Archivo de la etiqueta: #resilencia

El Reto del Homopértiga

salto_con_pertiga_de_la_evolucion_poster-r5171f32db5bb4452beb7471c286aaab4_i0j_8byvr_512Cuáles son tus retos? Ya los tienes? No los has encontrado? O te parece que no merecen ese nombre? Son retitos? O simplemente piensas que no los tienes, que la vida sigue y ya dirá, que ya ella sola nos los planteará. O quizás te hayas marcado un señor retazo, tan grande, tan gordo, tan difícil que quizás ni te pongas a ello, ya de entrada sientes que es un imposible, una irrealidad sólo un “sueño”

Donde están tus retos? Cómo son tus retos? Dónde sientes tus retos? búscalos porque estar, están.

Los retos tienen vida propia,  los defina o no, los identifique o no, sea consciente o no de ellos, allí están. Aprendí que es mejor hacerse amigo de ellos, tratarles de tu, saludarles, perderles el miedo, conocerlos, entenderlos, hablar su idioma, negociar con ellos, consensuar un plan, hacerlos nuestros, quererlos. Porque si o si, queramos o no, allí están ellos, en su empeño de enseñarnos algo nuevo, ese es su propósito, su razón de ser y créeme, lo cumplirán, aparecerán una y otra vez. A veces se anunciarán otras nos sorprenderán con la guardia baja, sin defensa, con alevosía y nocturnidad.

Qué es un Reto? Cómo sé que es un reto suficiente? Cómo sé que es El Reto? Cómo evito mis trampas?

El Reto no tiene tamaño, el Reto es de tamaño universal.  Puede que los demás, bajo los ojos del que no sabe, si le pongan tamaño, les parezcan una chorrada de reto o una irrealidad. Lo cierto es que sólo cada uno sabe de su Reto y de lo que le supone, solo cada uno lo puede declarar como tal para si. No existen los retitos ni los retazos.

El Reto se siente, se siente en la boca del estómago, se siente en el ritmo del corazón, es pulsión de vida,  de vida plena.

El Reto habla de nosotros, es personal, no es extrapolable, intercambiable, transferible, reversible ni canjeable, es nuestro y para nadie mas!

El Reto nunca nos abandona, permanece, aparece y reaparece hasta que se transforma y solo tiene una forma de transformarse que es en aprendizaje, ninguna más, no existen atajos, no existen engaños, sin trampas ni cartón. O aprendes o tu Reto te seguirá allí donde estés, da igual con quien estés, ni lo que estés haciendo, allí estará tu Reto, lo cierto es que no he conocido nada ni nadie que te ame de manera tan incondicional como el Reto.

El Reto es aquello que necesitamos aprender para seguir evolucionando en el Ser y es por eso que a veces tomamos Retos y a veces los Retos nos toman a nosotros. A veces somos conscientes del aprendizaje necesario y nos marcamos planes de mejora, agarramos la pértiga, a veces no lo somos y el Reto nos toma. Alguna vez has sentido eso de “Otra vez!! No me lo puedo creer, por qué siempre me pasa lo mismo? Por qué siempre a mí? Por qué siempre yo?” Es tu Reto que llama a la puerta de tu vida para que aprendas y mientras no lo hagas llamará y llamará, jamás te abandonará, te parecerá que ya todo paso….pero no es verdad, es sólo una tregua que el Reto nos da.

Y si el Reto nos toma, para qué lo vamos a identificar? Si de todas formas, vendrá no? Es esa la conclusión a la que estas llegando? Quizás tengas razón y sea así, no sé yo, yo sólo sé cómo  lo vivo yo. En el camino a ser la mejor versión de mí misma, voy identificando numerosos retos, con mucha ayuda y mucho acompañamiento he tomado conciencia de importantes áreas de aprendizaje. Al tomar conciencia, al hacerse presente ya no puedes obviarlo, ya no cabe el engaño, no cabe la indiferencia, no cabe el desprecio, no caben los retitos ni los retazos, no caben las trampas, sólo cabe trabajarlos, aceptarlos y transformarlos y es este proceso el que nos ayudará a afrontar mejor los Retos que nos toman.

En ese camino también he aprendido a aprovechar la oportunidad que me brindan los Retos que me toman, ante su invasión, he aprendido a abrir el corazón, a caminar a su lado, a tener la confianza en que algo bueno me estaba pasando, por más difícil que fuera la situación, por mas dolorosa, por más que en muchas ocasiones hubiera querido despertar del mal sueño, por más que hubiera querido salir corriendo, por más que hubiera sentido ese tremendo miedo, ese vértigo, esa sensación de perder el control, caos, desorientación. Sabiendo que algo tenía que aprender a ello me he puesto, he escuchado con mi alma, con una vez basta! Sabiendo que si no aprendo volverá, quizás incluso con mas fuerza…he escuchado con mi Ser, he compartido con quien me acompañaba, he acudido a lo ya aprendido y he puesto mi energía en identificar el nuevo aprendizaje, en no tener que decirme eso de “Otra vez! No me lo puedo creer!”

La vida no se controla, a veces tomamos decisiones, a veces las decisiones nos toman. Quizás estés tomado por una de esas decisiones invasoras, quizás estés sin trabajo, te ha dejado tu pareja, el amor de tu vida no te corresponde, quizás estés sufriendo una enfermedad grave, quizás tu jefe no te comprenda o ese colega tuyo te esté fastidiando hasta la médula, no entiendes a tu hijo adolescente, no te salen las cuentas, mil cosas, todas dolorosas…. Cuál es tu Reto ahí? Qué es lo que estas aprendiendo? Cómo estás jugando tus cartas? Te has quedado en el lamento? Sal de ahí, mira a la cara de tu Reto, pregúntale que te trae, pregúntale cual es su mensaje para ti, escúchalo, déjate acompañar, recuerda quien eres y que ya sabes, qué hiciste en aquella otra situación, qué no hiciste, qué falló, qué te ayudó. Mira a tu alrededor, está lleno de información .Invoca a tus Valores, a los tuyos de verdad, ellos te ayudarán a recoger tus pedacitos, hasta los más pequeños, resultando un Ser de mucho más valor.

Los Retos fueron creados para que nos podamos dar cuenta de lo que somos capaces, siempre están a la altura y medida de nuestras posibilidades, aunque no nos lo parezca.

Somos evolución y no hay crecimiento sin dolor. Te vas a quedar atrás? Que vas a hacer para avanzar? Cómo serás un Homopértiga? Dónde está tu Reto? Dónde está tu pértiga?

No te dejes robar!

imageNo sé bien cómo empezar a escribir este post y me perdonaréis si parece algo desordenado, alterado, confuso incluso triste. Seguramente es como me encuentro en estos momentos, sintiendo un mazagote entre el estómago y el esternón a la altura de la garganta.

Necesito compartir con vosotros, necesito hacer una llamada de atención a favor de todos aquellos que con determinación, profesionalidad, humanismo, respeto y compromiso tratan de sacar adelante su profesión.  Con la seriedad y dedicacion que ello requiere. Personas entregadas que tienen la mala suerte de que se cruce en su camino alguien menos comprometido con lo que podriamos llamar principios de convivencia, alguien que construye su “seguridad” a base de robar la autoestima de otros.

Nada puedo decir en contra de éstos porque al final al igual que nos ha pasado a muchos y, en no pocas ocasiones, les pasa que están perdidos, pero tanto que probablemente ni se han dado cuenta.

Cuando se necesita robar el valor de los demás para brillar, se es muy pobre. Cuando se necesita robar la dignidad de otro para sentirse mejor, se es muy mísero. Cuando se necesita robar el espacio al otro para encontrar un lugar, se es muy menesteroso. Hay que estar verdaderamente perdido y necesitado para provocar tanto dolor en otro. Estas personas realmente me conmueven, me conmueven porque sé que les falta un alimento básico que es el amor y el respeto por los demás y por ellos mismos.

En estas últimas semanas, casualidades de la vida, se han cruzado conmigo varias personas que han sufrido este tipo de atracos, que necesitan repetir y repetir sus méritos en un intento de recuperar su autoestima, su dignidad. Personas que realmente y, de manera constatada, han tenido éxitos importantes a base de mucho esfuerzo y que ,a pesar de ello, me  encuentro hechos trizas.

Cómo han llegado a esta situación?  Cómo empezó todo? Dónde queda lo que fueron?

Pasó que en un momento dado se dejaron robar, se dejaron robar lo que es su esencia, sus valores , su dignidad, por otros con gran hambruna y pocos recursos…

Pero la esencia es sabia y a poco que la vuelvas a llamar hace acto de presencia, a poco que creas en ella vuelve, pero tienes que creer en ella, si no se esconde.

Por favor nunca, nunca, os dejeis robar vuestro valor, vuestra dignidad, vuestro espacio.  Simplememente defendedlo con vuestras mejores armas: Vuestra experiencia, vuestra profesionalidad, vuestros valores y sobre todo el amor y el respeto que sentis por los demás y por vosotros mismos….esta es la mejor manera de preservar el mas valioso de los patrimonios de la humanidad: Nosotros.

Gracias por estar ahi, leyendo estas lineas, acompañándome en esto del vivir….ya me siento mejor.

 

 

Qué vamos a hacer de nuevo?

Steve Fisher

Aterrizando, despues de unos dias de vacaciones, aquí estamos de nuevo, bueno en realidad no es así y sí, estamos aquí y estamos de nuevo pero no como repetición, nada es lo mismo, “estamos aquí y de nuevo”, por estrenar, por estrenar esta nueva etapa que empieza, asi lo veo, asi lo siento. Cambios esenciales, algo se ha estado cocinando a fuego lento, está casi listo, la mesa preparada, huele a rosquillas de azucar y canela… salivando… con la ilusión del juguete nuevo, el vestido por estrenar, las ganas de gritar al mundo que ya he llegado que este plato se está cocinando.

Han sido días de viaje por el mundo exterior y por el mundo interior. Os confieso, desconectada de todo tipo de noticias, dejando que la cocina siguiera su curso…sin aditivos.

Y es cierto que el primer recontacto con este mundo es casi para salir corriendo ( a dónde? ), Pujol, los ERE, las crisis de Israel-Palestina, Rusia-Ucrania, Ebola, Ferguson, Laredo, Robin Williams, Urdangarin al desnudo…

Muchos de vosotros ,al igual que yo, ya estais aterrizando o a punto. Vuestros wthasApp y demás mensajes asi me lo dejan saber y qué vamos a hacer de nuevo? alguno de vuestros mensajes tampoco es que sean de lo más animado: “A ver qué me espera, a ver qué se han inventado ahora,  a ver qué nuevo recorte han anunciado, cuándo es el siguiente puente?, ahí se quedó mi Puerto Viejo (con dos lagrimitas ilustrativas)….”

Como no puedo ser de otra manera, este verano también estoy con mis lecturas, en concreto ahora mismo me estoy enfrentando al libro de Joe Dispenza ” Deja de ser tu mismo”, por el título entendeis lo de que me estoy enfrentando, ahora lo abro, ahora lo cierro, nunca antes un libro me causó tanto respeto y es que ya en las primeras páginas va y dice: El hábito clave que puedes suprimir es el de ser tu, ver más allá de lo que sabes para saber cómo hacerlo….Dejar lo viejo y acoger lo nuevo parece fácil, pero dejar la vida a la que nos hemos acostumbrado y pasar a otra nueva es como un salmón nadando a contracorriente. Exige esfuerzo y francamente resulta incómodo….” con ese preámbulo quien es el valiente que se atreve al viaje!!  La reflexión clave para animarme a seguir haciendo el salmón es la que dice: “Podemos aprender y cambiar en un estado de dolor y sufrimiento o evolucionar en un estado de felicidad e inspiración. Vivir en un estado de supervivencia o vivir en un estado de creación…” Ah! que parece que hay una opción en la que el cambio sólo se produce cuando el dolor es superior al miedo y otra en la que uno, chino chano, va evolucionando, claro que con esfuerzo e incomodidades!! crecer siempre ha dolido o no os lo decían vuestras abuelas? pero parece , esta segunda, una opcion menos dolorosa y más libre, no creéis?

Y esa es la actitud que he elegido como colofón para este año 2014,  he vuelto al mismo sitio, pero vuelve a ser un sitio diferente, lleno de posibilidades, posibilidades de aprendizaje, de descubrimientos, de saborear, de agradecer lo que tengo, de seguir construyendo lo que sueño…subo rio arriba, sé que a contracorriente de lo que dice ser yo, sé que hay remansos, sé que hay muchos más salmones…huele a rosquillas de azucar y canela… vienes??

“Querer emprender una acción por el simple deseo de contribuir a la vida” (Rosenberg)

Cuento de las perlas (K.Gibrán)

imageDijo una ostra a otra ostra vecina: Siento un gran dolor dentro de mí. Es pesado y redondo y me lastima.

Y la otra ostra replicó con arrogante complacencia: Alabados sean los cielos y el mar. Yo no siento dolor dentro de mí. Me siento bien e intacta por dentro y por fuera.

En ese momento, un cangrejo que por allí pasaba escuchó a las dos ostras, y dijo a la que estaba bien por dentro y por fuera: Sí, te sientes bien e intacta; mas él dolor que soporta tu vecina es una perla de inigualable belleza.

(Khalil Gibrán)

Las perlas, tan preciosas ellas, son producto del dolor. Son la consecuencia de que una ostra ha sido herida por un grano de arena que ha entrado en su interior. Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas… En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia llamada nácar y cuando un grano de arena penetra en la ostra, ésta lo recubre con capas de nácar para protegerse. Como resultado, se va formando a lo largo de muchos años una hermosa y brillante perla.

Nosotros también tenemos heridas, forman parte del devenir de la vida, nuestro nácar  es el Amor. Así curamos nuestras heridas  cubriéndolas con varias capas de Amor, cuanto más cubierta esté la herida, menos dolor sentiremos. De no hacer así, esa herida permanece abierta, dolerá más y más cada día, se infectará con el resentimiento y la amargura….. nunca cicatrizará.

En nuestra sociedad, podemos ver muchas “ostras vacías” no porque no hayan sido heridas, sino porque no supieron perdonar, comprender y transformar el dolor en una perla.

“Una perla es… una herida sanada por el Amor”

 

 

Cuídate!

image“Cuídate”, te diré al despedirnos.
Cuídate no es una palabra al azar, no es una palabra vacia, sin contenido, sin sentido, no es un mero trámite. Cuídate es imperativo del verbo cuidar, orden clara y concisa de tutela y que encierra deseo y necesidad de conservación por parte de quién la expresa.
Así pues, Cuídate cuando yo no esté suficientemente cerca para hacerlo. Cuídate como si fuera yo quien lo hiciera, cuídate con mi misma diligencia, mi perseverancia, mi mimo, mi cautela, mi fe ciega……como si en ello te fuera la vida que es la mía. Y no escatimes medios, busca adentro, busca afuera, busca y encuentra. Siempre, siempre, pase lo que pase, sea lo que sea,habrá una opción para cuidarte. Y si en un remoto supuesto no la vieras, vuelve a mirarte, porque éste es mi único encargo y confío en que sabrás alcanzarlo: Cuídate.
Detrás de un “cuídate” sincero siempre hay un “como te pase algo me muero”
Cuídate por favor!