?

Cómo nos vamos a entender? Cómo nos vamos a poner de acuerdo sobre lo que es ético o no si los puntos de partida, las creencias, las bases son tan diversas? En algún caso opuestas, a veces excluyentes. Tiene esto solución? o…no? Necesita solución o podemos seguir viviendo cada uno en nuestro salón sin espejos? Sin ventanas, sin aire fresco.

Yo supongo que no será tan fácil cuando llevamos tantos siglos hablando, escribiendo, estudiando sobre el tema y ya no digo cuando ampliamos de lo micro de nuestro día a día a lo macro de la humanidad…de mi pequeño ovillo liado a la inmensidad.

Hace ya unos cuantos años, acudí a una especie de retiro no religioso pero si muy espiritual en UK. Allí nos encontramos más de 200 personas de 90 nacionalidades diferentes, diferentes creencias religiosas, diferentes vivencias políticas, diferentes entornos vitales… con el objetivo de construir durante aquellos diez días nuestra propia organización, nuestra propia comunidad. Experimentando precisamente lo que he relatado, experimentado nuestra diversidad y cómo esa diversidad nos facilitaba o dificultaba el construir nuestra comunidad, nuestro sistema particular, un sistema en equilibrio. Allí se produjeron momentos únicos… Una cristiana australiana con todo su dolor reconocía su incapacidad para reconocer la legitimidad de otra religión, por sentir que si lo hacía dejaba de ser leal a la suya. Un sacerdote protestante americano, abrazó a una mujer palestina, pidiéndole perdón. Un mediador de Myanmar habló sobre su sentimiento de libertad. Una española un poco confusa era cargada a espaldas de un británico…dejándose llevar.

Aquella fue mi primera y más grande cura de humildad, quien sabe qué, quien está en posesión de qué verdad, qué es lo importante para vivir en comunión en comunidad? Para que un sistema funcione con todo su potencial? Se produjeron cientos de conversaciones, conversaciones a uno, a dos, a veinte, a cincuenta, a doscientos… conversaciones con el objetivo de entender, de conocer, de construir, de respetar, de convivir, de ampliar, de enriquecer, de transformar. Conversaciones sin ego, sin juicio, sin interpretar… pero primero hubo que escuchar a cada ego, a cada juicio, a cada interpretación… Buscar los puntos de encuentro, construir sobre ellos y nunca olvidar que esa era nuestra razón de ser, nuestro propósito último, construir un lugar de convivencia.

No aspiro a arreglar el mundo, hace tiempo que superé mi prepotencia, tengo mi propia madeja que desliar, que devanar, que me resulta mucho más dificultoso arreglar…Tengo mi propio ego, mis juicios, mis interpretaciones, mi pasado, mi presente, mi futuro, mucho por devanar.

Aspiro  a poder vivir con mi propio relato, siendo un relato que pase por mi y por los demás, un relato que facilite construir a mi alrededor espacios vitales de justicia y libertad, contagiándome de la salud de los demás. Quizás fuera por eso que el otro día no necesité tomar ninguna nota más. Quizás sean esas nuestras pequeñas grandes éticas las que nos lleven a la Ética de la humanidad.

Me ayudas con mi relato? Me ayudas a construir ese espacio? Tráete algún amigo más, ya sabes, cuantos más y más variados, estaremos más acertados.

Un abrazo!