Archivo de la etiqueta: #Esencia

En ocasiones, veo muertos

V0025006-4C

Lo reconozco, soy algo miedosilla, según que temas me dan el suficiente respeto como para simplemente respetarlos. A la vez curiosa, no os descubro nada,  me encantan las películas de miedo, aunque me pase la mitad viéndolas por detrás de mis manos, de un cojín o de quien sea que me esté acompañando, porque eso sí, jamás las veo sola…

El Sexto sentido es una película que ya en su momento me impactó, cómo alguien puede andar muerto sin darse cuenta, lo cierto es que me encantó, incluso más en las posteriores ocasiones en las que la he visto, cuando la relajación te permite fijarte en los detalles.

En fin todo esto viene a colación de una frase que ha captado toda mi atención viendo de nuevo la película, cuando Cole le explica al doctor Malcom que en ocasiones ve muertos y le dice: ”…. Sólo ven lo que quieren ver, no saben que están muertos…”  he pegado un bote del sofá y de inmediato no sé por qué me ha venido otra frase a la mente: “Temes a la muerte y sin embargo mueres por no vivir” y aquella otra que dice “Empezamos a morir desde el momento de nacer” y mil mas relativas al morir y al vivir que ya me perdonareis si no indico a quienes pertenecen, son aprendizajes sin memoria.

Seguir leyendo En ocasiones, veo muertos

Trazas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me lo dices con esa serenidad… que no tengo por más que dejar que entre por mis oídos, por mis ojos, por mi piel, atravesando tejidos, membranas, partes físicas.. hasta llegar allí en donde las cosas resuenan para quedarse, para sanar, para limpiar trazas, trazas que siempre quedan, a veces del tamaño de un grano de arena, a veces de dunas enteras, en cualquier caso…trazas que impiden el deslizar del fluir por aquí. No sé exactamente donde está ese lugar, no sé si está en el alma, si en el centro del corazón , en la parte derecha del pulmón, debajo del esternón? O en un pliegue del hígado? No sé dónde está porque nunca nadie accedió. Es donde viven las trazas cuando ya no quedan capas ,cuando ya incluso el escarmiento se esfumó. Creo que no es un lugar físico, creo que está en la raíz de la emoción, no se llega demoliendo muros, ni rompiendo botijos, ni escarbando, ni tan siquiera buceando. Es un lugar que te ocupa en toda tu sensibilidad, pero no acabas de ubicar, su impacto es sutil pudiendo ser demoledor, por su sutilidad. Creo que solo se llega a pulmón con la fuerza del amor.

Seguir leyendo Trazas

Te cuento

bedroom-floating-jumping-1313376-oDicen que la vida a veces tiene momentos de locura…

Yo no creo que sea locura, creo que esos momentos son de absoluta cordura, que lo que pasa es que la vida grita, grita para que rompamos la caja, para que nos salgamos de ella, para que nos liberemos de los corsés falsos que nos hemos inventado con la intención de protegernos de sus vaivenes, como si con ello se pudiera y, en realidad…lo único que conseguimos es incapacitarnos para la vida misma. Como el que anda siempre con muletas, como el que no se desprende de su cedula protectora tras una rotura ósea, como respirar con bombona a mil metros sobre el mar…como anestesiarnos para que no duela el respirar, el palpitar, el ser. Esa es la locura. La vida sólo nos grita como opción para reconducir nuestro error, para volver a la cordura del vivir plenamente.

Y ya podemos explicarnos mil cuentos y justificaciones, basados en razonamientos absurdos por inventados, por ajustados a la realidad que queramos evitar, por esquivar las aguas bravas, en un intento más absurdo, si cabe, de eludir el trasiego de vivir. En la fantasía de burlar esa realidad, ideando una realidad paralela a la que hemos llamado sistema, en el que todo está normalizado, regulado, razonado…justificado…todo maquillado porque lo cierto es que si no…quizás duela demasiado.

Seguir leyendo Te cuento

Seducción

seducc feather-1063583_960_720Esta semana he tenido el privilegio de compartir mesa con un compañero de viaje, de esos que van por el carril de al lado, de esos que te acompañan en paralelo y en un momento dado te encuentras compartiendo vehículo, en una conversación que nunca hubieras esperado porque de no haber convergido no se hubiera dado. En principio se trataba de una reunión “profesional”, hasta que surge una especie de magia, una complicidad en la mirada y se abre el libro por cualquier página, se toma el hilo y se acaban compartiendo experiencias de vida que se complementan una a la otra, se enriquecen, se dan luz, energía, sabiduría. Esto es muy típico de los buscadores porque somos curiosos, somos y estamos y a la que nos apercibimos de ese brillo especial, se nos olvida cual era el motivo original para tomar el auténtico, el que sabemos que nos va alimentar, nos va a hacer evolucionar, mejorar. No dudamos ni un momento y entramos de lleno en aquello que nos llamó la atención, la atención del alma.
Y así, en ese devenir, se centró la conversación en el tema de las relaciones, en el tema del amor.
Sin saber cómo ni por qué Victor me explicaba la diferencia entre seducir y amar, me decía Antonia, la seducción viene del latín seductio que significa acción de apartar; seducere significa conducir, guiar a otro hacia el camino que a uno le interesa, desviándolo del suyo propio, atraerlo fuera del camino que llevaba. En el diccionario de la lengua española se define en primera acepción como “engañar con arte y maña” Y eso… eso no ocurre en el amor, en el amor se desea la felicidad del otro, sin apartarlo de su camino, el camino común fluye solo, en un danzar armónico de las almas.

Seguir leyendo Seducción

No te escondas

swan-265524_960_720Mi querida amiga, qué alegría me ha dado el reencontrarte, qué alegría me ha dado el verte feliz, ver que sigues tu camino, que sigues avanzando, qué sigues ampliando tus límites, que tu proceso no ha quedado en un montón de intenciones, de sueños, de compromisos vacios, de planes escritos. Qué alegría mas enorme ver que has integrado, que ya tu sola puedes, que pisas firme y fuerte, que el camino compartido hace ya dos años no fue en vano, que tu proceso de transformación fue real. Para mi es una satisfacción enorme haber asistido a tu despertar y comprobar que sigues despierta, muy despierta!

En cuanto te he visto aparecer, me he dado cuenta, ese brillo tuyo en tus ojos, en tu piel, en tu pelo… esa luz…nada tenía que ver con ningún tratamiento estético, es pura felicidad, pura satisfacción, de esa que sale cuando uno está en paz consigo mismo, no importan las circunstancias, no se trata de lo que está pasando, sino de cómo tu lo estás viviendo, cómo lo estás afrontando, cómo estás creciendo, integrando, avanzando. Y… en tu caso, es espectacular!

Seguir leyendo No te escondas