Archivo de la etiqueta: #mascaras

Primeras impresiones, segundas miradas

woman-510480_1920La primera impresión es lo que cuenta, lo dicen las buenas normas de comportamiento, lo dicen los expertos, disponemos exactamente de entre diez y treinta segundos para que quien tengamos en frente nos clasifique, nos ponga su etiqueta: apto, no apto, interesa, no interesa, me gusta, no me gusta. Diez segundos para que nosotros hagamos lo mismo, consideremos o descartemos en función de esas primeras sensaciones. Basado en nuestro instinto de defensa y supervivencia, necesitamos hacer evaluaciones al momento, decidir si quien tenemos delante es de confianza o supone una amenaza. Ese, que era un instinto de supervivencia, se ha convertido en una forma cotidiana de relacionarse, expandiéndose a multitud de ámbitos que no debieran entenderse como de amenaza, así las entrevistas de trabajo colectivas o las speed dating, ocho minutos para decidir si es el amor de tu vida.

Nos hemos instaurado en una velocidad de crucero tal que aquello de que la primera impresión es lo que cuenta, se ha instaurado como norma universal y así encontraremos multitud de artículos en los que se nos explica cómo gestionar esos segundos para causar una buena impresión, artículos en los que se nos recomienda ser puntuales, empáticos, amables, sonreír, mostrar una actitud positiva, transmitir confianza, cuidar la vestimenta, la higiene, el maquillaje, el perfume, preparar el slogan que define nuestra personalidad y mil otras cosas más…

Nos la jugamos a una, se la jugamos a una… porque no hay segunda oportunidad para una primera impresión.

Es inevitable el dejarnos llevar por esa primera impresión, pero…seguro que no vale la pena volver a mirar? Iniciar la aventura de descubrir quien hay detrás? Las primeras impresiones no son inocentes, ni neutras o asépticas, no están embasadas al vacío, ni carentes de nuestra propia carga emocional, prejuicios, miedos, creencias, enseñanzas, necesidades. Se rigen por lo que en psicología se llama saliencia, que no es otra cosa que el resorte que salta a nuestro entendimiento cuando conocemos a alguien, aquello que llama nuestra atención, obviando al resto. Se tiñen con el efecto halo que nos hace generalizar en base a una característica concreta.

Lennox_Globe,_by_B.F._Da_CostaQué nos estamos perdiendo detrás de todo eso? Podemos confiar en nuestros propios filtros? De dónde salieron? Y lo que más susto me da… si todas mis relaciones las corto por el mismo patrón… Cómo me estoy enriqueciendo? Cómo puedo incorporar nuevas perspectivas? Cómo abro mis horizontes? No hay mejor medicina para los propios miedos que juntarse con quien no tiene esos, porque será capaz de acompañarnos hasta nuestros límites, de invitarnos a mirar más allá, de ayudarnos a descubrir que no eran tal, que no es verdad que aquí hay dragones, que lo que hay es territorio sin explorar, zonas desconocidas. Que mejor que acompañarnos por quienes ya han estado en ese lugar?

Hace ya tiempo que escucho a mis primeras impresiones, pero para el efecto contrario, cuando alguien me provoca esa especie de rechazo automático, cuando alguien levanta mis alarmas, lejos de salir corriendo… me quedo, me quedo y espero, me quedo y buceo, compruebo, miro más adentro, curioseo, pongo a prueba mis pensamientos, mis sensaciones, mis miedos, mis prejuicios, busco sus orígenes, sus raíces, a veces las arranco, a veces las dejo. Y si la primera impresión me arrasa…con más razón me quedo a bucear, quiero saber más, quiero saber si es real, quiero saber cómo de eso me puedo impregnar más, entender qué es lo que me atrae, con qué me identifico, dónde está, de dónde viene, a donde va…

Y así con esas segundas miradas, voy construyendo algo nuevo, más rico, más completo, más flexible, más permisivo, más humano. Descubro nuevos horizontes para mi, descubro grandes personas detrás de primeras impresiones “pobres” y “pobres” personas detrás de primeras grandes impresiones.

Así me permito explorar, descubrir, entablar conversaciones profundas con personas conocidas, desconocidas, a veces anónimas, a veces ya están, a veces están de paso, a veces se quedan, a veces se van, y siempre, siempre dejan algo.

“La curiosidad no mató al gato, le hizo descubrir que tenía siete vidas” (MT Saenz)

Un abrazo!

Photo credit: Pixabay descubrir mujerwikipedia Lennox

Vivir Mejor, un proceso de transformación

oruga-renacer-mariposaEmpiezo este post con la intención de hacerte un Homenaje y me doy cuenta de lo difícil que resulta ponerle palabras a lo que contigo he vivido durante estos meses, una lección de vida, una prueba de la gran fortaleza que tenemos dentro, una evidencia de que hay que tener valentía en el viaje para encontrarse, del coraje de pasar por medio de esos parajes, de la determinación de desprenderse de lo que un día nos endosaron y se nos quedó impregnado, de la libertad de amarse, de darle puerta al miedo, al juicio, a la exigencia, al control… De aceptar que el caer no es más que una oportunidad para descansar y volver a levantarse. De lo importante de bailar y pintarse los labios de rojo, de tener ganas de dejarse ver, de sentirse bien, de explotar en tu generosidad y… es que tienes tanto que dar, tanto por lo que brillar… que ahora al desprenderte de esas capas, al dejarte ser porosa…no puedo imaginar lo que eres capaz de conquistar!!

Has decidido que no te pones más los zapatos de los demás, que si en su piel, pero no en sus zapatos, que a estas alturas ya tienes los pies delicados. Que no te quedas con lo que otros quieran para ti, menos todavía con lo que digan de ti y que ya pensarás si están acertados con lo que esperan, que ya te has cansado tu de esperar. Que ya no más te vas a anticipar, fluyendo, confiando en lo que venga, confiando en ti para mirarle a los ojos, preparada para elegir si se marcha o si se queda. Que ya vas a decidir tú que ya te toca. Que hay mil maneras de hacer las cosas y que las vas a probar todas. Que vas a descubrir mundo, empezando por el que empieza en la calle de abajo. Que las gafas son sólo para ver, que ya no las necesitas para que no te vean porque tu presencia la vas a hacer notar y que ya no habrá más ausencias. Feliz, orgullosa, sin miedo, liviana, sintiendo tus raíces en el subsuelo porque a ti esa conexión con la tierra es lo que te da el alimento. Has decidido que tu corazón esté abierto y parece que ya hay quien esté dispuesto.

Te has desnudado, cada día una capa menos, cada día más auténtica, cada día más tu. A veces llorando, a veces gritando, a veces temblando, a veces riendo, siempre queriendo, siempre confiando.

Lo sé, no ha sido un paseo, requiere esfuerzo y empeño, valentía, querer, creer, horas de vuelo,  pero te das cuenta de qué paisaje tan precioso has descubierto ? Es tuyo, es tu lugar.

Y yo he tenido la suerte de asistir a ese regalo de la consciencia, de observar ese renacimiento, ese redescubrimiento, ese enamoramiento, de aprender, de sentir tu alma, me has dejado sin habla porque me han sobrado las palabras, no hacían falta, sólo mirarte, sólo que me abrazaras.

Esta es nuestra grandeza querida, legitimarnos en lo que somos, llegar a ser lo que somos, el mayor y más trascendente acto de amor y cada vez que alguien inicia este camino, cada vez que a alguien se le ilumina el alma, mejora el mundo y como tu dices, vivimos mejor.

Mil gracias preciosa!!

Hoy te invito a la inocencia

letrero inocenciaHoy es 28 de diciembre, dia de los Santos Inocentes, en la cultura católica se recuerda a los niños sacrificados por orden de Herodes ante la amenaza del nacimiento de un nuevo rey. Desde el paganismo y desde tiempos de la Edad Media, hoy es el día de las inocentadas, vamos gastando y recibiendo bromas, bromitas y bromazas, es el día de los locos donde todo está permitido, sin culpa, sin rencores, sin venganza, sin llegar a Purga!!.

Por mi parte me he levantado con el sentimiento de que es un día perfecto para recuperar la inocencia, hoy día de los santos inocentes, de las inocentadas, proclamo mi día para recuperar la inocencia perdida.

Pero… y qué es eso de la inocencia?

En su denotación actual, el adjetivo inocente se aplica a aquellos que están libres de culpa y a las personas cándidas. Se asocia a la ingenuidad, al candor, la sencillez, la honradez, la pureza; contraponiéndose a la malicia, la picardía, la culpabilidad, la doblez. Deriva del latín innocens, -ntis (el que no perjudica), comparte la etimología con inocuo, del latín innocuus (que no hace daño, que no es nocivo).

El significado heráldico de Inocencia es la Inofensiva. De naturaleza emotiva y coincidente. Se expresa por medio de lo ideal, lo genial y lo causal. Ama la responsabilidad, la legitimidad, la experiencia, el saber, la evidencia, complacer, recibir y la atención al detalle. Mente de pensamiento firme, amplia comprensión, penetrante adaptación. Capaz de conciliar intereses contrapuestos, de fusionar lo ancestral y lo actual.

Nacemos inocentes, intactos, transparentes, sin fronteras, libres de conceptos y creencias, sin engaños ni mentiras, sin prejuicios ni nostalgias, sin deseos del mañana, sin miedos ni apegos, sin tengos ni debos, sin máscaras del ego, con la magia del quiero. Nacemos con esa mirada de luz que todo lo quiere alumbrar, todo lo quiere conocer, todo por explorar. Nacemos con pasión por vivir, nacemos vulnerables.  Así hasta que, no se sabe muy bien cómo ni por qué, sustituimos la inocencia por experiencia. Muere la esencia y con ella la inocencia, nace el personaje y con él el sabotaje.

Qué nos ha pasado? Me encanta como lo explican Riso y Russ (La sabiduría del eneagrama) El personaje se forma por la necesidad de compensar los “desajustes” que vivimos en la etapa de nuestro desarrollo como adultos, el personaje es a nosotros como la escayola a un hueso roto, es necesaria para que el hueso suelde y recupere su funcionalidad, pero si no quitamos la escayola a tiempo limita esa funcionalidad, impide que siga creciendo y atrofia al miembro. El personaje ha sido necesario, útil para compensar las heridas, las frustraciones, se ha hecho fuerte donde hemos sido débiles, nos ha ayudado a sobrevivir pero si no lo quitamos a tiempo supone el abandono de lo que en realidad somos, de nuestra esencia, de nuestra inocencia. Lo irónico es que temamos abrirnos a lo que realmente somos, temamos desprendernos de la escayola, del personaje. Renunciamos a nuestra mejor versión en la falsa creencia de la protección, perdiendo la magia del querer, del ser.

Nuestra escayola, nuestra máscara, nuestro personaje está formado por esas creencias, miedos, prejuicios, obligaciones, incluso falsos valores que hemos adoptado en un momento dado como verdades absolutas, automatismos de nuestro hacer y sentir, programan nuestra vida como si de Cyborg se tratara. Para mayor dificultad, el personaje tiene su propio cuerpo de seguridad, Los saboteadores cuya función es alimentar esos miedos, limitaciones, dudas. Programan, reprograman y vuelven a programar…

Y a todo esto? Dónde estamos? Dónde nos hemos quedado? Cómo nos reencontramos?

En mi mandala incluí una frase que dice “Antes de empezar…recuperar la inocencia”, necesito recuperar la mirada, el sentir y la curiosidad del niño. No perder mis experiencias, convertirlas en sabiduría, saber qué hacer con lo que sé. Cuestionar, volver a descubrir, explorar, andar , avanzar y confiar, confiar en mi capacidad innata para transformar, en mi capacidad innata para amar.

Hoy te invito a desprenderte del personaje, a dejar fluir tu verdadera naturaleza, a dejar surgir la autenticidad, la creatividad, la comprensión, la ternura, la alegría, la serenidad, el amor.

Hoy, día de los Santos Inocentes, te invito a la inocencia. Desde ya y para siempre…quedas invitado.

Pd.: Se ruega confirmación y se puede acudir acompañado (cuanto más, mejor)

El amor no puede existir para aquellos que han perdido la fe en la dignidad de la inocencia” (Ann Radcliffe)

Estoy buscando a Se, le has visto?

imageEstoy buscando a Se, lo has visto? Sí, claro que sabes quién es, por lo menos has oído hablar muchísimo, haz un poco de memoria…

Se ha roto, Se ha caído, Se ha perdido, Se ha dicho, Se ha hecho, Se debería…, Se tendría…

Ahora ya sabes, no? Se es el dueño de nuestras vidas, estoy buscándolo, quiero decirle que me devuelva mi espacio, mi esencia humana, que soy yo la protagonista de mi vida, que Se no hace, no decide, no vive por mí. Si le ves, avísame.

Lo reconozco, me ha sido muy cómodo, me libera de culpa, de responsabilidad, soy inocente! Me permite vivir en la fantasía de que nada depende de mí, las cosas suceden porque Se sucede, se hacen porque Se hace. Me permite tener una justificación muy clara para no  decidir, no sentir la responsabilidad del decidir, del actuar libre porque todo es ajeno a mí, son las circunstancias. Pero he despertado, me he dado cuenta de que no me gusta ese sentimiento que le acompaña, ese sentimiento de ser víctima de las circunstancias, esa resignación, las cosas pasan porque pasan y no hay nada que pueda hacer yo. Ese resentimiento que me provoca…no hay nada que pueda hacer yo… sin embargo soy la afectada y…no hay nada que pueda hacer yo? “El precio de esa inocencia es la impotencia, es un desperdicio del ser humano, nos quita el poder que distingue al ser humano” (Fred Kofman). Si justifico todo lo que me pasa en circunstancias externas (Se), me niego la posibilidad de actuar sobre ello, soy un ser vivo más, un objeto, algo al que le pasan cosas, sujeta a la absoluta inclemencia del devenir, a su capricho. Victima!!!  Es vivir en una realidad castrante.

Quiero darle las gracias a Se, pero quiero que se vaya, quiero tener la libertad de actuar, la respons-habilidad de lo que hago, sentir el vértigo de la decisión, salir de mi zona de confort, vivir en ese espacio que separa “la realidad” de mi deseo, conocerlo, perderle el miedo, cerrar la brecha, hacer frente a los desafíos que me plantea. Me hará más vulnerable y nada me garantiza que tenga éxito… O si? Qué es el éxito? Éxito es vivir y actuar conforme a mis valores, a mi propósito de vida, conforme a todo el potencial de mi naturaleza humana. “Tener éxito sin perder la noción de ser yo misma, de apreciarme como soy y de encontrar siempre una forma de expresar mis valores cualquiera que sea la actividad que desarrolle. La vida no pasa por afuera, pasa por las decisiones que tomo en base a las circunstancias” (F.Kofman). Y tendré decepciones y tendré frustraciones y caeré y también me levantaré y disfrutaré y seré lo mejor que pueda ser en mi vida.

Por favor, si ves a Se, dile que ya no lo estoy buscando.

No me gustan las máscaras (M.Benedetti)

FullSizeRenderNo me gustan las máscaras exóticas
Ni siquiera me gustan las más caras
Ni las máscaras sueltas ni las desprevenidas
Ni las amordazadas ni las escandalosas.

No me gustan ni nunca me gustaron
Ni las del carnaval ni la de los tribunos.
Ni las de la verbena ni las del santoral.
Ni las de la apariencia ni las de la retórica.

Me gusta la indefensa gente que da la cara
Y le ofrece al contiguo su mueca más sincera
Y llora con su pobre cansancio imaginario
Y mira con sus ojos de coraje o de miedo.

Me gustan los que sueñan sin careta
Y no tienen pudor de sus tiernas arrugas
Y si en la noche miran, miran con todo el cuerpo
Y cuando besan, besan con sus labios de siempre.

Las máscaras no sirven como segundo rostro
No sudan, no se azoran, jamás se ruborizan
Sus mejillas no ostentan lágrimas de entusiasmo
Y el mentón no les tiembla de soberbia o de olvido
¿quién puede enamorarse de una faz delegada?

No hay piel falsa que supla la piel de la lascivia
Las máscaras alegres no curan la tristeza
No me gustan las máscaras, he dicho.