Archivo de la etiqueta: #dolor

El Reto del Homopértiga

salto_con_pertiga_de_la_evolucion_poster-r5171f32db5bb4452beb7471c286aaab4_i0j_8byvr_512Cuáles son tus retos? Ya los tienes? No los has encontrado? O te parece que no merecen ese nombre? Son retitos? O simplemente piensas que no los tienes, que la vida sigue y ya dirá, que ya ella sola nos los planteará. O quizás te hayas marcado un señor retazo, tan grande, tan gordo, tan difícil que quizás ni te pongas a ello, ya de entrada sientes que es un imposible, una irrealidad sólo un “sueño”

Donde están tus retos? Cómo son tus retos? Dónde sientes tus retos? búscalos porque estar, están.

Los retos tienen vida propia,  los defina o no, los identifique o no, sea consciente o no de ellos, allí están. Aprendí que es mejor hacerse amigo de ellos, tratarles de tu, saludarles, perderles el miedo, conocerlos, entenderlos, hablar su idioma, negociar con ellos, consensuar un plan, hacerlos nuestros, quererlos. Porque si o si, queramos o no, allí están ellos, en su empeño de enseñarnos algo nuevo, ese es su propósito, su razón de ser y créeme, lo cumplirán, aparecerán una y otra vez. A veces se anunciarán otras nos sorprenderán con la guardia baja, sin defensa, con alevosía y nocturnidad.

Qué es un Reto? Cómo sé que es un reto suficiente? Cómo sé que es El Reto? Cómo evito mis trampas?

El Reto no tiene tamaño, el Reto es de tamaño universal.  Puede que los demás, bajo los ojos del que no sabe, si le pongan tamaño, les parezcan una chorrada de reto o una irrealidad. Lo cierto es que sólo cada uno sabe de su Reto y de lo que le supone, solo cada uno lo puede declarar como tal para si. No existen los retitos ni los retazos.

El Reto se siente, se siente en la boca del estómago, se siente en el ritmo del corazón, es pulsión de vida,  de vida plena.

El Reto habla de nosotros, es personal, no es extrapolable, intercambiable, transferible, reversible ni canjeable, es nuestro y para nadie mas!

El Reto nunca nos abandona, permanece, aparece y reaparece hasta que se transforma y solo tiene una forma de transformarse que es en aprendizaje, ninguna más, no existen atajos, no existen engaños, sin trampas ni cartón. O aprendes o tu Reto te seguirá allí donde estés, da igual con quien estés, ni lo que estés haciendo, allí estará tu Reto, lo cierto es que no he conocido nada ni nadie que te ame de manera tan incondicional como el Reto.

El Reto es aquello que necesitamos aprender para seguir evolucionando en el Ser y es por eso que a veces tomamos Retos y a veces los Retos nos toman a nosotros. A veces somos conscientes del aprendizaje necesario y nos marcamos planes de mejora, agarramos la pértiga, a veces no lo somos y el Reto nos toma. Alguna vez has sentido eso de “Otra vez!! No me lo puedo creer, por qué siempre me pasa lo mismo? Por qué siempre a mí? Por qué siempre yo?” Es tu Reto que llama a la puerta de tu vida para que aprendas y mientras no lo hagas llamará y llamará, jamás te abandonará, te parecerá que ya todo paso….pero no es verdad, es sólo una tregua que el Reto nos da.

Y si el Reto nos toma, para qué lo vamos a identificar? Si de todas formas, vendrá no? Es esa la conclusión a la que estas llegando? Quizás tengas razón y sea así, no sé yo, yo sólo sé cómo  lo vivo yo. En el camino a ser la mejor versión de mí misma, voy identificando numerosos retos, con mucha ayuda y mucho acompañamiento he tomado conciencia de importantes áreas de aprendizaje. Al tomar conciencia, al hacerse presente ya no puedes obviarlo, ya no cabe el engaño, no cabe la indiferencia, no cabe el desprecio, no caben los retitos ni los retazos, no caben las trampas, sólo cabe trabajarlos, aceptarlos y transformarlos y es este proceso el que nos ayudará a afrontar mejor los Retos que nos toman.

En ese camino también he aprendido a aprovechar la oportunidad que me brindan los Retos que me toman, ante su invasión, he aprendido a abrir el corazón, a caminar a su lado, a tener la confianza en que algo bueno me estaba pasando, por más difícil que fuera la situación, por mas dolorosa, por más que en muchas ocasiones hubiera querido despertar del mal sueño, por más que hubiera querido salir corriendo, por más que hubiera sentido ese tremendo miedo, ese vértigo, esa sensación de perder el control, caos, desorientación. Sabiendo que algo tenía que aprender a ello me he puesto, he escuchado con mi alma, con una vez basta! Sabiendo que si no aprendo volverá, quizás incluso con mas fuerza…he escuchado con mi Ser, he compartido con quien me acompañaba, he acudido a lo ya aprendido y he puesto mi energía en identificar el nuevo aprendizaje, en no tener que decirme eso de “Otra vez! No me lo puedo creer!”

La vida no se controla, a veces tomamos decisiones, a veces las decisiones nos toman. Quizás estés tomado por una de esas decisiones invasoras, quizás estés sin trabajo, te ha dejado tu pareja, el amor de tu vida no te corresponde, quizás estés sufriendo una enfermedad grave, quizás tu jefe no te comprenda o ese colega tuyo te esté fastidiando hasta la médula, no entiendes a tu hijo adolescente, no te salen las cuentas, mil cosas, todas dolorosas…. Cuál es tu Reto ahí? Qué es lo que estas aprendiendo? Cómo estás jugando tus cartas? Te has quedado en el lamento? Sal de ahí, mira a la cara de tu Reto, pregúntale que te trae, pregúntale cual es su mensaje para ti, escúchalo, déjate acompañar, recuerda quien eres y que ya sabes, qué hiciste en aquella otra situación, qué no hiciste, qué falló, qué te ayudó. Mira a tu alrededor, está lleno de información .Invoca a tus Valores, a los tuyos de verdad, ellos te ayudarán a recoger tus pedacitos, hasta los más pequeños, resultando un Ser de mucho más valor.

Los Retos fueron creados para que nos podamos dar cuenta de lo que somos capaces, siempre están a la altura y medida de nuestras posibilidades, aunque no nos lo parezca.

Somos evolución y no hay crecimiento sin dolor. Te vas a quedar atrás? Que vas a hacer para avanzar? Cómo serás un Homopértiga? Dónde está tu Reto? Dónde está tu pértiga?

Qué es lo que hace que?

trampolin_0110Todavía recuerdo aquellos veranos de campamentos en Mal Pas durante mi adolescencia, allí nos juntábamos jóvenes de toda España dispuestos a pasar dos semanas de locura, dispuestos a probar nuestros limites, con ganas y curiosidad de conocer nueva gente, con ganas de verano y diversión! Risas, deportes al aire libre, música, baile, flirteos, nuevas amistades, noches al raso, días al sol y el mar, el mar siempre de fondo, ese mar mallorquín tan pronto azulado, tan pronto verde intenso, tan pronto gris, pero siempre transparente, cristalino. Y no es que sienta añoranza, si mucha ternura cuando me remonto a aquellos tiempos, pero no añoranza. La cosa es que cuando estaba reflexionando sobre ” Qué es lo que hace que” me ha venido la imagen de aquel trampolín, Dios, todavía puedo sentir el hormigueo en el estómago, a quién se le ocurrió? Quién lo puso allí? de verdad era necesario? Nadie nos obligaba a tirarnos, pero ya sabéis cuando uno es adolescente lo que menos dispuesto está es a “hacer el ridículo” entre los suyos…. Y allí que iba yo andandito hacia el precipicio, todavía hoy pienso que aquello no era nada seguro, sabéis cómo se movía? Madre mía, conforme me acercaba a la punta aquello no dejaba de temblar o… eran mis piernas? Siempre he sido un poco redondita y eso, a mi modo de ver de entonces, tampoco ayudaba en absoluto! y no había lugar donde poderme agarrar y no había lugar por el que escapar… y llegué al borde y allí a lo leeeejos estaba mi querido mar, bajó la marea? Qué marea! Aquí no hay mareas, tira ya! Venga Antoñita que no pasa nada, es muy divertido, tírate ya, no lo pienses más! Sólo es difícil la primera vez, te gustará! El corazón a mil, me empezaba a marear, si lo pudiera evitar…Una, dos y tres…doble salto mortal! Que no, que me tiré “de pies” pero para mí fue como un doble mortal, caía y caía y no dejaba de caer, han quitado el agua? Para qué me tapo la nariz si no hay agua? Y allí que tocaron mis pies, agua fresca, subidón, adrenalina por todos los poros, salitre en las venas, los peces que me hacían la ola, pulpos, caballitos y estrellas de mar aplaudiendo, el cap roig salió corriendo aletas para que os quiero. Y se produjo el milagro, aquello me había gustado! Y corriendo para arriba ahora de bomba, ahora de cabeza, ahora del derecho, ahora del revés. Qué es lo que hace que nos tiremos del trampolín o que nos quedemos al borde, a medio camino o al inicio?
Cuando nos encontramos en los límites de lo conocido, de nuestra querida zona de confort, justo allí en el límite, actúan sobre nosotros dos fuerzas contrapuestas. Una que nos estira hacia adentro “Dónde vas loca? Ni se te ocurra moverte de aquí que a saber qué habrá por allí, quieta! Ni un paso más!”. Otra que nos estira hacia afuera “Mira! qué será aquello que brilla allá a lo lejos? Vamos a verlo, corre que parece que se va y no tendremos otra oportunidad!” y allá que se enfrascan las dos en una larga conversación sin final. Es peligroso dice la una, es curioso dice la otra. Arriesgado, enriquecedor; desconocido,  pero esa es la gracia no? Descubrir cosas nuevas, aprender. Ya sé bastante, no necesito saber más, además lo único que puede pasar es que me pierda y que pierda lo que ya he conseguido. Pero qué dices? Si ya has estado aquí millones de veces y nunca pasó nada malo, siempre es lo mismo eres un tostón, todavía no has aprendido? Acuérdate después te gusta y te sientes orgullosa. Ya, ya pero tanto ir el cántaro a la fuente…para qué queremos más? quien mucho abarca… la última vez tuvimos suerte, casi la fastidiamos si no hubiera sido por la intervención del equipo la cagamos. Qué dices! Ya sabíamos que el equipo estaría allí para lo que necesitáramos a ver si va a ser que ahora me he vuelto loca, ya me tienes cansada siempre poniendo pegas, me tienes ahogada, cuando vas a reconocer mi capacidad? Cuando me vas a legitimar? Ya estamos con que si la abuela fuma, que tendrá que ver! Ya estamos con lo emocional, que yo no digo que no tengas capacidad ni un lugar en el mundo, que lo que digo es que los experimentos con gaseosa, dices que te sientes ahogada y yo? Cómo crees que me siento? AGOTADA!
Y así pueden estar días y noches, noches y días y nosotros enredados en ese baiben. Miedo y atrevimiento nos mantienen en un estado que a mi me gusta lamar de puerta giratoria, mucho esfuerzo para estar en el mismo lugar y me pregunto qué es lo que finalmente nos hace salir, reaccionar? Desde mi experiencia hay dos cosas que me han ayudado a avanzar, dos fuerzas motoras muy diferentes son las que me han sacado de la centrífuga. Cuando el dolor es superior al miedo y cuando mi Creer es superior al miedo.
Mucho y muy mal se habla del miedo, los que me leéis con mayor frecuencia ya sabéis que yo le tengo mucho cariño a mi miedo a ese que me cuida, que me advierte, me protege, que hace que me prepare, que esté despierta, que no me tire del trampolín si no hay agua. Como bien describe Noberto Levy, el miedo es una valiosísima señal que indica una desproporción entre la amenaza a la que nos enfrentamos y los recursos con los que contamos para resolverla. Por tanto es importante dedicarle tiempo y esfuerzo a desarrollar los recursos necesarios para afrontar esa “amenaza”. Lo chungo, si me permitís la expresión, es cuando ese desarrollar recursos se convierte en abono de saboteadores, nunca nos parece suficiente, ni suficientemente bueno, ni buen momento, ni tan siquiera momento… Se convierte en puerta giratoria y las conversaciones internas empiezan a volvernos locos, la desesperación aparece, la tristeza anida, el desánimo  acampa , nos sentimos agotados, sin energía, sin ganas, cubrimos las responsabilidades como podemos, en automático, en ocasiones hacemos abandono de las mismas, poniendo en verdadero riesgo todo aquello que en realidad amamos porque debido a la falta de energía se torna carga, obligación y trampahasta que un día cuando crees que habías tocado fondo sigues cayendo en barrena! Pero qué es esto? Todavía hay algo más allá abajo? Y sigues bajando… O el milagro ocurre, el dolor supera al miedo y una reacción que surge de muy adentro nos hace reaccionar, es la pulsión de vida que grita “fuera de aquí! No aguanto mas!” Y sales corriendo en la única dirección posible en ese momento, hacia arriba y hacia adelante. Y sales, pero sales dolido, muy dañado, exhausto, demacrado, asustado por ver donde has estado…Feo verdad? Hemos salido, pero cual ha sido el precio? Seguro que no hay otro camino mas que aguantar hasta que el dolor supere al miedo?
Cuando estoy allí en la frontera, escuchando a mi miedo, escuchando a mi atrevimiento, siempre visiono aquel trampolín, noto el hormigueo en el estomago como si estuviera a punto de saltar, puedo sentir el temblor en las piernas, el olor del mar y me pregunto,” En que crees? Qué es lo que te haría saltar? Cual es el sentido de todo esto? Para que no vas a saltar? Y para que vas a saltar? Y es entonces, cuando mi creencia es fuerte, cuando visiono el para que de saltar, cuando visiono lo que puedo ganar, cuando acepto lo que voy a arriesgar y siento que me da igual, que el para que de saltar merece el riesgo de todo lo demás porque es donde me siento viva, donde me siento vibrar, donde soy la mejor versión de mi misma y eso es lo que hace que.
En mis experiencias vitales he probado de todo, quedarme en la puerta giratoria, hacerme amiga de la tristeza esperando la presencia del dolor e impregnarme de mis creencias. Creedme nada como lo último, cuando esa pulsión surge, cuando confías en ti, en tus recursos, en los demás que te acompañan, en aquello en lo que crees y por lo que merece la pena.  No hay salto seguro, no hay garantías, no hay red, más que la red de honrar nuestras creencias y valores, la coherencia de actuar conforme lo que pensamos y amamos, podeis imaginar mejor red?
Cuántas veces saltamos buscando la adrenalina de la vida en lo físico, saltamos al vacío, en las montañas rusas, en las caídas libres, puenting, paracaidismo, trampolines…. Nada tengo que objetar, pero y qué pasa con lo nuestro? Para que no nos atrevemos a saltar? A qué vas a esperar? En tu caso qué es lo que hace que?

un abrazo!

Tengo miedo, pero ninguna duda

cq5dam.thumbnail.624.351Antonia, claro que tengo miedo, tengo mucho miedo, pero….no tengo ninguna duda.

Hacía mucho tiempo que no nos veíamos y nos teníamos muchas ganas, una cena improvisada, las circunstancias habían jugado a nuestro favor, las circunstancias y las ganas de volver a vernos, lo primero un gran abrazo, sin palabras, risas nerviosas, cuéntame, dime, y esto y aquello… otro abrazo, otra sonrisa, sobre todo la sonrisa de la mirada.

El camino de nuestros sueños. Tengo miedo, tengo mucho miedo, pero no tengo ninguna duda.

El camino de los sueños es un camino transformacional, no es un camino fácil cuando se está recorriendo. En fase de diseño todo es perfecto, como debe ser! es de lo que nos debemos impregnar, del aroma del sueño, del sabor de la conquista, de la alegría de vernos allí, de la satisfacción de la decisión tomada. Si vais a iniciar vuestro viaje, quedaros unos días en remojo en esa fase, impregnaros de todo eso que os ha decidido a iniciarlo, que no pueda salir nunca más de vuestra piel. Impregnaros porque es ese aroma el que os seguirá animando, el que os ayudará a tomar las decisiones con el objetivo en el horizonte, cuando el horizonte se difumina en la dificultad del presente.

Valga la comparación, con el camino de los sueños pasa como con los embarazos… todo el mundo te cuenta la parte romántica, el estar creando una vida, el sentir cómo se crea esa vida día a día.. pero nadie te explica de entrada las molestias, las nauseas, los cambios físicos, los cambios de humor, la ciática, …las almorranillas… y nadie lo explica porque al final lo que prima es que se crea una vida. En el camino de los sueños también creamos una vida nueva, un nuevo ser que es aquel en el que nos tenemos que convertir para hacer realidad nuestro sueño. El camino de los sueños es un camino de vida, no hay duda, un camino fascinante cuando sentimos esa nueva vida, pero un camino también doloroso un camino de cambio, de pérdidas y encuentros y lo mejor es saberlo y estar preparado para de ninguna manera renunciar a esa nueva vida, a ese nuevo Ser. Tengo miedo, tengo mucho miedo, pero no tengo ninguna duda.

Ocurrirá que encontrarás situaciones especialmente doloras en el viaje que, desde mi experiencia, sólo son salvables gracias al aroma de mi sueño y, por supuesto a esos otros nuevos “locos” que el camino pone en tu vida y que visten la misma esencia, el mismo aroma. Así especialmente doloroso es cuando tu amigo del alma te mira con mirada de “ya no te conozco”, cuando tu le miras con mirada de “dónde estás te necesito”, pero no encuentras sus ojos porque se quedaron en otro lugar al que tu ya no volverás. Especialmente doloroso es cuando miras hacia atrás y aunque sea con agradecimiento, orgullo, sin rencores… sabes que a esa parte no volverás jamás, sabes que tu pasado, tu bagaje, tu patrimonio profesional…ya no sirven para ese nuevo lugar. Sirven las experiencias acumuladas, sirve la sabiduría, no estarías donde estás sin lo que fuiste una vez… no hubieras podido emprender el viaje sin lo que ya sabes…pero ya no servirá de la misma manera para la que lo solías utilizar. Especialmente doloroso es cuando tienes que dejar algo para poder coger aquella otra cosa que necesitas para tu viaje y sí, son elecciones, pero también renuncias, duelos, despedidas, te aviso…no son fáciles. Especialmente doloroso es arrancarse todas esas máscaras, cuando descubres eso, que sólo son máscaras y sabes que te expones…Especialmente doloroso es cuando ves la envidia en su mirada, sientes el frío en sus manos, hueles su miedo en la distancia…

Y hubieras dejado tu camino por evitar todo esto? Nos hemos preguntado… y de nuevo la sonrisa y el brillo en la mirada. Para nada!! Ha sido un unísono, inundación de carcajadas!!

Hoy sé mejor quien soy, sé lo que no quiero, sé lo que quiero conservar, sé a quien quiero a mi lado, sé con quien ya no podré estar, sé lo que ya no volveré a hacer y sé por lo que quiero respirar… si soy sincera no sé si “lo” conseguiré, pero eso ya casi me da igual.

El camino me va demostrando que aquello que deba permanecer, permanecerá, que aquello que deba desaparecer, desaparecerá y lo hará porque ya no tendrá sentido en ese lugar, ya no podrá ser, ya no podrá estar y me dolerá y me despediré para poder acoger lo nuevo que necesito ser, para poder acoger a esa nueva vida que se está fraguando en mi Ser.

Y en eso suena lo nuevo de Fito… “No encontrar el equilibrio y agarrarse…lo contrario de vivir es no arriesgarse.. o quien sabe qué…” y después Bumbury! “…Respira y bébete el aire ya no hay nadie que te lo pueda quitar, olvida no importa que digan si no es alimento que se lo lleve el viento…hoy te sientes distinto porque eres distinto…permanecía oculto en ti y ahora está tan claro, es un día soleado y no hay confusión…” Manolo García? “ Tuve que cruzar el puente, sentarme a descansar al sol, negarme a resbalar por la pendiente, volver a encontrar color…Y es mejor sentir que pensar, sentir es mejor…” Y allí que saltamos bailando como locos porque en este camino es mejor sentir que pensar, sentir es mejor.

El camino de los sueños, es un camino de vida y sí, tengo miedo, tengo mucho miedo, pero ninguna duda.

 

Un abrazo! (Bso Ma)

Abandono, lo dejo, me voy…

la foto (4)Qué desazón, qué desastre, vaya locura!! Es imposible, tiro la toalla, mira yo no sirvo para esto, sabes? Hay que ser realista, oye pues hasta aqui hemos llegado. Mira lo he intentado y está claro que no sirvo, siempre la fastidio, no llego, no llego donde tengo que llegar, abandono! Lo dejo, me voy! No me mires de esa manera, no me hagas sentir culpable, no ves que no puedo? No sé, no sirvo ni serviré soy una negada punto!

Os es familiar esta conversación? Si estáis en el camino del aprendizaje seguro que si, al menos yo las he tenido y las tengo y sé que las seguiré teniendo jajajaja, para qué me voy a engañar? Cuánto más me alejo de mi zona de confort más dudas tengo sobre mis capacidades y posibilidades. Hoy me hago grande siento que domino la situación, hoy me siento pequeña, pequeñita ,vulnerable, torpe, esto no hay quien lo domine, fue una alucinación.

Yo os voy a confensar que cuando pienso así es porque me miro desde la exigencia desde todo lo que me falta, se me olvida mirar hacia lo recorrido, todo lo que ya he aprendido. Eso es una trampa mortal, porque faltar siempre nos faltarán aprendizajes más si como yo piensas que nunca llegamos a ningún lugar, la vida es un recorrido y un recorrido desigual, es un terreno a descubrir, siempre de paso. Mi ego se lamenta, mi vulnerabilidad se aterra, mi libertad se esfuma, quiero dar marcha atrás y entonces doy media vuelta y como le pasó a la tinaja vieja miro y descubro que detrás hay un mundo de luz, de colores, arco iris, música celestial, es el camino recorrido ya conocido…cómo ha cambiado! Antes no era así, era oscuro, incierto, humedo. Descanso un rato en ese lugar, disfruto del sol, del agua fresca, de los amigos que alli conocí, de los que ya tenía y me acompañaron, disfruto de mí. Parece que tan mal el lienzo no va quedando, quizás no sea para estar en el Prado, pero en el salón de mi vida encaja a las mil maravillas. Parece que voy recuperando mi tamaño natural, ni grande ni pequeña, ideal, sin comparar.

El camino del aprendizaje no es fácil cuando es transformacional, cuando es aprendizaje del de verdad, cuando buscamos avanzar encontramos el reto a la medida de lo que necesitamos aprender, básicamente porque si no, no es reto. Encontramos la oportunidad a la medida exacta de nuestra necesidad gran incongruencia por nuestra parte sería darle la espalda, no os parece?

Desde mi sentir, vivir en el aprendizaje incluye aprender a dejar mi ego a un lado, reconocerme vulnerable, en desarrollo, abandonar el control, la imagen de perfección, estar y ser en el momento, disfrutar del camino, querer a mis retos, eso sí, con respeto… Muy dificil…pero como engancha!

Cada uno decide si emprende, si sigue o no el camino y el ritmo que puede sostener, cada uno decide, el guerrero no renuncia a lo que ama, no es perfección, victoria ni invulnerabilidad. El guerrero es pura vulnerabilidad (Del film Peaceful warrior)

Yo soy guerrera…Gracias a todos los que me permitís seguir siéndolo!! Gracias a mis maestros!! Gracias a mí también ;o)!!

Os dejo link inspiracional a la película el aprendizaje del guerrero (clikar dos veces para verlo)

No te dejes robar!

imageNo sé bien cómo empezar a escribir este post y me perdonaréis si parece algo desordenado, alterado, confuso incluso triste. Seguramente es como me encuentro en estos momentos, sintiendo un mazagote entre el estómago y el esternón a la altura de la garganta.

Necesito compartir con vosotros, necesito hacer una llamada de atención a favor de todos aquellos que con determinación, profesionalidad, humanismo, respeto y compromiso tratan de sacar adelante su profesión.  Con la seriedad y dedicacion que ello requiere. Personas entregadas que tienen la mala suerte de que se cruce en su camino alguien menos comprometido con lo que podriamos llamar principios de convivencia, alguien que construye su “seguridad” a base de robar la autoestima de otros.

Nada puedo decir en contra de éstos porque al final al igual que nos ha pasado a muchos y, en no pocas ocasiones, les pasa que están perdidos, pero tanto que probablemente ni se han dado cuenta.

Cuando se necesita robar el valor de los demás para brillar, se es muy pobre. Cuando se necesita robar la dignidad de otro para sentirse mejor, se es muy mísero. Cuando se necesita robar el espacio al otro para encontrar un lugar, se es muy menesteroso. Hay que estar verdaderamente perdido y necesitado para provocar tanto dolor en otro. Estas personas realmente me conmueven, me conmueven porque sé que les falta un alimento básico que es el amor y el respeto por los demás y por ellos mismos.

En estas últimas semanas, casualidades de la vida, se han cruzado conmigo varias personas que han sufrido este tipo de atracos, que necesitan repetir y repetir sus méritos en un intento de recuperar su autoestima, su dignidad. Personas que realmente y, de manera constatada, han tenido éxitos importantes a base de mucho esfuerzo y que ,a pesar de ello, me  encuentro hechos trizas.

Cómo han llegado a esta situación?  Cómo empezó todo? Dónde queda lo que fueron?

Pasó que en un momento dado se dejaron robar, se dejaron robar lo que es su esencia, sus valores , su dignidad, por otros con gran hambruna y pocos recursos…

Pero la esencia es sabia y a poco que la vuelvas a llamar hace acto de presencia, a poco que creas en ella vuelve, pero tienes que creer en ella, si no se esconde.

Por favor nunca, nunca, os dejeis robar vuestro valor, vuestra dignidad, vuestro espacio.  Simplememente defendedlo con vuestras mejores armas: Vuestra experiencia, vuestra profesionalidad, vuestros valores y sobre todo el amor y el respeto que sentis por los demás y por vosotros mismos….esta es la mejor manera de preservar el mas valioso de los patrimonios de la humanidad: Nosotros.

Gracias por estar ahi, leyendo estas lineas, acompañándome en esto del vivir….ya me siento mejor.