Archivo de la etiqueta: #inocencia

Hoy te invito a la inocencia

letrero inocenciaHoy es 28 de diciembre, dia de los Santos Inocentes, en la cultura católica se recuerda a los niños sacrificados por orden de Herodes ante la amenaza del nacimiento de un nuevo rey. Desde el paganismo y desde tiempos de la Edad Media, hoy es el día de las inocentadas, vamos gastando y recibiendo bromas, bromitas y bromazas, es el día de los locos donde todo está permitido, sin culpa, sin rencores, sin venganza, sin llegar a Purga!!.

Por mi parte me he levantado con el sentimiento de que es un día perfecto para recuperar la inocencia, hoy día de los santos inocentes, de las inocentadas, proclamo mi día para recuperar la inocencia perdida.

Pero… y qué es eso de la inocencia?

En su denotación actual, el adjetivo inocente se aplica a aquellos que están libres de culpa y a las personas cándidas. Se asocia a la ingenuidad, al candor, la sencillez, la honradez, la pureza; contraponiéndose a la malicia, la picardía, la culpabilidad, la doblez. Deriva del latín innocens, -ntis (el que no perjudica), comparte la etimología con inocuo, del latín innocuus (que no hace daño, que no es nocivo).

El significado heráldico de Inocencia es la Inofensiva. De naturaleza emotiva y coincidente. Se expresa por medio de lo ideal, lo genial y lo causal. Ama la responsabilidad, la legitimidad, la experiencia, el saber, la evidencia, complacer, recibir y la atención al detalle. Mente de pensamiento firme, amplia comprensión, penetrante adaptación. Capaz de conciliar intereses contrapuestos, de fusionar lo ancestral y lo actual.

Nacemos inocentes, intactos, transparentes, sin fronteras, libres de conceptos y creencias, sin engaños ni mentiras, sin prejuicios ni nostalgias, sin deseos del mañana, sin miedos ni apegos, sin tengos ni debos, sin máscaras del ego, con la magia del quiero. Nacemos con esa mirada de luz que todo lo quiere alumbrar, todo lo quiere conocer, todo por explorar. Nacemos con pasión por vivir, nacemos vulnerables.  Así hasta que, no se sabe muy bien cómo ni por qué, sustituimos la inocencia por experiencia. Muere la esencia y con ella la inocencia, nace el personaje y con él el sabotaje.

Qué nos ha pasado? Me encanta como lo explican Riso y Russ (La sabiduría del eneagrama) El personaje se forma por la necesidad de compensar los “desajustes” que vivimos en la etapa de nuestro desarrollo como adultos, el personaje es a nosotros como la escayola a un hueso roto, es necesaria para que el hueso suelde y recupere su funcionalidad, pero si no quitamos la escayola a tiempo limita esa funcionalidad, impide que siga creciendo y atrofia al miembro. El personaje ha sido necesario, útil para compensar las heridas, las frustraciones, se ha hecho fuerte donde hemos sido débiles, nos ha ayudado a sobrevivir pero si no lo quitamos a tiempo supone el abandono de lo que en realidad somos, de nuestra esencia, de nuestra inocencia. Lo irónico es que temamos abrirnos a lo que realmente somos, temamos desprendernos de la escayola, del personaje. Renunciamos a nuestra mejor versión en la falsa creencia de la protección, perdiendo la magia del querer, del ser.

Nuestra escayola, nuestra máscara, nuestro personaje está formado por esas creencias, miedos, prejuicios, obligaciones, incluso falsos valores que hemos adoptado en un momento dado como verdades absolutas, automatismos de nuestro hacer y sentir, programan nuestra vida como si de Cyborg se tratara. Para mayor dificultad, el personaje tiene su propio cuerpo de seguridad, Los saboteadores cuya función es alimentar esos miedos, limitaciones, dudas. Programan, reprograman y vuelven a programar…

Y a todo esto? Dónde estamos? Dónde nos hemos quedado? Cómo nos reencontramos?

En mi mandala incluí una frase que dice “Antes de empezar…recuperar la inocencia”, necesito recuperar la mirada, el sentir y la curiosidad del niño. No perder mis experiencias, convertirlas en sabiduría, saber qué hacer con lo que sé. Cuestionar, volver a descubrir, explorar, andar , avanzar y confiar, confiar en mi capacidad innata para transformar, en mi capacidad innata para amar.

Hoy te invito a desprenderte del personaje, a dejar fluir tu verdadera naturaleza, a dejar surgir la autenticidad, la creatividad, la comprensión, la ternura, la alegría, la serenidad, el amor.

Hoy, día de los Santos Inocentes, te invito a la inocencia. Desde ya y para siempre…quedas invitado.

Pd.: Se ruega confirmación y se puede acudir acompañado (cuanto más, mejor)

El amor no puede existir para aquellos que han perdido la fe en la dignidad de la inocencia” (Ann Radcliffe)