Archivo de la etiqueta: #reto

El Reto del Homopértiga

salto_con_pertiga_de_la_evolucion_poster-r5171f32db5bb4452beb7471c286aaab4_i0j_8byvr_512Cuáles son tus retos? Ya los tienes? No los has encontrado? O te parece que no merecen ese nombre? Son retitos? O simplemente piensas que no los tienes, que la vida sigue y ya dirá, que ya ella sola nos los planteará. O quizás te hayas marcado un señor retazo, tan grande, tan gordo, tan difícil que quizás ni te pongas a ello, ya de entrada sientes que es un imposible, una irrealidad sólo un “sueño”

Donde están tus retos? Cómo son tus retos? Dónde sientes tus retos? búscalos porque estar, están.

Los retos tienen vida propia,  los defina o no, los identifique o no, sea consciente o no de ellos, allí están. Aprendí que es mejor hacerse amigo de ellos, tratarles de tu, saludarles, perderles el miedo, conocerlos, entenderlos, hablar su idioma, negociar con ellos, consensuar un plan, hacerlos nuestros, quererlos. Porque si o si, queramos o no, allí están ellos, en su empeño de enseñarnos algo nuevo, ese es su propósito, su razón de ser y créeme, lo cumplirán, aparecerán una y otra vez. A veces se anunciarán otras nos sorprenderán con la guardia baja, sin defensa, con alevosía y nocturnidad.

Qué es un Reto? Cómo sé que es un reto suficiente? Cómo sé que es El Reto? Cómo evito mis trampas?

El Reto no tiene tamaño, el Reto es de tamaño universal.  Puede que los demás, bajo los ojos del que no sabe, si le pongan tamaño, les parezcan una chorrada de reto o una irrealidad. Lo cierto es que sólo cada uno sabe de su Reto y de lo que le supone, solo cada uno lo puede declarar como tal para si. No existen los retitos ni los retazos.

El Reto se siente, se siente en la boca del estómago, se siente en el ritmo del corazón, es pulsión de vida,  de vida plena.

El Reto habla de nosotros, es personal, no es extrapolable, intercambiable, transferible, reversible ni canjeable, es nuestro y para nadie mas!

El Reto nunca nos abandona, permanece, aparece y reaparece hasta que se transforma y solo tiene una forma de transformarse que es en aprendizaje, ninguna más, no existen atajos, no existen engaños, sin trampas ni cartón. O aprendes o tu Reto te seguirá allí donde estés, da igual con quien estés, ni lo que estés haciendo, allí estará tu Reto, lo cierto es que no he conocido nada ni nadie que te ame de manera tan incondicional como el Reto.

El Reto es aquello que necesitamos aprender para seguir evolucionando en el Ser y es por eso que a veces tomamos Retos y a veces los Retos nos toman a nosotros. A veces somos conscientes del aprendizaje necesario y nos marcamos planes de mejora, agarramos la pértiga, a veces no lo somos y el Reto nos toma. Alguna vez has sentido eso de “Otra vez!! No me lo puedo creer, por qué siempre me pasa lo mismo? Por qué siempre a mí? Por qué siempre yo?” Es tu Reto que llama a la puerta de tu vida para que aprendas y mientras no lo hagas llamará y llamará, jamás te abandonará, te parecerá que ya todo paso….pero no es verdad, es sólo una tregua que el Reto nos da.

Y si el Reto nos toma, para qué lo vamos a identificar? Si de todas formas, vendrá no? Es esa la conclusión a la que estas llegando? Quizás tengas razón y sea así, no sé yo, yo sólo sé cómo  lo vivo yo. En el camino a ser la mejor versión de mí misma, voy identificando numerosos retos, con mucha ayuda y mucho acompañamiento he tomado conciencia de importantes áreas de aprendizaje. Al tomar conciencia, al hacerse presente ya no puedes obviarlo, ya no cabe el engaño, no cabe la indiferencia, no cabe el desprecio, no caben los retitos ni los retazos, no caben las trampas, sólo cabe trabajarlos, aceptarlos y transformarlos y es este proceso el que nos ayudará a afrontar mejor los Retos que nos toman.

En ese camino también he aprendido a aprovechar la oportunidad que me brindan los Retos que me toman, ante su invasión, he aprendido a abrir el corazón, a caminar a su lado, a tener la confianza en que algo bueno me estaba pasando, por más difícil que fuera la situación, por mas dolorosa, por más que en muchas ocasiones hubiera querido despertar del mal sueño, por más que hubiera querido salir corriendo, por más que hubiera sentido ese tremendo miedo, ese vértigo, esa sensación de perder el control, caos, desorientación. Sabiendo que algo tenía que aprender a ello me he puesto, he escuchado con mi alma, con una vez basta! Sabiendo que si no aprendo volverá, quizás incluso con mas fuerza…he escuchado con mi Ser, he compartido con quien me acompañaba, he acudido a lo ya aprendido y he puesto mi energía en identificar el nuevo aprendizaje, en no tener que decirme eso de “Otra vez! No me lo puedo creer!”

La vida no se controla, a veces tomamos decisiones, a veces las decisiones nos toman. Quizás estés tomado por una de esas decisiones invasoras, quizás estés sin trabajo, te ha dejado tu pareja, el amor de tu vida no te corresponde, quizás estés sufriendo una enfermedad grave, quizás tu jefe no te comprenda o ese colega tuyo te esté fastidiando hasta la médula, no entiendes a tu hijo adolescente, no te salen las cuentas, mil cosas, todas dolorosas…. Cuál es tu Reto ahí? Qué es lo que estas aprendiendo? Cómo estás jugando tus cartas? Te has quedado en el lamento? Sal de ahí, mira a la cara de tu Reto, pregúntale que te trae, pregúntale cual es su mensaje para ti, escúchalo, déjate acompañar, recuerda quien eres y que ya sabes, qué hiciste en aquella otra situación, qué no hiciste, qué falló, qué te ayudó. Mira a tu alrededor, está lleno de información .Invoca a tus Valores, a los tuyos de verdad, ellos te ayudarán a recoger tus pedacitos, hasta los más pequeños, resultando un Ser de mucho más valor.

Los Retos fueron creados para que nos podamos dar cuenta de lo que somos capaces, siempre están a la altura y medida de nuestras posibilidades, aunque no nos lo parezca.

Somos evolución y no hay crecimiento sin dolor. Te vas a quedar atrás? Que vas a hacer para avanzar? Cómo serás un Homopértiga? Dónde está tu Reto? Dónde está tu pértiga?