Archivo de la etiqueta: #vida

Quizá… algún día

IMG_4796

Fuimos al lugar con la ilusión de contribuir al retorno de la normalidad, impregnados de respeto por lo que allí había pasado, con la voluntad de no quedarse al margen de semejante acto, de aunar fuerzas, de sumar vida. Fuimos con la fortaleza del que continua respirando, del que continúa creyendo en la bondad de las esencias, a pesar de semejante acto, con la fuerza de quien se sabe en su lugar, en la creencia del Ser, en la infinita potencia de la esencia. Fuimos recordando esa chispa peculiar del lugar, esa vida , su camaradería, sus infinitas historias acumuladas en sus siglos de existencia, protagonista de tintas desde que naciera… Fuimos a sumar con nuestro granito de arena…

Y si, Las Ramblas estaban a rebosar de quienes , como nosotros, la quisieron cuidar, mimar, amar…La Rambla lloraba en un silencio sepulcral. Siendo el mismo lugar…no, no era  lo mismo. La Rambla se había convertido en un lugar de peregrinación, de respeto a los fallecidos, el paso se hacía lento, plomizo. La tímida sonrisa en honor a la vida, se veía desplazada por las lágrimas que afloraban, lágrimas de tristeza, no eran ya de rabia, lágrimas serenas que calaban el alma, frío a pesar del calor. Expresiones de duelo, olor a flores, a velas. Silencio, mucho silencio alrededor de aquellos lugares concretos donde se había robado una vida. Señales de respeto, frases de amor, de llanto… de vida.

Un caminar lento hasta el epicentro y allí…una gran explosión de Amor como si La Rambla de repente se ensanchara en infinitas veces más su dimensión, en un campo multicolor, que si bien provenía del horror, el dolor y la barbarie… Se convertía en una fuerte expresión de Amor, como si allí estuviera el latir de su corazón, un latido débil todavía entonces, pero constante, a ritmo, a compás, a duende. Un latido sabio, un latido de siglos de presenciar las historias de esta Humanidad, de celebraciones, de manifestaciones, de usos y abusos. Un latido que recogía a muertos y a vivos, en un mecer armónico de ambas caras de la Vida. Un latido que acompañaba al duelo, un latido que invitaba a la Vida.

Y hasta hoy no lo he podido escribir, porque sigue habitando en mi un sentimiento de escepticismo que me incomoda, decepción, desolación, una pregunta sin respuesta, Hasta cuándo? Hasta cuándo este deshonrar justificado en creencias absurdas que a lo único que nos lleva es a la propia autodestrucción. Hasta cuándo este utilizarnos. Hasta cuándo este dejarnos. Y hablo de todos nosotros, ni de los unos, ni de los otros, de ningún color especial, de Todos, de Nosotros. Creo en la Esencia verdadera, en nuestra naturaleza de amor y bondad. En una y mil veces se me demuestra que cuando vamos a Ella, a esa Esencia, desaparece la oscuridad. Pero parece como que no queremos, que nos instauramos en un saber absoluto que nos manipula, que nos sitúa en una posición de debilidad tal…capaz de despreciar a los demás, como si fuéramos meros daños colaterales, peones de un tablero condenados a salir de él en defensa de una reina que sólo sabe moverse en línea recta… Me da igual el nombre que se le ponga a esa pieza… La vida no es un tablero de dos colores, ni nosotros piezas que se mueven bajo unas estrictas reglas, ese comportamiento nos deshonra y deshonra a cualquier creencia.

Me incomoda y me rebela las expresiones y respuestas de violencia, los oportunismos de la política, o de los intereses de quien sea… Cuando lo que nos está ocurriendo es que cada vez nos alejamos más de nuestra esencia, cuando siento que ese alejamiento nos hace más inhumanos, más indefensos y vulnerables, más manipulables, más capaces de seguir cometiendo, cada vez, peores atrocidades. Me duele, me desgarra, me atasca… Y a pesar de ello, las he escuchado por si trajeran algo que no pudiera estar viendo, sintiendo o comprendiendo, por si mi miopía fuera tal…

Y concluyo que sólo me queda reposarme, compartir, escuchar, apaciguar… para poder volver a confiar, a alinearme en el Ser y desde ahí sentir y actuar… A pesar de esas voces que se me antojan cada vez más fuertes… En una alineación que me permita recuperar la confianza en que quizás algún día pueda ser y no a pesar de nosotros, sino gracias a nuestra conciencia, en un acto de verdadera revolución hacia lo que no es nuestro, en un acto de verdadero Amor hacia lo que como Seres, Somos.

Quizá algún día…

De vez en cuando hay que hacer una pausa…

bank-985310_1920Hace tiempo que mis dedos no se deslizan por este teclado, como si ya no tuvieran nada más que decir, como si se hubieran perdido en el propio fluir, en el propio sentir, como si las letras ya no formaran las palabras adecuadas para expresar las vivencias, respetando ese silencio que contiene los alientos, los espacios, los momentos.

A veces en un acto de egoísmo legítimo de dejarse en el propio proceso, de reservarse para uno mismo. A veces en un acto de respeto, de dejar el espacio abierto a la experiencia de cada uno sin ánimo de impactar, sin ánimo  de añadir más ingrediente que el de cada uno. A veces por agotamiento, a veces porque no hay tiempo… En realidad, muchas veces por un acto de humildad.

Hoy me has reclamado, me has gritado desde tu soledad, desde tu incertidumbre, desde tu necesidad de saber más. Te he escuchado, te he sentido y he callado porque no está en mi el consuelo que estás buscando, está en ti, lo sabes, te desesperas porque no lo ves, no lo sientes ni lo intuyes, porque quieres saltar este momento como sea, sin considerar su precio. Porque solo piensas, solo le das vueltas, te duele tanto sentirlo que ni lo intentas… Sabes que no hay tierra suficiente bajo el que enterrarlo, que no hay océano bastante profundo para acallarlo, ni espacio infinito en el que se diluya. Que no hay forma sana de evitarlo, salvo que aceptes un vacío enorme en tu vida, un agujero de infinita profundidad y la pérdida de cualquier oportunidad. Sabes que no hay atajos… si lo intentaras, verías que el vértigo solo dura un momento comparado con el precio de no hacerlo, que solo entrando y fluyendo se va aclarando.

Te paraliza el miedo a la perdida, el miedo al dolor de perder lo poco que te queda, cuando el secreto está en estar dispuesto a perder lo que más se desea para tenerlo al alcance, incluso para dejarlo en libertad, en la plena conciencia de que ya no hay más.

No puedo ayudarte, ni consolarte, nadie puede o no lo debería hacer. Puedo permanecer a tu lado, acompañarte, no exigirte ni juzgarte, pero no puedo solucionarte porque no se trata de solución porque no es un problema ni un teorema, es un nudo de la vida que solo se desata viviéndolo y entendiendo que trae para ti, para los que contigo estamos.

Ni en la desesperación, ni en la pelea, ni en los libros, ni en las palabras… ni tan siquiera en un abrazo sincero, encontrarás consuelo duradero, ayudan por supuesto… reconfortan, alimentan para el camino… pero… el camino solo es camino recorriéndolo.

Hoy mis dedos se han despertado para ti, porque te quiero, porque me enternece tu crecimiento, me conmueven tus intentos, tu avance lento, tus sueños inquietos… Solo para que sepas que estoy contigo, que creo en ti, en tu esencia, en tu bondad y en que la vida te está dando una nueva oportunidad, como hace con todos nosotros si la sabemos escuchar.

De vez en cuando hay que hacer una pausa… Mario Benedetti

De vez en cuando hay que hacer
una pausa
contemplarse a sí mismo
sin la fruición cotidiana
examinar el pasado
rubro por rubro
etapa por etapa
baldosa por baldosa
y no llorarse las mentiras
sino cantarse las verdades.

Se os quiere!

Photo credit: Pixabay bank

 

De aquellas posmentiras, estas posverdades

POSVERDADConocer la realidad implica construir sistemas en continua transformación que se corresponden, más o menos, a la realidad (Jean Piaget)

Posverdad, es un término últimamente muy presente en los titulares. Siendo sincera la primera vez que le presté atención fue hace escaso un par de meses, era por la noche y confieso que me quitó el sueño. Tanto hemos enredado el tema que le hemos asignado un término? Existente o no, sea cual sea su raíz, ahora lo hemos adoptado para definir una situación en la que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública que los llamamientos a la emoción y a las creencias personales (Diccionario Oxford)

Personalmente y, en una acepción aséptica de la definición, a mí no me parece mal, no siempre los datos son todo, no siempre todo puede ser objetivo. Pero una cosa es eso y otra cosa es manipular con mentiras, insinuaciones, rumores, ni tan siquiera interpretaciones, que eso sería del todo respetable. Aprovechando debilidades, sacando ventaja de frustraciones y crispaciones; buscando el enemigo imaginario que nos una contra lo inexistente. Ni tan siquiera son posicionamientos sinceros que, a veces, defendemos a muerte convencidos de que es así, desde la honestidad de nuestras propias creencias, interpretaciones, experiencias. Con la intención de aportar luz al tema, nuestra luz. A veces, si logramos escuchar, nos damos cuenta de que nuestra luz no disponía de toda la potencia, pero aún así no existía intención de engañar, de obtener un beneficio individual a toda costa.

Hemos entrado en una Era en la que parece que todo vale, la Era de la Posverdad? Una Era que deja pequeño aquel dicho de “Todo vale para un fin concreto”, sin intención de ser naif, siendo consciente de que vivo en mi mundo privilegiado, de que existen más sombras de las que puedo imaginar…aunque las sienta, a veces demasiado cerca… En el momento de la historia en el que mayor información tenemos a nuestro alcance, al alcance de un click… parece que se nos ha colado eso de la posverdad.

Como dice mi amigo Salvador, de aquellas posmentiras vienen estas posverdades.

O como ya decía Platón en El Mito de la caverna, una analogía sobre la realidad de nuestro conocimiento. Platón crea el mito de la caverna para mostrar en sentido figurativo cómo la vida nos encadena mirando hacia la pared de una cueva, desde que nacemos y, cómo las sombras que vemos reflejados en la pared componen nuestra realidad. relata la situación de hombres encadenados desde su nacimiento a una cueva donde lo único que ven son las sombras reflejadas en la pared de la caverna y algunos ruidos exteriores que van creando la realidad a partir de lo que van sintiendo. Uno de los prisioneros sale al mundo exterior aprendiendo y conociendo sobre ‘la realidad’. Cuando el hombre libre vuelve a la caverna para liberar a sus amigos prisioneros, nadie lo escucha, lo acusan de mentiroso y lo condenan a muerte. Los prisioneros necesitan seguir creyendo en aquello que conocen, en aquello que les permite vivir en armonía, aunque sea falso, aunque sea un abuso, un desperdicio, una fantasía…es aquello que han construido para hacer soportable una situación.

Es en prisioneros en lo que nos vamos a convertir? La teoría de las ideas de Platón resumidamente se divide en dos mundos: El mundo sensible cuya experiencia se vive mediante los sentidos, que son múltiples, corruptibles y mutables. El mundo inteligible o el mundo de las ideas cuya experiencia es cosechada mediante el conocimiento, la realidad y el sentido de la vida, siendo únicas, eternas e inmutables.

Hemos llegado al punto de necesitar creer lo que nos cuentan? Hemos llegado al punto de perder la propia curiosidad? La necesidad de construir nuestros propios criterios? De analizar desde una perspectiva holística? Ha conseguido el mundo de las sombras dominarnos? Tanto nos ha debilitado que necesitamos asegurarnos de nuestras propias creencias a través de bulos? Tanta disonancia sentimos como para escondernos detrás del mero slogan?

Nosotros no hemos nacido en una caverna, cierto que todavía existe crispación, mucha frustración y desconfianza. Cierto que el desgaste ha sido y es todavía grande. Cierto que, en ocasiones, la situación se hace insostenible, insoportable. Pero esa situación no debe ser la oportunidad para que otros sigan haciendo su agosto, precisamente lo menos que debe ser es su alimento, su medio de desarrollo, de esa manera no saldremos.

De aquellas posmentiras viene esta posverdad, del desgaste, de la descreencia, viene su oportunidad, no la nuestra. Vivimos con todos los medios de información a nuestro alcance, no es fácil distinguir “la verdad” de las mentiras, por eso más que nunca, debemos ampliar el abanico de nuestras lecturas, de nuestras conversaciones, de nuestros contactos, cuanto más variado mejor, cuantas más perspectivas leamos y escuchemos mejor para formarnos una idea más real a lo que puede ser una verdad, para que nuestros criterios sean más sólidos, para que no sigan jugando con nosotros, para no convertirnos en nuestro propio insulto, para dejar espacio a nuestra dignidad.

Ya perdonareis mi tono, pero me indigna, me indigna que sigan jugando con nosotros.

Se os quiere!

Si un individuo es pasivo intelectualmente, no conseguirá ser libre moralmente (Jean Piaget)

Os dejo con tRuTh de Zayn Malik

“Mi suerte está en juego
No puedo encontrar un camino por donde pasar
No sé cuántas veces
He tenido que decirte esto a ti
Esta no es una escena mía
Este no era mi sueño
Era el tuyo
Por supuesto que sí
Terminé atrapado en este juego
Y, ¿sabes?, no diré nombres
De quién es el culpable”

https://youtu.be/TlJnKoNc3fw

Photocredit: Pixabay serpiente

Mi alma tiene prisa

Hoy cumplo 50, tengo la suerte de haber llegado y espero llegar mucho más lejos! Sin embargo y aunque suene a tópico, es cierto que siento un punto de inflexión. Cada década lo ha supuesto. A los veinte el ansia de libertad, a los treinta la vena maternal, a los 40 el querer beberme la vida a borbotones… Hoy siento algo distinto, siento que entro en tiempo de descuento, aunque sea largo, lo que queda ya es menos…nunca lo sabemos, pero hoy se hace más presente. Sigo sintiendo la necesidad de libertad, pero sin ansia; quiero seguir bebiendo de la vida, pero saboreando, sin borbotones; sigo siendo madre, pero “intento” practicar el desapego. Siento, como nuevo, que mi alma tiene prisa, como en el poema de Mario Andrade (Golosinas) Que ya no me vale cualquier cosa, ni cualquier persona, ni cualquier momento, ni cualquier lugar. Que cada vez es más evidente que no quiero un lugar donde dormir, quiero un hogar. Que no quiero una persona que me acompañe, quiero a quien me hace vibrar, subir y bajar sin soltar mi mano, ni yo la suya. No quiero extraños a mi lado, quiero amigos y compañeros de camino. No quiero copias, ni roles, ni máscaras, sólo esencia, sea la que sea. No me importa si el vino no es muy bueno, si es buena la compañía. Quiero ser consciente del olor de la lavanda, del sonido de la lluvia, del tacto de las sábanas limpias,  de las caricias del sol, de los mensajes de mi luna….caminar descalza… Hoy miro hacia atrás y sonrio, miro hacia adelante y me ilusiono, miro en el presente y me encuentro…empiezo a saber quien soy y sé que quiero vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar:

“Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…
Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.
Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
No tolero a manipuladores y oportunistas.
Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.
Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.
Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…
Sin muchos dulces en el paquete…
Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca, con sus triunfos.
Que no se considere electa, antes de hora.
Que no huya, de sus responsabilidades.
Que defienda, la dignidad humana.
Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.
Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…
Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.
Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan…
Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.
Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta que sólo tienes una”

(Mario Andrade, Mi Alma tiene prisa)

Se os quiere!

Despertares

La encontré revolviendo, donde se suponía que no debía hacerlo…y no me resisto a compartir con vosotros, me parece una carta preciosa por lo que en su día debió significar.

Hay quien aparece en tu vida con la única misión de despertarnos, de hacernos conscientes de. Lejos de lamentarse por lo que no pudo ser, agradecer lo que ha hecho posible que hoy sea.

“Hace días que me enfrento a este papel en blanco……… por un lado la dificultad de encontrar palabras que describan lo que quiero decir sin que parezca,  que he perdido la cabeza, que además sean suficientemente apropiadas para transcribir lo deseado. Por otro lado, si estás leyendo esto es porque no hemos tenido la oportunidad de hablarlo y, si la hemos tenido, no hemos sido suficientemente valientes para hacerlo, al menos yo no lo he sido, al menos lo escribo.

En mi viaje he aprendido tantas cosas….y sigo aprendiendo, hago descubrimientos que siguen sorprendiéndome, siguen enseñándome lo poquito que sé de todo. Hoy sé que la vida es cabezota que cuando se empeña en que tienes que aprender algo no cesa hasta que lo consigue y si no, hay que repetir! En esta o en las siguientes….

No sé sí es cierto pero me gusta creerlo, somos seres espirituales en desarrollo, vamos pasando por las vidas acumulando aprendizajes hasta que llegamos a la maestría, un largo camino de aprendizajes. Somos energía pura y cuando somos capaces de conectar con esa energía, descubrimos un lenguaje universal, accedemos a lugares inimaginables, de los que yo, personalmente, nunca saldría, lugares en los que se acumulan las experiencias, las vivencias, el conocimiento real, el sentir sereno, donde las cosas conservan su orden natural y su naturaleza auténtica.

Cuando te asomas a esa ventana, te das cuenta de que el resto en realidad no es tan importante, es sólo el tablero de juego, lo importante es como haces que el viaje sea más rico, como haces para destapar y liberar a tu esencia y, por ende, las de tu entorno.

Así, mi propósito para esta vida es “ser la sonrisa que conecta esencias”,  ambicioso propósito que además he descubierto algo tarde…. y, no creas que por el hecho de ser consciente de ello, es algo que tenga consolidado ni que sea fácil, muy lejos de ello! el ego en general y, el mío en particular, es un duro rival!! Ojalá de verdad algún día pueda desprenderme de él!

Y todo esto viene a cuento de ponerle palabras a  como yo te vivo.

Verás, hay quien dice que somos seres espirituales duales, que cuando nos envían a esta vida por el principio de dualidad nos dividen en dos,  almas gemelas, que por separado van evolucionando en su camino a la maestría, que en esa evolución se van acompañando, se despiertan, se cruzan en las diferentes experiencias vitales, se reconocen,  se esperan, se separan y se vuelven a encontrar…. Que en el transcurrir de las vidas nos vamos encontrando con quienes en otras significaron algo.

Hay quien dice que las almas viejas nos vamos cruzando.

…. tú has sido el despertar de mi esencia.

La vida es tozuda ya te digo y la conexión de las almas gemelas, de las almas viejas, no pertenece a nadie más que a ellas, no hay nada que se pueda hacer desde la naturaleza humana, más que aprender lo que hayan venido a enseñarnos.

…. me rindo, me rindo a ti….a lo que para mi traes.

Y doy gracias al universo porque he tenido la suerte de encontrarme en esta vida con un alma vieja, porque he tenido la suerte de sentir lo que es ese encuentro, esa conexión que desborda y que supera a cualquier otra. Y le doy las gracias aún cuando no podamos estar juntos en esta vida porque no hayamos alcanzado los aprendizajes necesarios, porque tengamos que seguir aprendiendo, porque no coincidan nuestros momentos. Aún cuando te eche de menos en este mix de sentimientos tan contrapuestos, la inmensa dicha de descubrirte, la inmensa tristeza de no tenerte, la inmensa esperanza de volver a encontrarte.

Ojalá fuera lo suficientemente valiente para mirar en la profundidad de tus ojos,  ojalá pudiera sentir que  me reconoces  en ese sentir, ojalá aprendamos rápido para volver a cruzarnos, ojalá la eternidad fuera más corta para que fuese antes….

Seguro que nos volveremos a encontrar una y otra vez en una y otra vida, hasta que hayamos aprendido y podamos así compartir el resto de la eternidad. Pero ahora,  es hora de separarnos otra vez, de seguir nuestros caminos divergentes, de dejar espacio para lo que tenga que ser. Lejos de estar triste, te doy las gracias por lo compartido, por los descubrimientos, por lo que, de nuevo, me has hecho crecer.”

Os dejo con Robbie Williams- FEEL

 

Se os quiere!