Archivo de la etiqueta: #elección

No te escondas

swan-265524_960_720Mi querida amiga, qué alegría me ha dado el reencontrarte, qué alegría me ha dado el verte feliz, ver que sigues tu camino, que sigues avanzando, qué sigues ampliando tus límites, que tu proceso no ha quedado en un montón de intenciones, de sueños, de compromisos vacios, de planes escritos. Qué alegría mas enorme ver que has integrado, que ya tu sola puedes, que pisas firme y fuerte, que el camino compartido hace ya dos años no fue en vano, que tu proceso de transformación fue real. Para mi es una satisfacción enorme haber asistido a tu despertar y comprobar que sigues despierta, muy despierta!

En cuanto te he visto aparecer, me he dado cuenta, ese brillo tuyo en tus ojos, en tu piel, en tu pelo… esa luz…nada tenía que ver con ningún tratamiento estético, es pura felicidad, pura satisfacción, de esa que sale cuando uno está en paz consigo mismo, no importan las circunstancias, no se trata de lo que está pasando, sino de cómo tu lo estás viviendo, cómo lo estás afrontando, cómo estás creciendo, integrando, avanzando. Y… en tu caso, es espectacular!

Seguir leyendo No te escondas

Al otro lado de la Libertad

swing-in-winter-1389402“Antonia, sentía que debía hacerlo, lo sentía en lo más profundo de mi ser, era como una fuerza que me atraía, como si algo me impulsara desde lo más adentro de mi ser. A ver si me explico, no me sentía arrastrado, más bien impulsado, podía sentir como las palabras se asomaban a mi boca, las podía oír. No estaba en absoluto de acuerdo con lo que mi jefe y mis compañeros estaban diciendo, sentía que estaban dejando de lado importantes detalles y perspectivas para tomar la decisión, sentía su miedo ante lo desconocido, sentía mi impulso.. Y a pesar de todo ello, no pude porque mi miedo también se apoderó de mí y empecé a convencerme de que no era mi guerra y de que si todos lo veían así, para que iba a mojarme yo, encima jugándome una posible promoción…Lo cierto es que sentí un gran vacío, sensación de fraude, quizás es lo que soy”

“…Antonia, me estaba jugando el bonus del año, sabes como ando económicamente desde que despidieron a mi pareja. Sé que no he sido honesta, no he contribuido con mi mejor saber, me hace sentir mal pero de verdad, tuve miedo.. vaya mier..”

“ Al final no fui al evento, sabía que estaría allí, que sería una oportunidad para provocar un encuentro, al menos saludarnos, poder mirar a sus ojos, ver qué asomaba en su mirada. Pero el miedo al rechazo, fue más fuerte que las ganas, el miedo a mostrarme interesada…Soy idiota…”

“…no puedo estar escondida toda la vida, angustiada, evitándolo, cuando además sé que lo que necesito es una conversación, cerrar el tema si hay que cerrarlo, pero cerrarlo bien..mientras siga abierto, siento que no puedo seguir con mi vida..me siento paralizada por el miedo a su indiferencia…”

“Me lo sabia, había estudiado fuerte, desde mayo preparándolo bien, quería lucirme, sacar buena nota, me jugaba el acceso. Pero oye eso del oral me mata y encima en sala abierta, Tu sabes la de gente que estaba? Todo el mundo pasaba por allí a ver qué se cocía… Cuando fue mi turno, me dio vergüenza ser el empollón…”

Y así podría seguir escribiendo hasta agotar la capacidad del blog. Deje de leer quien no ha sentido miedo, quien no lo siente en este momento. Deje de leer quien no ha sentido y siente el conflicto entre lo que quisiera decir o hacer y lo que dice o hace. Pero sé sincero contigo porque si vives en este mundo, sientes miedo. El miedo es inherente a nuestra naturaleza, el miedo nos muestra un déficit de capacidades para afrontar una situación concreta, el miedo nos muestra un área de aprendizaje. Pero las situaciones descritas van más allá de eso, son situaciones en las que nos vemos por los condicionamientos, no es que no tengamos las capacidades, es que nos sentimos condicionados. Condicionados por las otras obligaciones, condicionados por los criterios de actuación establecidos. Sabemos lo que queremos decir o hacer, sabemos lo que sentimos. Disponemos de argumentos racionales y emocionales y, sin embargo, no nos atrevemos, nos secuestramos en una red imposible de argumentos externos, argumentos y razones que limitan nuestra libertad interior. Alguno estaréis pensando que los argumentos de los ejemplos son de peso, claro que lo son!! La pregunta a hacerse es Cómo me siento después de tomar la decisión de? Me siento bien? Satisfecho, asertivo, coherente? Sereno? o Me siento mal? Cobarde, vacío, incoherente? Inquieto? Esa es la medición de nuestra libertad interior, a lo que hay que estar atento. Todos los días nos encontramos en situaciones de más o menos conflicto entre el entorno y nosotros mismos. Todos los días tenemos la oportunidad de ir ganando la batalla para nuestra libertad interior, de practicar, de atrevernos, de darnos cuenta que conforme más coherentes somos, más sólidos nos volvemos y de mayor libertad disponemos. De darnos cuenta de que nuestro verdadero valor, nuestra mayor contribución viene del ejercicio de esa, nuestra libertad interior, que cuanto más la alimentamos, más grandes nos hacemos para con nosotros, para con todos, mayor es nuestro valor, mayor nuestra capacidad de empatía, de amor, de creatividad, de aprendizaje, de integrar a los demás y a uno mismo.

No es fácil, lo sé, en esos momentos de conflicto, el suelo tiembla, lo sé, uno puede sentir hasta una especie de huracán, se siente en medio de una especie de torbellino, a veces dan hasta vahídos. Ese es el justo momento para tomarse unos segundos y conectar con uno mismo, centrar la atención en aquella parte de nuestro cuerpo donde sabemos que sentimos nuestra libertad interior, sumergirse allí adentro, testear cómo me estoy sintiendo, qué es lo que está pasando allí, integrar eso también en la toma de nuestra decisión, confiar en ello porque es nuestro criterio más sincero, nuestra fuente básica, libre de todo condicionamiento cultural, político, religioso, económico o del ego. Libre de todo lo que nos reprime, constriñe o diluye.

La decisión de emprender o no este viaje, es sólo nuestra, qué vas a decidir? Nos vemos al otro lado de la libertad?

Os dejo con Sara Bareilles y Brave! (No os perdais la letra, es preciosa!!)

Un abrazo!

Photo credit:Swing in winter

Quiero ser egoísta!

señalarQuiero ser egoísta!

Antonia quiero ser egoísta, lo más egoísta que pueda!

Todavía me resuenan sus palabras en mi cabeza, en mi cabeza y sobretodo en mi corazón. Quiero ser lo más egoísta que pueda! Era un grito al disfrute de la vida, un grito al ahora me toca a mí, una reivindicación al propio espacio, al propio Ser. Una respuesta a la necesidad de expandirse, de experimentar desde la libertad, de dejar algo para sí. Un tomar conciencia de lo que pesa y de lo que aligera. Una respuesta a la necesidad de alimentar un alma libre, de dejar salir la más pura esencia. La necesidad de amarse a uno mismo. Una reivindicación y a la vez una queja. Un grito de libertad y a la vez de dolor. Una expresión de amor.

Me pregunto qué es eso de ser egoísta. Es egoísta atender a las propias necesidades? Es egoísta ser curioso con la vida? Es egoísta atreverse a descubrir? Atreverse a cambiar? Atreverse a traspasar los límites de lo esperado? Los límites de lo preestablecido? De lo predefinido? Es egoísta romper moldes? Revisar “obligaciones”? No es egoísta mantenerlos?

Hasta dónde uno está obligado? Con qué? Y Para qué?

Personalmente, no creo en las obligaciones, ni en los sacrificios. Creo en los compromisos y en los beneficios. Nuestra esencia no se obliga, se compromete; nuestra esencia se mueve por el beneficio, por la ilusión, la pasión de lo querido, lo deseado, lo anhelado. Ese es nuestro motor, nuestro combustible natural, nuestra pulsión de vida. Ahí es donde vibramos, donde se desarrolla nuestro mayor potencial. Todo lo que no encaje con lo que queremos y deseamos, con lo que estamos libremente comprometidos, no son más que falsas obligaciones. En algunas ocasiones quizás fueron compromisos más tarde, falsamente mantenidos. En otras ocasiones se trata de obligaciones ya adquiridas, heredadas de un sistema aprendido, no cuestionado; un sistema que se considera seguro, estable, previsible… normal. Un sistema que seguramente no está mal…para quien de verdad lo desee.

Los compromisos son revisables. Nos comprometemos en un entorno de circunstancias, que resulta que con el tiempo cambian, pero resulta que la mayoría de veces no nos atrevemos a revisar el compromiso en función de los cambios sucedidos, no nos atrevemos a adaptarlos, evolucionarlos, los mantenemos rígidamente, los elevamos a la categoría de obligación, nos atrapamos en ellos, nos hipotecamos el corazón, derrochamos energías, fuerza y pasión, nos agotamos en una misión que no es que sea imposible, es que no es nuestra, ya no nos pertenece, pertenece al sistema.

De qué sirve mantener un compromiso cuando ya no lo es? De qué sirve mantenerlo como fue? Para qué nos auto convencemos de que es una obligación? Para qué no lo revisamos? Para qué llevar ese peso? Cuáles son los beneficios? Hay beneficios en ello?

A mí la única respuesta que se me ocurre es que ni tan siquiera nos lo planteamos, vamos en programado o quizás nos da miedo salirnos de una raya que una vez alguien pintó, por las presiones, porque nos señalan, porque nos salimos de lo normal. Porque quien se siente seguro en esa normalidad nos acusa de egoístas, de falta de integridad, de dejación en nuestras obligaciones, de no cumplir con el patrón, de irresponsables, “modernos”, “ligeros”…de una larga lista de adjetivos cuya única intención es proteger lo preestablecido, lo seguro, lo previsible…lo “normal” lo que da seguridad a quienes nos señalan, a quienes en algún momento dejaron de vibrar, cambiaron vivir por estar, confundieron latir con bombear. Quien señala hacia afuera en realidad señala hacia adentro, lo dice la forma de su mano, un dedo señala hacia afuera, tres hacia adentro. Quien señala a otro se señala así mismo en aquello que le falta.

Yo no creo en el sentido peyorativo del egoísmo, cada cual desde su libertad y la de los demás, sabrá cuáles son sus compromisos, sus responsabilidades y sus obligaciones. Cada cual sabrá qué elige, cual es lugar y tan respetable es uno como otro. Tan egoísta es uno como el otro.

Ojalá todo el mundo fuera lo suficientemente egoísta, porque la única manera de ser sinceramente altruista es desde la verdadera libertad del amor por uno mismo. Cuando uno se ama sinceramente es cuando de manera sincera puede incluir a los demás. Y nos amamos sinceramente cuando nos damos permiso para al disfrute de la vida, del propio espacio, del propio Ser; cuando nos legitimamos para expandirnos y experimentar desde la libertad. En definitiva cuando damos alimento al alma.

Mi queridísimo amigo, sé egoísta, sé todo lo egoísta que puedas…yo también lo intento, todos los dias.

“Ámate, respétate, sé benigno contigo mismo. A menos que seas amoroso con respecto a ti mismo no puedes ser amoroso en absoluto. A menos que cuides de ti mismo no podrás cuidar de ninguna otra persona; es imposible. Te enseño a que seas egoísta para poder ser altruista.” Osho

Un abrazo!

Os dejo con Bob Marley y Judge not (opción activar subtitulos en español)

Alas quebradas

FullSizeRender-1El sol apenas despuntaba por detrás de las montañas, el aire fresco del amanecer entraba por mi ventana, despertándome suavemente, trayéndome de nuevo a este mundo, a través del sabor de los sueños. Me encanta adivinar el canto de los pájaros cuando estoy en ese despertar, oyéndolos cada vez con mayor claridad, ellos también despiertan.
Olor a café.
Estaba tan bonita la mañana que decidí romper mis compromisos con las tareas cotidianas y salir a pasear por el bosque cercano, buena música, buen paso. Seguro que las tareas me iban a esperar!
Un movimiento extraño entre las ramas de un árbol, llamó mi atención, no cesaba el tembleque como si alguien lo estuviera vareando…pero haber, no había nadie. No miento si digo que me asusté, osos no hay por la comarca, jabalíes tampoco…pero cómo narices se estaban moviendo de esa manera las ramas??
“Hola”
El saludo me sacó de mis pensamientos. Era fruto de mi imaginación? Seguía sin ver a nadie alrededor.
“Hola! Aquí arriba”
Con el corazón disparado alcé rápidamente la vista, antes no distinguí a nadie allí arriba… ahora tampoco, me estaba volviendo loca?
El movimiento de las ramas cesó en seco.
“Hola! Has madrugado! Estoy aquí volando, arriba!!”
Era ese pájaro el que me estaba hablando? Ese pardal tostado? Un gorrión ordinarius? Estoy despierta o soñando? Aquel pájaro me miró, alzó su cabeza hacia el cielo, el pico alineado con el infinito del universo, con un porte de nobleza, en pose de sapiencia y empezó a aletear con fuerza, sin perder la postura, mucho menos la compostura. Sin embargo…no alzaba el vuelo, las patas agarradas a aquella rama… Ahora entiendo el vareo!
Qué estás haciendo? Le pregunté
Volando, es que no lo ves?
No, no lo veo porque no lo estás haciendo
Cómo que no! No ves mis alas como se extienden, suben y baja? No ves cómo estoy dibujando en el cielo?
Es que ese bicho, no se daba cuenta de que no volaba? De que estaba siempre en la misma rama? Empezó a cantar, yo…yo no sé cómo cantan los ángeles del cielo, pero debe ser algo parecido a aquello. Era una melodía envolvente, rítmica, viva, vibrante y a la vez serena. Y allí estaba cantando, moviendo las alas, la cabeza seguía levantada…las patas en la rama.
Y… qué estas dibujando en el cielo?
Quiero dibujar un nido enorme, para encontrarnos todos los nuestros, pero no llego y empiezo a estar cansado.
Has probado a soltarte de la rama?
No puedo!!
Por qué no puedes? No lo entiendo. Eres un pájaro, no un gusano y hasta los gusanos se bajan de los árboles!
Es mi rama! Donde nací y donde me he criado. Esta rama me ha acogido en los días de lluvia, me ha resguardado del sol, me ha protegido de las rapaces y los rapaces. Ha saciado mi hambre, incluso su savia ha calmado mi sed. Es mi hogar y donde mis crías nacerán y se criarán.
Pero…entonces… Cómo vas a dibujar tu nido en el cielo?
Con mucha voluntad y esfuerzo!!
Pero si no puedes llegar!! Ya puedes esforzarte que si no sueltas la rama no vas a llegar. Y en qué nido acogerás a tus crías? Tendrás que ir a buscar ramas, ya casi nada queda del que fue tu casa.
Es suficiente, calla y sigue tu camino ya!!
Se puso a cantar de nuevo y… seguí mi camino, mientras me alejaba, su canto invadió todos mis sentidos. Era una melodía tal… que no encuentro las palabras que la describan, si las emociones que me provocaba, era un mix entre felicidad y tristeza, pasión y resignación, energía y agotamiento. Paró en seco! Casi le podía oír jadear, volví mis pasos atrás, Cómo lo iba a dejar? Parecía descansar por unos momentos, dormido? Extenuado? Me senté en una roca cerca del árbol. A los pocos minutos empezó de nuevo. Pasaron las horas y allí seguía con el mismo tesón, la misma ilusión de volar y dibujar un nido en el cielo donde encontrarse con todos los suyos. Las patas aferradas a la rama, me parecía dulce y cruel a la vez. En silencio le observaba, más horas que pasaban, caía la tarde, sus alas cada vez en un movimiento más lento, la cabeza baja, el pico mirando al suelo…ya no cantaba.
Por qué no descansas? Quizás mañana puedas verlo de otra manera.
No puedo, debo aprovechar la luz del día, de noche no veo el dibujo, me lo tapan las estrellas.
Desde aquí no creo que puedas verlas. Oye, no te gustaría llevar ese hermoso canto a otros lugares del mundo? Donde puedas alegrar y apaciguar otras almas?
Si, pero ya sabes que no puedo soltar la rama
Una lástima, harías mucho bien! Oye…no te duelen las alas? Parece que de tanto esfuerzo se vayan a quebrar y … no sé…ya no podrías volver a dibujar nunca más, sería difícil que con los tuyos te pudieras encontrar, no te parece? Oye… tu crees que esa rama que tanto te quiere, que tanto te ha dado…se molestaría porque la dejaras un rato? Tu crees que se molestaría si la dejas un ratito por tan noble acción? Tu crees que estará feliz de que renuncies a tu naturaleza de volar? Tu crees que no le gustaría presumir de que ese canto es del pájaro que crió? De que ese mismo pájaro dibujó un nido gigante en el cielo? No te parece que ser tu mejor versión fuera, quizás,  el mejor homenaje?
La noche nos arropó a los dos, cubriéndonos con el manto de estrellas más tupido que jamás habían visto mis ojos. Primero él, después yo, ambos caímos en un profundo sueño.
El aire fresco del amanecer acariciaba de nuevo mi cara, la luz tenue del sol…pájaros que cantan… Esa melodía que jamás olvidaré… Abrí los ojos y allí estaba, aquel pájaro, con ese porte de nobleza, esa pose de sapiencia, moviendo sus alas… En mi ventana!! Dí un salto de la cama, me asomé y, antes de que el sol lo rompiera, pude ver un enorme nido dibujado entre las nubes, con una gran manada de pájaros, todos con el mismo canto.
Y ante tal espectáculo… me pregunté…de qué rama me desprenderé hoy?
Olor a café.

Expectativas

dandelionsVivimos expectantes, en la expectativa y a la expectativa.

No es un juego de palabras, si te observas, te pillarás en ello.

Vivimos esperando con curiosidad y tensión un acontecimiento que para nosotros es más o menos importante; manteniendo la posibilidad de que suceda, a la espera de que suceda, con la convicción de que pasará, porque en realidad no vivimos las expectativas como una posibilidad, sino como algo a lo que tuviéramos derecho, algo que ya hemos visto, que ya hemos mirado (exspectātum), que a lo sumo sólo está por llegar.

Es muy curioso como funcionamos, hay cosas que damos por sentado, de las que ni si quiera esperamos porque, desde nuestro más profundo inconsciente, las damos por descontado. Estas forman parte de nuestras rutinas cotidianas, se integran en nuestra mirada como el paisaje, sin darnos cuenta de que al igual que el paisaje también cambian, sin prestarles atención ni importancia y sin embargo tienen el mismo efecto que el aire que respiramos…nos dan vida. Damos por sentado que al levantarnos nos darán los buenos días, que estará preparado el zumo de naranja, las toallas limpias; que estarán cuando lleguemos a casa, que cenaremos juntos, que nos felicitarán por nuestro cumpleaños, que nos mostrarán su sonrisa, nos darán su abrazo, que pasará la primavera y llegará el verano. Lo damos por sentado porque así ha sido desde… ni recuerdas…

Hay otras cosas que las damos por descontado aunque desde la consciencia de que así lo esperamos. Estas forman parte de nuestras creencias, de nuestros valores y de cómo nosotros actuamos. Esperamos de nuestro entorno más intimo que nos entienda, nos escuche, nos recoja, nos adivine, incluso nos sorprenda; esperamos que nuestros amigos siempre estén, esperamos que nuestros hijos sean de determinada manera, esperamos obtener una respuesta cuando la necesitamos, ese reconocimiento, esa llamada, ese mensaje, ese detalle…

Otras las esperamos desde la consciencia de saber que aún no han llegado, en la absoluta creencia de que serán o con altas posibilidades de que sean porque sentimos que nos las hemos ganado. Y a la expectativa de que sucedan… suspendemos nuestras vidas, posponemos decisiones, alargamos situaciones, condicionamos el presente, comprometemos nuestro fluir, nos anticipamos. Esperamos esa promoción, esa declaración, esa oportunidad, esa relación…

Hay expectativas que no son tales sino fantasías, alucinaciones, delirios… tan reales como los espejismos del desierto, cosas imposibles a los ojos de los otros, reales a los nuestros.

Y por último están las expectativas que de nosotros tienen, porque esto no va de uno solo, sino del uno con el otro, formando entre todos una perfecta maraña de deseos no expresados porque los damos por sentado, los hemos descontado.

Vivimos expectantes, en la expectativa y a la expectativa y… a veces se cumplen y a veces no, Siendo la causa de grandes realizaciones y profundas decepciones.

Y hay quien nos habla de la gestión de las expectativas, como si las expectativas pudieran gestionarse, confundiendo, a mi modo de ver, expectativas con compromisos, expectativa con exigencia. Y hay quien nos recomienda, desprenderse del deseo, “Deseo poco y de lo poco que deseo, deseo poco” (San Francisco de Asís) como si la solución al desasosiego fuera no sentir, como si no desear no implicara no vivir, como si no hiciera desaparecer mi latir. Y También quien nos habla de realismo y pragmatismo, olvidando que las expectativas pertenecen al mundo de lo que no se puede tocar, sólo intuir, al mundo de lo que nos hace volar. Y luego está aquello de que la esperanza es lo último que se pierde y que el que espera se desespera.Y que son las expectativas sino la esperanza de que algo sea como imaginamos, como deseamos? Y quien tiene la templanza para no inquietarse ante su incertidumbre? O para no desesperarse ante su tardanza o su no llegada?

Mis expectativas son la expresión de lo que yo deseo, forman parte de mi y lo único que me pido es ser consciente de ellas, no darlas por sentadas y mucho menos por descontadas, darles presencia, darles palabra, darles acción, huir de la exigencia, sin comprometer mi fluir. Vivirlas, quererlas, promoverlas, tanto cuando me proporcionan satisfacción y realización como cuando me traen desasosiego y dolor porque siempre, siempre, me acercan a mi mejor versión.

Y respecto a las que sobre mi tu tengas, sólo puedo decirte que no te detengas que yo haré…lo que pueda!

Vivo expectante, en la expectativa y a la expectativa.

Un abrazo!

Photo credit: Morgefile Dandelions