Archivo de la etiqueta: #renuncia

Tengo miedo, pero ninguna duda

cq5dam.thumbnail.624.351Antonia, claro que tengo miedo, tengo mucho miedo, pero….no tengo ninguna duda.

Hacía mucho tiempo que no nos veíamos y nos teníamos muchas ganas, una cena improvisada, las circunstancias habían jugado a nuestro favor, las circunstancias y las ganas de volver a vernos, lo primero un gran abrazo, sin palabras, risas nerviosas, cuéntame, dime, y esto y aquello… otro abrazo, otra sonrisa, sobre todo la sonrisa de la mirada.

El camino de nuestros sueños. Tengo miedo, tengo mucho miedo, pero no tengo ninguna duda.

El camino de los sueños es un camino transformacional, no es un camino fácil cuando se está recorriendo. En fase de diseño todo es perfecto, como debe ser! es de lo que nos debemos impregnar, del aroma del sueño, del sabor de la conquista, de la alegría de vernos allí, de la satisfacción de la decisión tomada. Si vais a iniciar vuestro viaje, quedaros unos días en remojo en esa fase, impregnaros de todo eso que os ha decidido a iniciarlo, que no pueda salir nunca más de vuestra piel. Impregnaros porque es ese aroma el que os seguirá animando, el que os ayudará a tomar las decisiones con el objetivo en el horizonte, cuando el horizonte se difumina en la dificultad del presente.

Valga la comparación, con el camino de los sueños pasa como con los embarazos… todo el mundo te cuenta la parte romántica, el estar creando una vida, el sentir cómo se crea esa vida día a día.. pero nadie te explica de entrada las molestias, las nauseas, los cambios físicos, los cambios de humor, la ciática, …las almorranillas… y nadie lo explica porque al final lo que prima es que se crea una vida. En el camino de los sueños también creamos una vida nueva, un nuevo ser que es aquel en el que nos tenemos que convertir para hacer realidad nuestro sueño. El camino de los sueños es un camino de vida, no hay duda, un camino fascinante cuando sentimos esa nueva vida, pero un camino también doloroso un camino de cambio, de pérdidas y encuentros y lo mejor es saberlo y estar preparado para de ninguna manera renunciar a esa nueva vida, a ese nuevo Ser. Tengo miedo, tengo mucho miedo, pero no tengo ninguna duda.

Ocurrirá que encontrarás situaciones especialmente doloras en el viaje que, desde mi experiencia, sólo son salvables gracias al aroma de mi sueño y, por supuesto a esos otros nuevos “locos” que el camino pone en tu vida y que visten la misma esencia, el mismo aroma. Así especialmente doloroso es cuando tu amigo del alma te mira con mirada de “ya no te conozco”, cuando tu le miras con mirada de “dónde estás te necesito”, pero no encuentras sus ojos porque se quedaron en otro lugar al que tu ya no volverás. Especialmente doloroso es cuando miras hacia atrás y aunque sea con agradecimiento, orgullo, sin rencores… sabes que a esa parte no volverás jamás, sabes que tu pasado, tu bagaje, tu patrimonio profesional…ya no sirven para ese nuevo lugar. Sirven las experiencias acumuladas, sirve la sabiduría, no estarías donde estás sin lo que fuiste una vez… no hubieras podido emprender el viaje sin lo que ya sabes…pero ya no servirá de la misma manera para la que lo solías utilizar. Especialmente doloroso es cuando tienes que dejar algo para poder coger aquella otra cosa que necesitas para tu viaje y sí, son elecciones, pero también renuncias, duelos, despedidas, te aviso…no son fáciles. Especialmente doloroso es arrancarse todas esas máscaras, cuando descubres eso, que sólo son máscaras y sabes que te expones…Especialmente doloroso es cuando ves la envidia en su mirada, sientes el frío en sus manos, hueles su miedo en la distancia…

Y hubieras dejado tu camino por evitar todo esto? Nos hemos preguntado… y de nuevo la sonrisa y el brillo en la mirada. Para nada!! Ha sido un unísono, inundación de carcajadas!!

Hoy sé mejor quien soy, sé lo que no quiero, sé lo que quiero conservar, sé a quien quiero a mi lado, sé con quien ya no podré estar, sé lo que ya no volveré a hacer y sé por lo que quiero respirar… si soy sincera no sé si “lo” conseguiré, pero eso ya casi me da igual.

El camino me va demostrando que aquello que deba permanecer, permanecerá, que aquello que deba desaparecer, desaparecerá y lo hará porque ya no tendrá sentido en ese lugar, ya no podrá ser, ya no podrá estar y me dolerá y me despediré para poder acoger lo nuevo que necesito ser, para poder acoger a esa nueva vida que se está fraguando en mi Ser.

Y en eso suena lo nuevo de Fito… “No encontrar el equilibrio y agarrarse…lo contrario de vivir es no arriesgarse.. o quien sabe qué…” y después Bumbury! “…Respira y bébete el aire ya no hay nadie que te lo pueda quitar, olvida no importa que digan si no es alimento que se lo lleve el viento…hoy te sientes distinto porque eres distinto…permanecía oculto en ti y ahora está tan claro, es un día soleado y no hay confusión…” Manolo García? “ Tuve que cruzar el puente, sentarme a descansar al sol, negarme a resbalar por la pendiente, volver a encontrar color…Y es mejor sentir que pensar, sentir es mejor…” Y allí que saltamos bailando como locos porque en este camino es mejor sentir que pensar, sentir es mejor.

El camino de los sueños, es un camino de vida y sí, tengo miedo, tengo mucho miedo, pero ninguna duda.

 

Un abrazo! (Bso Ma)

Va a ser que no?

Duda-Mobile-FrogPrefiero no hacerlo, prefiero no decirlo… sé que: Me va a decir que no, me van a mirar mal, me juzgarán, no me quiere, no le va a gustar, se enfadará, se decepcionará, que perderé más, que pasará de mi… y seguimos con: Qué pensará de mí, no le quiero molestar, eso no está bien visto, no es importante para ellos, con la que hay ahora liada…encima yo con esto. Me da vergüenza, quien soy yo para …Sin embargo no puedo dejar de pensarlo, no puedo dejar de soñarlo, no puedo dejar de sentirlo, no puedo dejar de quererlo. Frustración, resignación, resentimiento, desmotivación, apatía. Y todo eso nosotros solitos sin ayuda de nadie. Somos unos campeones!

Campeones emocionales en carreras con obstáculos, nadie nos gana a ponernos obstáculos a la hora de dar respuesta a esa necesidad que sentimos. Ante una necesidad de expresar Amor, de hacer una petición de aumento salarial o de categoría o reconocimiento, de pedir ayuda o de querer bailar un tango en mitad de la calle, cantar un bolero o teñirte de pelirrojo como la Rabbit.. Ante un necesito verme, necesito que me veas, somos los primeros en poner la niebla.

Sentimos esa necesidad imperiosa de expresar, de hacer, de ser, nos va a reventar ahí adentro, y seguimos con nuestras cantinelas, nuestros miedos, nuestra vergüenza. Frustración, resignación, resentimiento, desmotivación, apatía…

Y yo me pregunto si nos damos cuenta de lo todopoderosos en que nos convertimos cuando hacemos eso. Sí, sí todopoderosos, dueños y señores, sin más somos capaces de decidir por el otro, sin darle la oportunidad de expresarse, sin contarle, sin decirle, sin mostrarme. Como decía aquel yo me lo guiso, yo me lo como. Privándome a mi y al otro de la posibilidad de manifestarnos.

Y vamos a suponer que como todopoderosos que somos tenemos razón y me van a decir que no, y no va gustar y me van a mirar mal y me van a tomar por loco, ridícula, pirado, .. Y sin tan seguros estamos para que seguimos dándole vueltas? Y Para que me genera frustración? Será que no estamos dando respuesta a lo que necesitamos? Será que algo está gritando ahí adentro “déjame salir, déjame salir”?

Y así actuamos, hasta el más asertivo tiene momentos de duda ante alguna situación como las descritas o semejantes. Actuando así perdemos la oportunidad de expresarnos como seres humanos completos con necesidades, expectativas, ilusiones, nosotros mismos nos quitamos esa oportunidad y se la quitamos al otro. Ocupamos el lugar del otro y abandonamos nuestro lugar.

Desde mi sentir lo peor es cuando abandonamos nuestro lugar, cuando no somos fieles a aquello que sentimos necesitamos decir o hacer, cuando dejamos de ser nosotros para ser otra cosa “más adecuada”. Como muy bien ilustra el cuento de las ovejas y el tigre, actuamos y vivimos como lo que creemos que somos, no como lo que somos.

Como sería recordarnos lo que somos cada uno? Y actuar como lo que somos? Como sería expresar esa necesidad? Cómo te haría sentir si tuvieras la seguridad de que nada “malo” iba a pasar? Satisfecho has dicho?, Feliz?, orgullosa?, realizada?, contenta?, esponjado?, liviano? Qué mas? Alineado con tus valores, muy interesantes las aportaciones! Y digo yo, por qué nos privamos de esa oportunidad de sentirnos satisfechos, felices, orgullosos, realizados, contentos, esponjados, livianos y alineados? Nuestro compromiso está con cada uno de nosotros, no? nuestro compromiso es ser lo que somos con todo lo que conlleva.

En ningún caso sabemos qué hará el otro con lo nuestro, no sabemos cual será su reacción, no sabemos qué podrá hacer con lo nuestro, no podemos ni debemos estar en su lugar porque tenemos el nuestro. Respetando nuestros sentimientos, necesidades, expectativas, ilusiones… Dándoles su lugar, su espacio, siendo valientes con ello, rugiendo como lo que somos, con la tranquilidad y la serenidad de ser lo que somos, con la aceptación de que el otro también será lo que es y desde allí nos podrá o no aceptar. Lo importante es que nosotros nos hemos aceptado y actuado conforme a lo que somos y ese es el mayor acto de amor de la humanidad.

Vas a rugir?

Y si podéis mirad la conferencia de Kofman entera, sé que os gustará.

Abrazos!!

Elegimos o renunciamos?

dos-caminos cabala-ieic-bnei-baruch-mexico-kabbalahMe encanta estar atenta a la gente a mi alrededor, me gusta escuchar pedacitos de conversaciones, captar trocitos de vida que aunque me sean ajenas, me resuenan y a veces tanto.

Ayer por la mañana escuché la siguiente conversación: “ … He decidido que elijo estudiar de noche, quiero terminar las asignaturas que me faltan, aunque ello suponga no salir los fines de semana y sea duro compaginarlo con mi empleo en…, he decidido que quiero ese titulo…”

De entrada no entendí que me enganchó de esa conversación, por qué me ha llamado tanto la atención? hay multitud de personas que renuncian y se sacrifican por… ESO!!! Eso es! no salió esta palabra, sacrificio, ni tampoco tenía especial protagonismo la renuncia… eso es lo que cautivó mi atención..

Normalmente escuchamos cosas como: He sacrificado toda mi vida por este negocio, renuncio por estar contigo, hemos hecho un gran esfuerzo y sacrificio por tener este piso, renuncié a esa promoción por atender a mis hijos, la plantilla renunció a los incrementos salariales por la estabilidad en el empleo, sacrificó su vida en aras a la investigación, etc, etc

Para qué ponemos el foco en el “sacrificio”?  Para qué no se pone en aquello que realmente es el motivo de nuestra decisión? En aquello que hemos priorizado? Para qué no decimos he elegido apostar por este negocio, he elegido estar junto a ti, he elegido tener este piso, he elegido atender a mis hijos, la plantilla eligió la estabilidad en el empleo, eligió dedicar su vida a la investigación. No os parece que son expresiones mucho más oxigenantes?

Me pasa que personalmente no creo en los sacrificios, ni en las renuncias, yo creo en las elecciones.

Es cierto, toda elección lleva implícita una renuncia. Cada vez que hacemos una elección, nos encontramos ante un dilema porque supone renunciar a algo que también querríamos. Pero no es esa renuncia lo que nos motiva a la acción, lo que nos lleva al movimiento, lo que nos lleva a actuar, sino lo que elegimos, lo que queremos conseguir o conservar, lo que amamos; motivo por el que estamos dispuestos a desprendernos de algo.

Es cierto, toda renuncia lleva implícita una despedida. El despedirse de aspectos que nos han acompañado en ocasiones durante largo tiempo. Ese desprenderse de algo, por pequeño que sea, nos hace sentir tristeza, pena, el dolor de la despedida, del desprenderse y despegarse. A veces es despedirse de algo que sólo fue una posibilidad de, un pensamiento, una idea.  A veces son despedidas muy dolorosas…

Y conseguimos desprendernos porque hemos elegido algo, lo que sea! Y que es tan importante para nosotros que estamos decididos a apostar por ello, “pagar su precio” Entonces por qué le damos más peso al aspecto de renuncia y sacrificio? Queda mejor ser sacrificado? Por qué nos quedamos enganchados a la emoción de pérdida? Por qué no damos luz y evidencia a lo que realmente nos está motivando? Nos incomoda proclamar que somos protagonistas, que tomamos responsabilidad sobre nuestra vida, que elegimos?  Nos hemos creido que elegir es de egoistas? o Es que en realidad no hemos elegido libremente? Sólo hemos decidido lo que tocaba decidir según lo esperado?

La posición de sacrificados, además y desde mi sentir, nos perjudica enormemente en la consecución de lo que queremos, nos resta fuerzas, energía, pasión. Como os sentís mejor, cuando actuáis sintiendo  que la decisión que habéis tomado es para conseguir aquello que os habéis propuesto o cuando actuáis desde el peso de lo que estáis dejando o de la oportunidad que os estáis perdiendo?

Esa mañana de sábado iba hacia mis clases pensando en lo bien que estaría en la cama, era muy temprano, en el día de sol tan maravilloso que me iba a perder, en el tiempo que no iba a estar con los míos… el viaje me pesaba… hasta que esa conversación regalada me despertó de mi queja, yo he elegido que quiero seguir este camino que me apasiona! Me sonreí y me dí las gracias por haberme permitido elegir.

“El verdadero amor supone siempre la renuncia a la propia comodidad personal” (Tolstoi)