Archivo de la etiqueta: #resilencia

Al final saldrá bien y si no…. es que no es el final

 

image

Mi querido miedo, a la vez aliado imprescindible y saboteador incansable. Limitador y beneficioso por igual. Con el miedo aliado yo me quedo, ese miedo que nos alerta, que salva vidas, nos previene, nos cuida, nos despierta y nos hace reaccionar cuando estamos dormidos, nos hace estar atentos, proteger lo que queremos. A ese miedo lo quiero a mi lado! Hay otro personaje que se viste de miedo, a mi me gusta llamarle saboteador, un saboteador que toma la forma del miedo y nos regala historias que nos empequeñecen, nos hace desaparecer. A ese saboteador, no lo quiero a mi lado. A veces es fácil identificarlo… es tan exagerado en su actuación! Pero otras veces…otras veces, las más frecuentes, es sutil, perfecto, seductor, le creo…. Me engaña, me hace sentir sus mentiras como verdades y reacciono conforme a ellas, me protejo como si la situación fuera real, aunque no tenga indicios. Actúo, si es que puedo, como si fuera pasar.  Me paraliza….Y…. cómo saber quien es quien? Cada uno debe encontrar su fórmula, lo que a mí me sirve es estar atenta a lo que siento, el miedo aliado  me hace sentir satisfacción, serenidad, aceptación, siento que he tenido un ángel!  El  miedo saboteador siempre me deja un sabor a nostalgia, a resignación a pérdida y frustración, olor a chamuscado. Son manifestaciones de mi termómetro emocional, del estado de mis valores, de mi esencia. Ante una situación que nos incómoda, si nos observamos podremos distinguir a los dos personajes el que nos dice “esto duele” y el que nos dice ” no importa” y sólo cada uno sabremos quien es quien y será decisión de cada uno a quien sigue o a quién se enfrenta. Lo importante es que, sea lo que sea, lo decidamos desde la coherencia de cada uno en cada momento.

Si quieres ir desenmascarando al saboteador, la única forma  es enfrentándote a él evitando que aumente y que se vuelva cada vez más y más limitante. Mi fórmula es, primero aceptar  que tengo imagemiedo. Reconocerlo me hace sentir más fuerte y me permite comenzar el proceso para enfrentarme a él.  Pienso en todas las capacidades que tengo y que otras veces he utilizado. Recuerdo aquellas ocasiones en las que el miedo me hizo perder alguna oportunidad o no alcanzar aquello que realmente deseaba y, finalmente confio en mis valores y  en la vida y… respiro hondo, muyyyyyy hondo… a veces sale bien, a veces no tanto pero sé que  Al final saldrá bien y si no…. es que no es el final.

El valor no es la ausencia del miedo, más bien, es la opinión de que otra cosa es mucho más importante que el miedo. Cuales son esas cosas que te ayudarán a desenmascarar a tu saboteador?

Y… Poco a poco yo le planto cara al miedo…. (la vida Dani Martín)

Puedes sentir tus alas?

20140521-190849-68929345.jpg

Al igual que experimentan las crisálidas, en nuestro camino de desarrollo sentimos momentos de aletargamiento, donde parece que las cosas se han tornado inmóviles, no evolucionamos, está oscuro y quizás nos sintamos solos, algo confusos incluso enfadados con nosotros y con el mundo. Momentos en los que destrozamos nuestras decisiones y actuaciones pasadas y ponemos en duda nuestras capacidades para el presente y el futuro.

Y no nos damos cuenta del gran valor que tienen esos momentos. Forman parte del curso de nuestra metamorfosis que, al igual que a las mariposas, nos lleva al estado de imago, de adulto.

Esos momentos pueden durar a penas minutos, horas o pocos días o servir adicionalmente como fase de reposo esperando a que las condiciones ambientales se tornen más favorables. Son momentos de sabiduría donde lo importante es no dejar de sentir nuestras alas, la pasión de lo que nos mueve, siendo ambiciosos con lo que queremos, respetando nuestras etapas de metamorfosis porque cuanto más oscurece, más cerca estamos del amanecer.