Archivo de la etiqueta: #libertad

En algún lugar, en alguna fecha

file271302365586

En algún lugar, en alguna fecha

Queridos míos,

He estado viajando, sigo viajando, viajando sin pasaporte pero no de incógnito, todo lo contrario…. a alma descubierta a lugares donde no existen las palabras, sólo sentimientos,  emociones, latido…. muchas veces silencio…

Me echaba de menos, no sabéis cómo, no sabía cómo

Este viaje empezó hace ya un tiempo, no recuerdo exactamente cuándo, fue la presencia de una brisa que me rozó la piel, no sería la primera brisa que lo hiciera, pero si la primera de la que tomé conciencia, la primera que se llevó una fina capa dejando a descubierto nuevos tejidos mucho más sensibles que los anteriores, más delicados, más suaves, más permeabilizados. A partir de ahí todo fue más precipitado, acelerado, había prisas por descubrir, conocer, buscar, sentir. No fue difícil soportar los vientos huracanados que se iban llevando esas partes de mi que sobraban, no fue difícil sumergirse en esos mundos nuevos, repletos de nuevos efectos sensoriales. No fue difícil dejarse embaucar por esas nuevas sensaciones, por su energía, su vibración….

Como en todo viaje a tierras desconocidas, las cosas se fueron complicando, conforme me adentraba en ese nuevo mundo, sentía que me faltaban recursos, dudaba de mi capacidad, de mi habilidad, incluso de mi resistencia física y emocional…. En ocasiones, me faltaba la respiración o me fallaban las piernas, terreno escarpado. En otras la visibilidad era escasa, nula o exagerada, destellante, terreno opaco. En otras el aire helado o el mismo aire abrasante, disecaba mi boca… En otras, distintos caminos se entrecruzaban en un laberinto de opciones sin saber cuál elegir. Y sin embargo…. tras cada ocasión, más auténtica, más transparente, cuanto más vulnerable, más fuerte, cuanto más complicado, más coherente, cuanto más difuso, más decidida… Cuanto más recuperaba mi poder cedido, todo era mucho más fácil.

Hubo días en los que me sentí poderosa, podía con cualquier cosa… hubo días en los que agradecí esos brazos cálidos que me cobijaron, sentirme a salvo, hubo días que me tentó terminar el viaje allí. Pero el viaje continua, siempre continua y una vez has aprendido a no tenerle miedo, a confiar en tus infinitas posibilidad, una vez has recuperado el poder de tu Ser, una vez que te mueves por cómo te sientes, una vez que ese nuevo mundo se hace tu mundo…. No puedes ni quieres salir de él, muy al contrario quieres adentrarte mucho más, quieres volar a mitad de su océano, recorrer todos sus terrenos, conquistarlos o mejor dejarte conquistar por ellos. Una vez entablas amistad, una vez sientes que la confianza es la brújula, una vez que vibras a su mismo nivel… Una vez que por fin te ves y te enamoras… no hay otro mundo en el que quieras Ser.

Mi querida amiga, tan querida que has provocado que escriba, estas próximas palabras van para ti:

Es cierto, una vez entras en tu mundo, una vez te reencuentras… es como pertenecer a otro lugar, como estar entre dos mundos que lejos de parecer complementarios, se antojan contrapuestos, sus criterios parecen excluyentes entre sí, es como querer volar andando… Recuerda como eras, ten presente como eres, visualiza como llegarás a ser y así como tú has evolucionado a ese lugar en el que estés, empatiza con el lugar en el que cada uno esté, ama su lugar tanto como el tuyo, respétalo, hónralo… recuerda que cada uno estamos donde podemos estar en ese momento. A partir de ahí se generará un lenguaje particular que crea puentes de entendimiento, de convivencia con cada lugar, en cada punto, en cada tiempo… Sé que en estos momentos no sabes a dónde perteneces, Ama y enseguida verás que todo es el mismo lugar.

A tener en cuenta mi amiga que:

Nuestra luz atrae a la vez que deslumbra
Nuestra energía imanta a la vez que anula
Nuestra alegría enamora a la vez que enloquece
Nuestra sonrisa seduce a la vez que obsesiona
Nuestra mirada embelesa a la vez que asusta
Nuestro abrazo envuelve a la vez que atrapa
Nuestras lágrimas emocionan sin más…
Nuestros besos embargan…

Llega a ser tal nuestra intensidad que nunca serás consciente de lo que es capaz de provocar ni en ti ni en los demás… Ama y acepta, confía y sigue, honra y vive y nada, nada saldrá mal… todo, todo será como pueda y tenga que ser. Y como pueda y es, lo amarás.

Te quiero, sigo mi viaje, me alegró encontrarte por aquí… estás preciosa!

A todos,

Seguir tu viaje de transformación, reencontrarte contigo mismo, vivir de adentro hacia afuera, incluye decepcionar a otros, contradecir algunas de las normas que nos conectan con la sociedad, desapego, desprenderse de lo preestablecido….

Ama y acepta, confía y sigue, honra y vive y nada, nada saldrá mal… todo, todo será como pueda y tenga que ser. Y como pueda y es, lo amarás.

Todos estamos en algún lugar, en alguna fecha de este viaje de reencuentro.

Cuidaos!

“Nuestro potencial humano incluye un espectro de capacidades corporales, emocionales, racionales y espirituales. Cuando nos movemos a través de las etapas de desarrollo, nuestra inteligencia corporal, emocional, racional y espiritual se desarrollan y en última instancia se manifiestan en un bello y poderoso equilibrio.” (The leadership Circle)

Armonía, Misericordia y Perdón

angel-2591973_1920

Le costó llegar, el lugar estaba entre los callejones de Harlem, en un pasaje de la 118, al norte de Manhattan. Salió del metro, llovía a cantaros, a punto de nieve, el frio cortaba la cara. Atrás dejó el Emy Ruth, el aroma de asado sureño la hizo detenerse brevemente ante su puerta, dentro el bullicio, Ray Charles de fondo, sonrió por primera vez en esos días…

Sentía que su alma moría y alguien le recomendó ese lugar, su decisión a acudir era a la desesperada, una vez allí, a las seis de la tarde de un invierno…pensó en dar la vuelta en varias ocasiones, una inercia, un algo le hacía seguir caminando en aquella dirección. Al llegar al pasaje, le tembló algo más su decisión, aquello no tenía ninguna buena pinta en los grises oscuros de ese día, ya noche…un silencio extraño reinaba allí, lejos el bullicio, los gospel, incluso los olores, ahora más a lavanda? era lavanda? Dio un respingo!! una especie de escalofrió dinamizante… por qué siempre era lavanda? hasta ese lugar recóndito, allí estaba la lavanda, recordándole el aroma de su hogar en Irlanda. Era una bienvenida al lugar?

La llevó allí una encrucijada de la vida, cuando los recursos propios le escaseaban y necesitaba guía, cuando sentía que no podía compartir, que nadie la entendería, que le sobraba el consejo ajeno, que lo que necesitaba era un mensaje celestial, como menos. Ante esas palabras, le dieron esta dirección y … allí estaba.

Abrió la puerta y entró en aquella sala, una mujer de color, de edad indeterminada, sin intercambiar palabra, le hizo un gesto para que se sentara. Extendió unas cartas y le señaló que eligiera tres. Así lo hizo, sin entender, dejándose hacer, rodeada de un sentimiento de inmensa confianza, ¿Cuándo le había cambiado el ánimo? ¿De dónde aquella paz?.

La mujer giró las cartas, pudo ver que eran ángeles, pero no entendía nada, por orden las puso: Past, present, future y entonces pudo ver lo que ponía en cada carta: Armonía, Misericordia y Perdón. Se desbordaron sus lágrimas en el mismo momento que entendió que esa era la ruta. Vivir en armonía, expulsando la negatividad del pasado, fluyendo con la vida. Misericordia para darle la vuelta a los pensamientos y actitudes que nos perjudican en el presente, desde la generosidad del amor. Perdón liberándonos de la ira y el resentimiento que nos impiden seguir. Aquella mujer inclinó la cabeza y la despidió con la mirada, nada más, no era necesario, todo estaba dicho, todo estaba sentido…

Y la noche ya había caído y levantando la cabeza por encima del frio, las estrellas fugaces le daban la bienvenida a esa nueva etapa de la vida.

Photo credit: ángel de la guarda Pixabay

De aquellas posmentiras, estas posverdades

POSVERDADConocer la realidad implica construir sistemas en continua transformación que se corresponden, más o menos, a la realidad (Jean Piaget)

Posverdad, es un término últimamente muy presente en los titulares. Siendo sincera la primera vez que le presté atención fue hace escaso un par de meses, era por la noche y confieso que me quitó el sueño. Tanto hemos enredado el tema que le hemos asignado un término? Existente o no, sea cual sea su raíz, ahora lo hemos adoptado para definir una situación en la que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a las creencias personales (Diccionario Oxford)

Personalmente y, en una acepción aséptica de la definición, a mí no me parece mal, no siempre los datos son todo, no siempre todo puede ser objetivo. Pero una cosa es eso y otra cosa es manipular con mentiras, insinuaciones, rumores, ni tan siquiera interpretaciones, que eso sería del todo respetable. Aprovechando debilidades, sacando ventaja de frustraciones y crispaciones; buscando el enemigo imaginario que nos una contra lo inexistente. Ni tan siquiera son posicionamientos sinceros que, a veces, defendemos a muerte convencidos de que es así, desde la honestidad de nuestras propias creencias, interpretaciones, experiencias. Con la intención de aportar luz al tema, nuestra luz. A veces, si logramos escuchar, nos damos cuenta de que nuestra luz no disponía de toda la potencia, pero aún así no existía intención de engañar, de obtener un beneficio individual a toda costa.

Hemos entrado en una Era en la que parece que todo vale, la Era de la Posverdad? Una Era que deja pequeño aquel dicho de “Todo vale para un fin concreto”, sin intención de ser naif, siendo consciente de que vivo en mi mundo privilegiado, de que existen más sombras de las que puedo imaginar…aunque las sienta, a veces demasiado cerca… En el momento de la historia en el que mayor información tenemos a nuestro alcance, al alcance de un click… parece que se nos ha colado eso de la posverdad.

Como dice mi amigo Salvador, de aquellas posmentiras vienen estas posverdades.

O como ya decía Platón en El Mito de la caverna, una analogía sobre la realidad de nuestro conocimiento. Platón crea el mito de la caverna para mostrar en sentido figurativo cómo la vida nos encadena mirando hacia la pared de una cueva, desde que nacemos y, cómo las sombras que vemos reflejados en la pared componen nuestra realidad. relata la situación de hombres encadenados desde su nacimiento a una cueva donde lo único que ven son las sombras reflejadas en la pared de la caverna y algunos ruidos exteriores que van creando la realidad a partir de lo que van sintiendo. Uno de los prisioneros sale al mundo exterior aprendiendo y conociendo sobre ‘la realidad’. Cuando el hombre libre vuelve a la caverna para liberar a sus amigos prisioneros, nadie lo escucha, lo acusan de mentiroso y lo condenan a muerte. Los prisioneros necesitan seguir creyendo en aquello que conocen, en aquello que les permite vivir en armonía, aunque sea falso, aunque sea un abuso, un desperdicio, una fantasía…es aquello que han construido para hacer soportable una situación.

Es en prisioneros en lo que nos vamos a convertir? La teoría de las ideas de Platón resumidamente se divide en dos mundos: El mundo sensible cuya experiencia se vive mediante los sentidos, que son múltiples, corruptibles y mutables. El mundo inteligible o el mundo de las ideas cuya experiencia es cosechada mediante el conocimiento, la realidad y el sentido de la vida, siendo únicas, eternas e inmutables.

Hemos llegado al punto de necesitar creer lo que nos cuentan? Hemos llegado al punto de perder la propia curiosidad? La necesidad de construir nuestros propios criterios? De analizar desde una perspectiva holística? Ha conseguido el mundo de las sombras dominarnos? Tanto nos ha debilitado que necesitamos asegurarnos de nuestras propias creencias a través de bulos? Tanta disonancia sentimos como para escondernos detrás del mero slogan?

Nosotros no hemos nacido en una caverna, cierto que todavía existe crispación, mucha frustración y desconfianza. Cierto que el desgaste ha sido y es todavía grande. Cierto que, en ocasiones, la situación se hace insostenible, insoportable. Pero esa situación no debe ser la oportunidad para que otros sigan haciendo su agosto, precisamente lo menos que debe ser es su alimento, su medio de desarrollo, de esa manera no saldremos.

De aquellas posmentiras viene esta posverdad, del desgaste, de la descreencia, viene su oportunidad, no la nuestra. Vivimos con todos los medios de información a nuestro alcance, no es fácil distinguir “la verdad” de las mentiras, por eso más que nunca, debemos ampliar el abanico de nuestras lecturas, de nuestras conversaciones, de nuestros contactos, cuanto más variado mejor, cuantas más perspectivas leamos y escuchemos mejor para formarnos una idea más real a lo que puede ser una verdad, para que nuestros criterios sean más sólidos, para que no sigan jugando con nosotros, para no convertirnos en nuestro propio insulto, para dejar espacio a nuestra dignidad.

Ya perdonareis mi tono, pero me indigna, me indigna que sigan jugando con nosotros.

Se os quiere!

Si un individuo es pasivo intelectualmente, no conseguirá ser libre moralmente (Jean Piaget)

Os dejo con tRuTh de Zayn Malik

“Mi suerte está en juego
No puedo encontrar un camino por donde pasar
No sé cuántas veces
He tenido que decirte esto a ti
Esta no es una escena mía
Este no era mi sueño
Era el tuyo
Por supuesto que sí
Terminé atrapado en este juego
Y, ¿sabes?, no diré nombres
De quién es el culpable”

https://youtu.be/TlJnKoNc3fw

Photocredit: Pixabay serpiente

Iremos viendo

160h-1

A veces no es ni un no, ni un sí.

A veces no sabemos y nos empeñamos en saber, en forzar, en definir lo que no tenemos claro. En lugar de admitir un iremos viendo, un dejarse ver, dejarse avanzar, un dejarse probar, un ponerse a prueba. Un explorar el terreno, un explorarse, descubrirse, desarrollarse.

A veces es un sí profundo, a veces es un no rotundo, las menos veces, las más, es un no sé.  O así yo pienso que debería de ser.

El no sé, abre puertas a conocer, al ir viendo. Pero con el compromiso de ir viendo de verdad, sin quedarse en el limbo de la indefinición, del que no se moja, del que no camina, del que no prueba, del que no apuesta, del que dice sí o no, aunque no sepa.

Un iremos viendo es legitimarse a explorar, a adentrarse, a saber, conocer, sentir y ser. Es un legitimarse a crecer, a testear los síes y los noes cuando no los sentimos como tales.

A veces nos fuerzan al sí o al no. Quieres o no quieres? Y… yo que sé si quiero…iremos viendo! A veces suena cruel, a falta de compromiso, a un no aplazado, a un dar largas… Nada más lejos de la verdad, un ir viendo es el mayor de los compromisos que se puede tomar. Es el compromiso a tener los ojos, los poros, el corazón, la mente, el espíritu abiertos. Es un compromiso a estar atento, es un compromiso a cambiar para alcanzar, para sentir, para estar de verdad.

No existen síes ni noes eternos, más bien caducos y obsoletos. Trampas al alma! Trampas al amor! Trampas a uno mismo! Anclajes a creencias pasadas, a guiones sin palabras, conversaciones sin miradas, a papeles mojados y noches en vela.

Las circunstancias cambian, las personas evolucionamos. Si nos reconocemos como seres en evolución, aceptaremos que lo mejor es ir viendo, dándonos esa oportunidad de ver, sentir y ser.

Si sientes un Sí, di Sí, sabiendo que será temporal

Si sientes un No, di No, sabiendo que será temporal

Si no lo sabes, si te debates, di un iremos viendo, sabiendo que será eterno

En el tema de Ser y Sentir me quedan ya pocos Síes y Noes y, los pocos que me quedan muchas veces se contradicen y… entonces, me quedo calmada con un iremos viendo, hoy no es necesario definirse, tomar la decisión, lo nutritivo es el camino de ir viendo, tomar síes, tomar noes, dejarlos marchar, probarlos, probarnos y continuar, dándonos la oportunidad de seguir viendo, de seguir viviendo.

Alguno de los que me estéis leyendo pensareis que eso es una falta de compromiso, que hay que mojarse, definirse, que un ir viendo lo deja todo tan abierto que es complicado seguir, difícil confiar, imposible controlar. No os voy a intentar convencer, más que invitaros a probar. Al igual que la vida no está hecha de blancos y negros, sino de miles de matices. No está hecha de síes y noes, sino de miles de incógnitas y terrenos por descubrir. La puerta de entrada ahí es el iremos viendo y yo te invito a atravesar esa puerta y a que vayamos viendo que es lo que hay, a que vayamos construyendo sies y noes que, aunque temporales, sean sólidos y con aroma a eterno.

Se os sigue queriendo!

Os dejo con Duran Duran y Ordinary World

Y no lloro por el ayer,
hay un mundo normal y corriente
que de alguna manera tengo que encontrar.
Mientras intento recorrer mi camino
hacia el mundo normal y corriente,
aprenderé a sobrevivir.

Todos los mundos son mi mundo
-Aprenderé a sobrevivir-
Cualquier mundo es mi mundo
-Aprenderé a sobrevivir-

 

 

Photo credit: gratisography