Archivo de la etiqueta: #sueños

Agradecimientos y deseos, deseos y agradecimientos

wishes-3006367_1920

Empecé este post, con la intención de felicitaros las fiestas, de desearos lo mejor, de seguir teniéndoos cerca. Huyendo de convencionalismos y frases hechas, esto es lo que salió de mi corazón:

Y cómo siempre llegado este momento, te pienso, te pienso y te siento.

Y se me llenan el corazón y la boca de deseos y agradecimientos. Deseos porque sabes que nunca fui conformista y en la ilusión está la evolución, el sentirse vivo! De agradecimientos, porque, aunque creo que si soy agradecida, nunca lo he sido suficientemente, siempre hay mucho más por lo que estar agradecido de lo que nuestra conciencia ve.

Te agradezco los malos momentos, quiero empezar por estos, son los más difíciles de agradecer, casi nunca entiendo el porqué, intento descubrir su para qué y, al margen de toda teoría, al margen de toda creencia, créeme, en ocasiones renunciaría a ese aprendizaje a ese enseñarme que me brindas. A estas alturas de mi vida, tiendo a pensar que ya tengo suficiente, que maldita la hora en que te reté a enseñarme, que ya evolucioné bastante. Ni tan siquiera me siento pequeñita ya, a veces… tan sólo incapaz de más y dejo que me acompañes y poco más. Hay cosas que “simplemente” se tienen que aceptar.

Te agradezco la habilidad de aceptación. Qué difícil eso de aceptar y cuántas vueltas antes de hacerlo y qué manía con querer entender para cambiarlo, hacerlo desaparecer, qué prepotencia pensar que se puede hacer. Hay cosas que son y es aceptándolas y abrazándolas que las podemos transitar, escuchar, sentir qué nos traen, que hay ahí para mí, desde el propio recogimiento… único lugar desde el que me veo capaz de aceptar.

Te agradezco la posibilidad de recogimiento, de entrar en mi, de estar en paz y feliz con lo que encuentro allá adentro, no es perfecto, es hermoso, es tierno, soy yo, me da serenidad. Te agradezco la falta de juicio y que se haga cada vez más pequeñito el ego, ahí adentro. Te agradezco el sentimiento de serenidad, la compasión, que desde ese recogimiento siento.

Te agradezco la capacidad de con-pasión, sobre todo conmigo misma, ya se acabaron las exigencias, funciono mejor desde el amor.

Te agradezco, infinitamente,  la toma de conciencia, esa oportunidad, ese darse cuenta, esa sorpresa, ese poder reírme cuando me pillo llamando a la misma puerta.

Te agradezco, más si cabe, el agradecimiento, esa mezcla perfecta entre armonía, conciencia, amor, confianza, que genera ese sentimiento de inmensidad.

Te lo agradezco. 

Te agradezco la presencia para poder agradecer la calidez de los abrazos, la pasión de los besos, la caricia de la noche, la luz de mi luna, los mensajes de las estrellas, la música de los árboles meciéndose al viento, el frescor de la lluvia, el rugir del mar bravo, el olor de la chimenea, esa mirada que me encoje el alma, el sonido de mi casa, la danza de todos juntos, esas flores que dan color a mi jardín, esos adolescentes que me quitan el sueño, el olor a bizcocho, su guitarra, las arrugas de los más mayores y sus manos temblorosas y sus ojos brillantes, la ilusión de los que están por llegar, la presencia de los que  se fueron ya.

Te lo agradezco.

Y sé que me dejo cosas y no quiero escribir un agradecimiento general, porque estas son las que salieron y por algo será.

Y ahora Vida, ahí van mis deseos…

Que visto lo vivido, sentido lo sentido… por favor, por favor te pido que me sigas enseñando y en ese enseñarme… tráete sacos de habilidad de aceptación, posibilidad de recogimiento, sentimiento de serenidad, capacidad de con-pasión, toma de conciencia, presencia. Tráete sacos como para una boda, como si no hubiera un mañana… Con eso, no necesito saber los porqués, ni los para qués, más que transitar por ti y beberte a sorbitos… Saboreando ese aroma sabio milenario que condensas, sintiendo tu calidez en mis entrañas, refrescándome en tus escalofríos, descansando en tus pausas, vibrando en tu energía. Amando

Y con mucha ilusión espero, que me concedas mis deseos.

Se os quiere, se os agradece, se os desea!

Photocredit: Pixabay Wishes

 

Para Esther

estherMe muero de ganas por compartir contigo lo que allí sucedió, compartirlo, cotillear, echar unas risas y alguna lágrima. Ayer te llamé pero no te encuentro, no te encuentro al teléfono, pero sé que estás.

Nunca dedicamos ni un segundo de nuestro tiempo juntas a pensar cómo sería el momento de nuestra despedida, jamás pensamos en la muerte, estábamos muy ocupadas bebiéndonos la vida. Y nos ha pillado desprevenidas, al menos a mí, algo me dice que tú, viéndotelas venir, decidiste que así no, que no así. Y no creo que haya sido un rendirse, esa palabra tu no la conocías, ha sido un dejarse fluir en esto que también forma parte del vivir.

Allí había mucha tristeza, lágrimas, desespero, como no puede ser de otra manera, nos dejas sin previo aviso, sin pedir permiso. Pero había magia también, Esther, había muchísimo amor. En mi vida he asistido a demasiados funerales, algunos por trabajo, algunos personales y jamás antes viví esa magia, ese amor intenso. Había muchas lágrimas, pero había más besos, más abrazos, más ternura, más amor que ninguna otra emoción. Había una red invisible que tejida entre todos nos sostenía, impedía la caída. Abrazos entre conocidos, abrazos entre desconocidos. Acompañamiento, consuelo donde no lo había, el consuelo del amor.

Y es que ese era tu mundo y esa eras tú, hecha de amor profundo.

Nuestras vidas se cruzaron hace poco en la medida convencional del tiempo, en un momento de cambios vitales, de no conformarse, de querer exponerse todavía más, en un momento de vestir ganas y vulnerabilidad, de impregnarse de un amor de verdad. Momentos de frustración que convertimos en risas, momentos de conversaciones, de grandes locuras y situaciones surrealistas, momentos de entenderse a uno mismo, de hacerle un guiño a la vida.

Y la vida respondió con ese amor que tú  merecías.

Ahora hay dolor, mucho dolor, no puedo engañarte, no suelo hacerlo, menos con quien me abrió su corazón. Hay dolor, un poquito más de esta etapa no hubiera estado mal, no?

Solo me consuela el mirar hacia atrás y ver lo recorrido, tu apuesta sin dudas y tu recompensa por ello. Me consuela el sentir que has marchado cuando tenías tu vida allí donde habías querido, donde habías soñado, cuando sentiste que tu cuadro se había completado, obra terminada, como si cualquier otro trazo solo fuera a estropearla. Como escribía Omar, te marchaste en el primer día de la primavera, en el día de la felicidad, después de saludar al sol, un marco perfecto para terminar. Me consuela que sé que has vivido con intensidad, disfrutando las luces, aceptando las sombras. Me consuela que en los últimos tiempos tu sonrisa era de verdad.

Sé que lo sabes, pero tengo que contarte que hasta el último momento hubo piezas que se encajaron, que el perdón también estuvo presente, también tuvo su lugar, que quienes supieron que en algún momento te hicieron daño, tuvieron su acto de contrición,  cada uno a su manera, con sus recursos, como pudieron, pero con esa única intención, ante ti se quitaron el sombrero. Quizás a ti no te importe, quizás ya esas cosas las superaste, pero a mí que te vi llorar, me satisfacen.

No quiero despedirme, todavía no puedo…siento dolor y arrepentimiento.  Me lamento de no haber quedado más veces a comer, de no haber cogido el coche y presentarme en ese tu nuevo hogar, de no haber tenido más conversaciones camino de la oficina, de no haber aprendido a bailar country contigo, de no haber estado más presente en los últimos meses, de no haber disfrutado más de tu etapa de felicidad…me engañé pensando que ya habría tiempo.

Sea mi acto de contrición el que tengas un lugar en esta nuestra casa, que ya lo tenías, tu sabes que muchas de las cosas escritas las descubrimos juntas, pero mereces un espacio con tu nombre, un espacio personalizado, unas letras mías sólo para ti, unas letras públicas para quien quiera conocerte un poquito mejor. Una última conversación hasta que la vida nos cruce de nuevo, que lo hará.

Se te quiere Campanilla.

Llegó con tres heridas, poema de Miguel Hernández, interpretado por Sole Candela & Sitoh Ortega.

“Llegó con tres heridas:
la del amor,
la de la muerte,
la de la vida.

Con tres heridas viene:
la de la vida,
la del amor,
la de la muerte.

Con tres heridas yo:
la de la vida,
la de la muerte,
la del amor.”

Llegó con tres heridas

 

Te deseo Todo lo mejor

estrella

Como cada año por estas fiestas, me asomo a tu ventana, quiero desearte lo mejor.

A estas alturas de nuestras vidas, ya sabemos que lo mejor no es siempre lo que mas nos gusta o lo que en este momento quisiéramos…lo mejor es aquello que necesitamos para seguir evolucionando en nuestra mejor versión. A veces placentero, a veces no tanto, siempre un regalo!

Por eso quiero desearte todo lo mejor. Y todo es todo.

A veces nos empeñamos y nos convencemos de que no podemos tenerlo todo, cuando a través de esa expresión lo que pretendemos es excluir. Excluir todo aquello que entendemos nos hace sufrir, nos genera dolor, tristeza, angustia, miedo. En la, yo creo, inconsciencia de que con ese deseo, en realidad, estamos deseando quedarnos a medias, sólo con aquello que hemos entendido como bueno, placentero, con aquello que hemos entendido como felicidad, plenitud. En aquello que nos hemos inventado para evitar la parte “tortuosa” del camino.

Deseo que te atrevas, que te retes, que camines y mejor si es descalzo, sintiendo el camino.

Sé que puede considerarse un tópico de las lecturas de autoayuda, con conocimiento de causa, experiencia y plena consciencia, te digo que sólo cuando pasamos esa parte del camino, nos sentimos completos, libres, serenos, eternos. Te digo que no va a pasar nada, que no temas, que tienes recursos, que te lo creas. Te aseguro que te espera una inmensa belleza, que la Vida te acompaña si tú avanzas, que en los momentos de desesperación, sólo hay que confiar y ella te recoge en un abrazo cálido como no puede dártelo nadie más.

Por eso, deseo que sigas pidiendo a la vida aprendizajes, que nunca ceses en tu curiosidad por saber más, por avanzar. Que tengas paciencia y mucho amor por ti mismo. Que celebres tus dificultades igual que tus éxitos, tus tristezas igual que tus alegrías. Porque eso es el verdadero todo, eso es vivir la Vida.

Como cada año, quiero asomarme a tu ventana para darte las gracias, para recordarte que sigo aquí y que me alegra que tú estés cerca.

Como cada año, te envío un inmenso abrazo y te deseo Todo lo mejor.

Photo credit: Google

63.158.400 segundos compartidos

clock-6-1235503Hoy Mayeutika cumple dos años, 24 meses, 731 días porque hemos pillado año bisiesto, 17.544 horas, más de un millón de minutos, más de 60 millones de segundos. Más de lo que imaginé cuando tímidamente empecé a compartir en este, nuestro espacio, aquellas cosas que a mi me habían ayudado, me estaban ayudando en el camino a mi mejor versión, en el camino de la transformación. Reflexiones en voz alta, no importa de qué, siempre es de nosotros, de lo que nos pasa, de aquellas cosas que me han ido alimentando, de aquello que siendo que me ha sentado bien, he querido compartir con quien corresponda. Fruto de experiencias, lecturas, conversaciones, momentos vividos. Siempre pensé que esto duraría poco, que se agotarían mis fuentes de inspiración y, lo cierto es que en este tiempo ha habido épocas de todo, casi doscientas publicaciones nos acompañan, algunas etapas de gran actividad, otras más relajadas, pero no menos auténticas, no menos profundas. Y hasta hoy esa fuente no se agota, hasta hoy ha sido mi camino, camino que he compartido con todos vosotros. A muchos he tenido el privilegio de poder achucharos, con otros el achuchón ha sido y es virtual, pero no menos real, no menos auténtico.

A veces a mi misma me gusta bucear por aquí, recordar aquello que aprendí, sorprenderme con lo que ya escribí y olvidé, a veces sois vosotros quienes recuperáis lo escrito y me lo recordáis. Siempre sigo buscando aquello que intuyo, aquello que siento que me está faltando.

Seguir leyendo 63.158.400 segundos compartidos

El objeto de tu deseo

love-859067_1920Situaciones extraordinarias, requieren de acciones extraordinarias.
Las cosas que deseamos no son gratuitas y no me refiero a las cosas materiales, que tampoco, me refiero al Deseo (fuerte inclinación de la voluntad hacia el conocimiento, consecución y disfrute de algo), ese que lleva aparejada la pasión, el anhelo; ese que corta la respiración, que nos hace perder el apetito y las horas de sueño.
Conseguir lo que se desea no es gratuito, cuesta un alto esfuerzo, valentía, requiere de acciones extraordinarias, de lanzarse a la piscina, de atreverse con la vida, tomando el riesgo de lamerse las heridas, abrazando la libertad.
Fijaos, Qué es lo que deseamos? Qué es lo que nos provoca deseo? Cuando llega el deseo?

Seguir leyendo El objeto de tu deseo